Es común que nos surja la duda de cuál es la temperatura ideal de la nevera, para de esta forma poder optimizar bien su funcionamiento.

Sin duda alguna la nevera se convierte en uno de los utensilios más importantes, incluso podemos decir que es el primer electrodoméstico que necesitamos en una casa; este aparato es imprescindible, pues es la forma que tenemos para poder conservar bien nuestros alimentos.

Si aún conservas el manual de instrucciones de tu nevera o has adquirido una nueva, te aconsejamos que lo leas, pues allí dan consejos de cuál viene a ser la temperatura ideal de la nevera; pues dependerá de la marca, así que podemos encontrar diferentes recomendaciones; por lo general la parte del refrigerador puede oscilar entre dos y cinco grados y el congelador entre diez y seis a diez y ocho grados.

Realmente decir cuál es la temperatura ideal no se convierte en una tarea sencilla; la nevera es un elemento que usamos constantemente en casa, a veces tenemos más productos, a veces menos, también cambia el tipo de productos y lo más importante es que estamos abriéndola de forma constante, especialmente cuando llega la época de verano.

La nevera es un electrodoméstico que gasta bastante energía, alcanza entre el 18 y 30 % del total, pues siempre la debemos mantener prendida (pues de lo contrario se descompondrían los alimentos); pero hay que tener en cuenta que la misma tiene una temperatura en su interior, la cual puede variar según las condiciones y podemos actuar sobre éstas mismas para atenuar el consumo energético, o por el contrario crecerlo.

Por lo general cada grado que se ajusta para obtener un mayor frío en la nevera, se verá reflejado en un cinco por ciento más del consumo de energía de la misma.

Lo recomendable es tenerla en cinco grados; o bajarla a dos si la usas excesivamente o inadecuadamente.
Cuál es la temperatura ideal de la nevera

Situaciones que afectan la temperatura ideal de la nevera

El frío que quieres que tenga tu nevera en su interior puede que no se mantenga, puede desaparecer, pues todo dependerá del uso que le estés dando; a continuación te mostramos algunas variables que debes tener en cuenta para de esta manera lograr un frío óptimo.

Ubicación

Es importante que mires en qué lugar está ubicada tu nevera, es recomendable no ponerla cerca a fuentes de calor como por ejemplo un radiador o el horno.

Una vez que ya tengas claro donde la vas a poner, no vayas a pegar su parte posterior a la pared, deja un espacio de al menos cinco centímetros, pues es importante que su sistema se ventile.

Abrir puertas

Es lógico que tengamos que abrir las puertas de la nevera, incluso varias veces al día, pero es importante saber que cada vez que hacemos esto, su frío se nos escapa, lo que ocasiona que la nevera tenga que volver a trabajar en ajustar su temperatura.

Lugar de residencia

También es importante la temperatura de nuestro lugar de residencia, si vivimos en un lugar donde la temperatura es mayor, lo más seguro es que acudamos a abrir la nevera con mayor frecuencia, lo que hará que nuestro electrodoméstico trabaje más.

Cantidad de alimentos

El qué tan llena o vacía tengamos nuestra nevera también es otra variable, mientras menos alimentos tengas (más vacía se encuentre) el frío se escapará en más abundancia cada vez que acudamos a abrir su puerta; de esta manera podemos decir que los sólidos nos ayudan a mantener más el frío, lo que no pasa con el aire. Si no tienes muchos alimentos, te recomendamos que llenes la nevera con recipientes con agua o botellas.

Pero hay que aclarar que el otro extremo tampoco es bueno; ese día que hacemos nuestro mercado grande y por lo tanto cargamos excesivamente nuestra nevera, hace que nuestro electrodoméstico comience a trabajar en forma exagerada. Así que en resumen es importante tenerla llena pero sin exagerar.

Estaciones

Muchos de los países se encuentran en zonas donde hay estaciones; veamos qué es lo ideal en invierno y qué en verano.

Verano

En este época del año llegamos a nuestra casa y lo primero que queremos hacer es abrir la nevera para sacar algo frío para beber y tal vez no lo encontremos tan frío como queremos, llegando a pensar que hasta algo pasa con nuestro frigorífico; aunque a veces sí puede ser que haya un problema, la mayoría de veces es porque le damos un uso inadecuado a la nevera como por ejemplo abrir su puerta constantemente.

