Un bidet es un objeto encontrado comúnmente en los sanitarios, cuya función es parecida a la del papel higiénico. Esta función la logra a través del uso de agua. Te decimos a continuación todo lo que necesitas saber sobre este objeto, cómo usarlo y algunas recomendaciones para que sepas cómo usarlo de manera correcta e higiénica.

Que es un bidet y todo sobre uso

El bidet básicamente es un objeto diseñado para lavar la zona anal y genital, tanto femenina como masculina, una vez se ha hecho uso del inodoro.

Normalmente consta de un recipiente ovalado, de un tamaño muy parecido al del inodoro, pero un poco más bajo que este, con salida de agua y desagüe. Fabricado comúnmente de loza o porcelana.

Su nombre proviene del francés, en este idioma bidet significa caballito, y se debe a la postura que se adopta al hacer uso del objeto.

Su uso es cuestión de cultura, en muchos países es un objeto imprescindible en los sanitarios, mientras que otros no es más que un estorbo en el cuarto de baño. Lo cierto del caso es que posee múltiples ventajas así como también desventajas.

Algunas ventajas de hacer uso del bidet son:

  • Se considera mucho más higiénico que el papel sanitario.
  • Es muy recomendado para aquellos que sufren de piel sensible, ya que al no haber papel no hay fricción que ocasiona irritación.
  • Se obtiene una mayor sensación de limpieza
  • Es más ecológico, pues no se tiene gasto de papel higiénico y se usa menos agua que en la ducha.
  • Suele creerse que es una especie de complemento de la ducha común que se toma a diario.

Muchas personas comparan el no hacer uso del bidet como lavar un coche sin hacer uso de agua.

Mientras que, algunas de las que se consideran como desventajas son:

  • De acuerdo a la cultura, puede llegar a ser inútil, por lo que ocupa un espacio en el sanitario que puede ser usado para algo más.
  • Al no usar papel para limpiarse, se tiene contacto directo con los deshechos humanos.
  • En muchas ocasiones, se usa para evitar la ducha diaria.

El bidet es muy usado en Argentina y Uruguay, siguiéndole en uso Francia y otros países de Europa.

Instrucciones para usar el bidet

Pues bien, ahora que sabes las ventajas y desventajas del bidet, es hora de que sepas como usarlo Es muy común que al encontrar uno en algún baño lo veamos con cara de sorpresa y en muchos casos ni siquiera sepamos por donde realmente saldrá el agua, para evitar esto lee las siguientes instrucciones y ponlas en práctica la próxima vez que te topes con uno de estos objetos:

  1. Quítate la ropa, de esta manera evitarás mojar tus pantalones o camisa.
  2. Siéntate viendo hacia los controles de agua del objeto.
  3. Ajusta la cantidad de agua y la presión de la misma, junto con la temperatura, haciendo uso de los controles del agua que tendrás frente a ti.
  4. Ponte cómodo, puedes sentarte o ponerte de cuclillas sobre el agua que sale.
  5. Pasa a asear tus partes íntimas, aplicando el chorro de agua directamente sobre el área genital y anal.
  6. Pasa tu mano, con un poco de jabón, por tus partes íntimas.
  7. Sécate.
  8. Lava tus manos.
  9. Enjuaga el bidet, abriendo la salida de agua por un par de segundos.

Consejos para usar el bidet

Es importante que tomes en cuenta un par de recomendaciones al momento de usar un bidet:

  1. Lo primero es que te sientes de manera correcta, viendo hacia los controles de agua, de esta manera podrás controlar la cantidad de agua y la temperatura de la misma, de acuerdo a tus gustos y necesidades.
  2. Lo importante al ponerte cómodo para usar el bidet es que te asegures de que el agua alcanza tus partes íntimas.
  3. Algunos bidets no tienen chorros de agua, si ves que esto pasa no te asombres. En ese caso, el bidet está diseñado para llenarse de agua como si fuera un lavabo. De ser así, tendrás que hacer uso de tus manos para asearte.
  4. Antes de terminar de usar el bidet asegúrate de que no cuenta con la opción de dejar salir el aire necesario para secarte, en caso de que no cuente con este avance tendrás que usar una toalla.
  5. No olvides lavar el bidet al terminar de usarlo, esto asegurará que esté limpio para la próxima vez que quieras usarlo, mientras que al mismo tiempo evitará la proliferación de infecciones.
  6. Si usas un bidet que no es tuyo, antes de usarlo, asegúrate de saber dónde está el chorro de agua, caso contrario podrías terminar dándote un baño sin querer. Para esto ubica los controles de agua y ábrelos poco y lentamente y empieza a observar por dónde se ve una salida de agua.
¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.