Normalmente cuando nos preguntamos cómo poner la mesa se debe a tenemos o vamos a tener invitados, y como a todos nos ocurre en estos casos, nos gusta complacer y que todo esté ideal para hacerles sentir contentos y satisfechos.

En cuanto a poner la mesa, hay muchas personas que no prestan demasiada atención a los detalles o al correcto protocolo de colocar las cosas en su correcto lugar en la mesa, pero lo cierto es que se nos puede presentar ciertos casos en los que debemos ser más cuidadosos con la presentación, sobre todo en el caso de cenas o comidas formales, en las que tratamos con personas de cierta importancia o renombre, o incluso en cenas románticas o con amigos o con familiares a la que le hemos querido dar un “nivel un poco más alto” a la presentación de la mesa.

Si deseas saber cómo poner la mesa presta atención al siguiente artículo de doncomos.com donde vamos a mostrarte todo lo que necesitas saber al respecto para disfrutar de agradables y placenteras comidas en compañía.

Empezar a poner la mesa

Antes de comenzar a disponer por la mesa los diversos utensilios debemos tener claro que en cuanto a poner la mesa se refiere debemos considerar la mantelería, la cubertería, la cristalería y la vajilla.

Antes de poner la mesa también deberemos preparar la mesa para la comida especial que estamos preparando.

Para ello es recomendado poner un protector, o también conocido como muletón de forma que proteja la mesa de posibles golpes, derrames, u otros percances que pueden ocasionar daños a nuestra mesa. Además, también servirá para amortiguar los ruidos, por lo que la comida no resultará tan ruidosa, y sí más placentera.

Lo siguiente que debemos poner es un mantel. En lo que a comidas formales se refiere, recuerda que los colores claros blanco, color hueso o beige son los más acertados, pueden ser manteles completamente lisos o con algún tipo de bordado o detalle delicado. Además el mantel debe ser largo, que caiga por todas las partes de la mesa por igual. Los manteles individuales los dejaremos para las comidas o cenas informales o de diario. Es más, para las cenas informales también se recomienda el uso de manteles completos y no individuales.

Por supuesto, no te olvides de que el mantel debe estar limpio, y sin ningún tipo de mancha antigua. Opta siempre por un mantel limpio, y reluciente, que parezca nuevo.

Por otro lado no podemos olvidar que una mesa sin un toque decorativo queda muy sosa, y sin atractivo. Por tanto recuerda colocar en el centro de la mesa un adorno de acuerdo con el tipo de comida, los invitados que vienen y del tamaño de la mesa (si la mesa es pequeña, el adorno será pequeño). Estos adornos normalmente consisten en pequeños floreros, pequeñas plantitas, velas, o incluso adornos más modernos compuestos al gusto. Por ejemplo, un adorno muy de moda consiste en un jarrón transparente de tamaño medio, con piedritas en el fondo, un poco de agua, y alguna vela flotando.

Debes tener en cuenta que si escoges alguna planta o flor natural, esta no debe desprender ningún tipo de olor, sino, puede molestar a los comensales, e incluso que entre en conflicto con el olor que desprenda la comida.

También ten en cuenta que los adornos no deben ser demasiado altos, si no, la conversación entre todos los comensales no será fluida, y las conversaciones se verán relegadas a hablar con el compañero que se tiene al lado.

Por último no podemos olvidarnos de las servilletas. En el caso de una cena o comida formal siempre debemos poner unas relucientes y limpias servilletas de tela, en este caso nunca pondremos en la mesa servilletas de papel. En cuanto a cenas más informales podemos poner servilletas de tela o de papel de buena calidad. Las servilletas de papel más corrientes las dejaremos para las comidas y usos de diario.

Cómo poner la mesa

Ahora sí vamos a centrarnos a poner la mesa, término que se usa coloquialmente a la hora de colocar los platos, los vasos, y el resto de utensilios en la mesa.

Comencemos hablando de la vajilla. Siempre debemos escoger una vajilla completa para todos los comensales, nunca mezclaremos más de una vajilla en la mesa. Si se trata de una comida o cena muy formal, es mejor escoger vajillas en tonos claros. En cuanto a ambientes un poco más informales, podemos usar vajillas muy modernas e incluso de color, pero recuerda que la vajilla siempre debe ser la misma para todos los invitados.

En el caso de que quieras servir un plato de cuchara, siempre deberemos colocar debajo del plato hondo un plato llano o un bajo plato. Es más, es recomendable poner un bajo plato para todos los comensales, y luego se irán poniendo todos los platos encima. Si es un acontecimiento muy formal, aunque se tenga bajo plato, también se respetará el poner un plato llano bajo el plato hondo.

Si te parece soso dejar puesto en la mesa el bajo plato solo, siempre puedes poner encima el típico plato de presentación que encontramos puesto en un restaurante y que después lo retiran antes de traernos la comida.

En cuanto a los cubiertos estos se colocarán a ambos lados del plato. Los tenedores se pondrán a la izquierda y a la derecha irán las cucharas y los cuchillos. Siempre se colocarán por orden de uso, y siempre se irán usando de fuera hacia adentro. Es decir, la primera cuchara que se usará, será la que esté completamente al exterior de la línea.

No obstante, la cuchara y el tenedor del postre siempre se colocarán en horizontal por encima del bajo plato en la mesa. El cuchillo para la mantequilla se situará sobre el platito para el pan y la mantequilla.

La servilleta podemos colocarla a la izquierda de los tenedores o encima del plato, sobresaliendo de este.

Viendo de frente el plato, en la zona de arriba a la izquierda se colocará el pequeño platito con el pan y la mantequilla. Hay lugares en que esto ya se encuentra servido, pero siempre es de agradecer y queda super bien el hecho de servir panecillos calientes.

La cristalería también tiene su propio lugar en la mesa. Si se trata de una cena muy formal, es frecuente que se tome más de un tipo de vino, incluyendo el vino blanco para acompañar al pescado y el vino tinto para acompañar las carnes y otros platos. Si se va a servir más de un tipo de vino (de blanco o tinto) según el plato que acompañe, se retirará la copa y se pondrá una limpia.

Las copas van situadas en la parte superior derecha del plato. Y el orden es de izquierda a derecha, copa de agua, copa de vino tinto, copa de vino blanco. Recuerda que siempre se debe servir la copa de agua, y ésta siempre debe de contener este líquido.

La taza de café siempre irá sobre el platito de café, nunca suelta, y se pondrá en la mesa cuando sea el momento de tomar el postre.

Por último si deseas poner tarjetas en la mesa con el nombre de tu invitado, deberás ponerla entre el platito del pan y la copa de agua.

Aquí tienes los datos más importantes sobre cómo poner la mesa para que disfrutéis de agradables momentos y que quedes muy bien por tu presentación y cuidado a la hora de poner la mesa.

¿Te ha gustado?