Es una época de más calor, es el momento en donde queremos tener la nevera llena de cosas frías y a la vez la estaremos abriendo con más frecuencia; en esta época debes ajustar su termostato entre cero y cinco grados centígrados, así buscarás que los alimentos se conserven mientras están fríos, si no encuentras el indicador de la temperatura, consulta el manual para saber a qué corresponde cada nivel; por lo general las neveras cuentan con una perilla para hacer esto. Y claro está, procura seguir los consejos que más adelante describiremos.

En el verano es común encontrar algún mal olor dentro de la nevera, así que si esto pasa, es bueno que te fijes qué lo está originando.

Invierno

En invierno si no quieres sentir los alimentos tan fríos, puedes bajar la temperatura de la nevera a su mínimo.

Realmente el cambio de temperatura en los alimentos se da por el uso que le damos a la nevera y en invierno pues lo más común es que la abramos menos y por lo tanto los alimentos se conservan más fríos, pues en esta época lo que queremos es lo contrario, que no lo estén tanto.

Consejos para la temperatura ideal de la nevera

Sin duda es importante tratar de darle un buen uso a nuestra nevera si lo que buscamos es mantener su temperatura ideal; te invitamos a que leas estos sencillos consejos que traemos para ti.

  • Descongela los alimentos que tengas en el congelador dentro de tu nevera, pues de esta manera harás que el frío de estos productos haga que tu nevera tenga que hacer un menor trabajo y así mantener una buena temperatura, la cual puede estar entre dos y cinco grados centígrados.
  • La parte de debajo de la nevera es la más fría, así que pon allí los alimentos perecederos; los compartimientos que encontramos en las puertas resultan ser los que menos frío tienen, así que pon allí las salsas, la mantequilla o las bebidas, pues es lo que menos refrigeración necesita; si te das cuenta las neveras vienen construidas para que distribuyamos los alimentos de esta manera.
  • No amontones todos los productos, es bueno que dejes algún espacio, esto será con el fin de que el frío se esparza completamente.
  • Ya lo mencionamos, pero recalcamos en que no abras la nevera de manera exagerada, sólo cuando de verdad la debas usar.
  • Piensa qué quieres de la nevera antes de abrirla y no al revés, la verdad es que abrir la nevera y quedarnos un rato mirando qué es lo que queremos, es algo muy habitual que todos lo hacemos, pero esto hay que evitarlo.
  • Mira que su puerta quede bien cerrada, habitualmente un cajón o un producto no nos deja cerrarla bien y no nos damos cuenta.
  • No lleves a tu nevera productos calientes, debes esperar a que se enfríen en temperatura ambiente y luego sí introducirlos en tu nevera, de lo contrario harás que tu frigorífico trabaje de manera extra para buscar esa temperatura ideal que quieres.
  • Si no quieres que tus alimentos se deshidraten guárdalos envueltos o tapados.
  • Vela porque no se vaya a formar escharcha o hielo, ni en tu nevera ni en tu congelador, estos actuarán como aislante y de esta manera se crecerá el consumo de energía de la nevera para buscar su temperatura ideal.
  • Trata de hacerle una limpieza profunda a tu nevera cada tres meses.
  • Limpia bien los ribetes de la puerta, pues es muy posible que en ellos quede algo de mugre, lo que impide que cierre bien, que no lo haga herméticamente, lo que hará que se pierda el frío.
  • Una vez en el año, aspira la parte de atrás de tu nevera, también puedes usar un pincel; para hacer esta tarea debe estar desenchufada.
  • Según la temporada, configura bien la temperatura de tu nevera, de esta forma deberás bajar el dial de tu refrigerador en aquellos meses del periodo de verano y subirlos en el periodo de invierno.
    Cuál es la temperatura ideal de la nevera

 

Notas

  • No hay que olvidar que día a día las neveras van cambiando, hoy encontramos unas que no exigen dejar el espacio atrás pero sí a sus lados.
  • Si ves que haces diferentes ajustes en tu nevera y la temperatura del interior no cambió, es posible que tenga un daño y deberás llamar a un técnico para que te ayude; puedes llamar también a la empresa fabricante de tu nevera o a la tienda donde hiciste la compra si aún está en garantía.
  • Los electrodomésticos también tienen una vida útil, así que si no encuentras solución, es hora de que consideres cambiarla y comprarte una nevera nueva.
¿Te ha gustado?
58 usuarios han opinado y a un 77,59% le ha gustado.