¿Te molesta ver empañados los cristales y las superficies dentro de casa, que hasta incluso pueden caer gotas? ¿Te preocupa que esta humedad pueda ser perjudicial para ti y los tuyos? ¿No sabes realmente cómo hacer desaparecer por completo la humedad provocada por condensación?

Este tipo de humedad es muy frecuente, y en la mayor parte de los casos se desconoce el término completo, y porqué se produce realmente este tipo de humedad. Pero en realidad, es bastante fácil de entender, a la vez que intuitivo.

Si también estás buscando algunos buenos consejos para quitar olores de humedad este artículo será de tu interés.

Si deseas saber cómo quitar la humedad por condensación te recomendamos que sigas leyendo este artículo de doncomos.com donde vamos a explicarte todo lo que necesitas saber al respecto sobre este tipo de humedad.

Qué es la humedad por condensación

Veamos realmente qué es la humedad por condensación, pero para ello es preciso que hagamos un pequeño inciso y explicamos el término condensación, ya que de ahora en adelante lo vamos a nombrar mucho. Y la condensación, como es posible que sepas ya, es el proceso por el cual, una materia pasa de estar en estado gaseoso a estar en estado líquido.

Por tanto, cuando hablamos de humedad por condensación, nos estamos refiriendo a la humedad surgida por la condensación del vapor de agua que se encuentra en el aire, ya sea dentro de una habitación, de una estancia en concreto, etc.

Este proceso de condensación de la humedad tiene su origen en el interior de una casa, una estancia, etc, cuando la temperatura en el interior es mayor que la temperatura que hay fuera de ese sitio.

Podemos observar la humedad por condensación en objetos que tienen una temperatura inferior a la conocida temperatura de rocío del aire del ambiente que rodea a este objeto.

El punto de rocío no es constante, sino que depende de la temperatura ambiente. Esta temperatura va a ser mayor en las partes más frías la zona, por ejemplo de la casa, las partes más frías serán las paredes de afuera, las ventanas, los azulejos, los espejos, así como otras superficies que no absorben la humedad, como es el cristal. Además, de paredes interiores que también estén frías, o incluso en los techos.

En principio, podemos notar la presencia de humedad porque vemos gotas de agua en los objetos de cristal como en la parte interior de las ventanas, pero también se pueden distinguir cómo empiezan a salir manchas en las paredes de color oscuro. Y es en este caso, principalmente cuando, la humedad pasa de ser un problema de tipo estético a convertirse en algo más serio, porque la presencia de manchas oscuras en las paredes significa la presencia de moho e incluso ácaros, lo que resulta perjudicial para la salud.

Piensa que se tratan de microorganismos que pueden propagarse por el aire, así, el ambiente estará “infectado” y los habitantes de la casa los inhalarán, lo que puede provocar la aparición o que se agraven enfermedades como el asma, y algunos tipos de alergias, como las respiratorias.

Por lo que te hemos explicado, la humedad puede estar “flotando” por el aire, pero realmente no la vemos hasta que esta entra en contacto con objetos fríos y que entonces se produzca la condensación. Por eso es más frecuente que la condensación se produzca durante la noche, ya que es cuando bajan las temperaturas.

Qué causa la humedad por condensación

La verdad, es que si en casa se produce mucha humedad por condensación se debe principalmente a dos causas, una eres tú mismo, y otra es que tu hogar tiene el mejor aislamiento que puedas pensar.

La humedad en casa la producimos al bañarnos, al cocinar, e incluso cuando ponemos a secar la ropa mojada dentro de casa y que no haya ningún tipo de ventilación. Es más, tú mismo, al respirar también estás expulsando humedad al aire. Puede que no lo notes, pero en una casa con 4 personas, se producen unos ¡9 litros de agua!

También tenemos que tener en cuenta que la cantidad de humedad que se genera en casa dependerá de la actividad que la genere, y del tiempo que esta se realice. Por ejemplo, no es la misma cantidad de humedad la que genera una olla hirviendo durante 5 minutos a otra que hierve durante 30 minutos.

Para que la condensación se produzca y la humedad no siga en el aire, también va a depender de los tipos de materiales que tienen los objetos y las zonas de casa. Por ejemplo, una casa con muchos espejos, ventanas y cristales en general sufrirán de mucha condensación.

La humedad por condensación también depende en general de los sistemas de calefacción que tenemos en casa, de los tipos de aislantes que no estén funcionando bien, así como del tipo de ventilación que se tiene en casa (si es buena, o insuficiente), etc.

Cómo detectar la humedad por condensación

Ya lo hemos mencionado anteriormente, podemos saber que hay humedad por condensación en casa por ver zonas de la casa con gotas de agua, o por la aparición de manchas oscuras en las paredes, en los bordes de las puertas y ventanas, etc.

Este problema suele ocurrir mucho más en invierno que en verano, debido a la bajada de temperaturas.

Cómo quitar la humedad por condensación

Si la humedad ya ha empezado a acumularse en tu casa, deberás hacer unas cosas para acabar con ella.

En primer lugar es importante que siempre que veas una mancha oscura la limpies, esto evitará que nazca moho y que se propague por la casa. Para ello solo necesitas limpiar la superficie con un paño empapado con desinfectante o lejía. Ten cuidado al hacerlo, y, puedes poner a lavar el paño con lejía, o tirarlo.

Si vas a pintar tu casa, acuérdate de escoger una pintura anti moho, que ayudará a prevenir la aparición de estas manchas a causa de la humedad por condensación.

Por último, si la humedad ya ha hecho mella, deberás comprar un deshumidificador para que vaya absorbiendo la humedad que hay en el ambiente.

Además, para ir disminuyendo la condensación también puedes incluir algunos hábitos y consejos en tu día a día.

Por ejemplo, mientras estés cocinando haz uso de las tapas de las ollas y también enciende la campana extractora de la cocina, o sino, abre la ventana.

No pongas muy pegados los muebles a la pared, así dejarás un pequeño espacio por el que el aire puede circular y puede ventilar las zonas.

Haz de la ventilación tu costumbre. Abre siempre un rato las ventanas de tu casa, además de reducir la humedad permite que el aire se renueve.

Si vas a secar ropa dentro de casa, deberás también aumentar la ventilación, para que la humedad de la ropa que se ha evaporado no se quede en casa.

Si tienes que cerrar la puerta del baño para ducharte, la condensación es inevitable, pero abre un poco la ventana después de ducharte para que la humedad se vaya y no se quede en casa.

Esperamos que estos consejos sobre cómo quitar la humedad por condensación te hayan sido de utilidad y puedas acabar pronto con la humedad que se te retiene en casa.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.