Cuando te vas a vivir solo, o cuando tienes que encargarte de las tareas del hogar es imprescindible que sepas cómo poner la lavadora. Es muy sencillo porque además de no tener muchos botones hay dibujos que indican para qué es cada uno. Y si buscas en el manual de la lavadora encontrarás toda la información, igual que si pones el modelo en internet. Pero aquí tienes unos pasos de cómo poner la lavadora para que no la mires sin saber qué hacer.

Poner la lavadora no es algo complejo, simplemente hay que saber programarla, esperar el tiempo que tarde y tenderla. Pero hay pequeños detalles que tendrás que tener en cuenta si no quieres tener que tirar más de una prenda porque ha desteñido o porque lo has lavado a una temperatura incorrecta.

Instrucciones para poner la lavadora

  1. Primero ponte delante de la lavadora para que veas los botones que tiene. Los huecos que tiene para echar el detergente y el suavizante. Los programas que hay para lavar en frio o con agua caliente, si hay función de secadora…Mira todo lo que tiene.
  2. Abre el cajetín que hay y verás varios dibujos. El que es un copo de nieve es para el suavizante y los otros dos para el detergente. El I es el prelavado que se usa cuando la ropa esta muy sucia, entonces echaremos detergente en los dos departamentos.
  3. Ahora debes elegir el programa de lavado, que depende del tipo de ropa que hayas introducido. Hay tablas en el manual y puede que veas una pegatina en la lavadora. Igualmente todos se parecen mucho así que con mirar uno te puedes hacer a la idea de cómo va en tu lavadora. Aquí podrás elegir si quieres que lave con agua fría, si es lencería, a que temperatura, cuántos kilos máximos admite el tambor…Cómo poner la lavadora
  4. Después de seleccionar el programa metemos la ropa en el tambor. Lo haremos separando la ropa de color de la blanca y mirando sus etiquetas por si alguna prenda necesita un cuidado especial.
  5. Por ultimo tenemos que darle a inicio para que la lavadora comience con su función. Un programa de lavado normal durará una hora, pero puede variar según el programa que pongas.
  6. Puedes elegir si quieres centrifugado después del lavado. Esto quiere decir que la lavadora irá absorbiendo el agua que quede tras lavarla y te saldrá mojada pero no chorreando. Esto hace que luego tarde menos tiempo en secarse cuando la tiendas.

Consejos para poner la lavadora

  • Mira el modelo de tu lavadora y busca en internet o en el manual. Cada lavadora tiene sus peculiaridades y éstas vendrán explicadas.
  • Si nunca has puesto la lavadora pídele ayuda a alguien que tenga más experiencia para que aprendas cómo se hace y ya puedas ponerte manos a la obra tu solo.
  • Aprende bien para qué sirve cada programa. Puede que no quieras llenar hasta arriba la lavadora o que te corra mucha prisa. Hay programas de lavado para casi todo.
  • Con la lavadora se consume mucha agua, por lo que intenta que siempre este lo más llena posible, pero sin sobrepasar el peso máximo permitido.
  • Si no pones el programa o el producto adecuado, no mezcles ropa de color con blanca, porque la blanca puede acabar de otro color porque alguna prenda se destiña.
  • Normalmente la cantidad de producto que debes echar a la lavadora para tu ropa viene marcado en el tapón del producto con unas líneas de medida. Así que fíate de ellas.
  • Si en lugar de detergente líquido lo usas en pastillas que se meten en el tambor con la ropa, no tendrás que abrir el cajetín.
  • Si no vas a estar en casa para cuando el programa termine es mejor que esperes y es que si no sacas la ropa rápido se te va a arrugar mucho y puede quedar con mal olor.
  • No eches más producto del recomendado por el fabricante.
  • Los vaqueros lávalos dados la vuelta, así evitarás que se vaya el color, del mismo modo que si hay alguna prenda sensible porque tiene algún adorno.
  • No llevar la lavadora de manera excesiva, ya que entonces la ropa no se limpiará correctamente.
  • Ten mucho cuidado con las prendas que acabes de comprar, y es que algunas, aunque no lo ponga en la etiqueta, destiñen, así que si es nueva es mejor que el primer lavado sea a mano y si ves que el agua se tinta, para las próximas veces sabrás que debes lavarla separada de las demás, y si no, junto con todo.
  • Mira bien las etiquetas, porque hay algunas prendas que no parece que requieran de un lavado especial, pero en algunas de ella pone la temperatura recomendable a la que debe lavarse, o que no debe centrifugarse la lavadora para que no se estropee. Son pequeñas cosas pero que pueden provocarte un disgusto si es una prenda que te guste mucho.
  • Cuando saques la ropa de la lavadora tiéndela bien para que luego no tengas que plancharla, ya que si la cuelgas de forma adecuada te ahorrarás luego el trabajo de sacar la plancha. Intenta separar la ropa que no esté una encima de la otra porque así cogerán humedad una con otra, del mismo modo que intenta no poner pinzas. Cuando la ropa está mojada y más si las pinzas son de madera, la madera acabará manchando la prenda y se quedará la marca, por lo que, a pesar de estar limpia, parecerá sucia. Busca algún método para evitar las pinzas, o usa las de plástica que sí que dejan huella, pero no color.
  • Abre bien los ojos. Poner la lavadora es algo muy instintivo y es que vienen los dibujos en los que puedes ver para qué sirve cada apartamento. En el cajetín hay dibujos, en los laterales hay dibujos, en las prendas hay dibujos y en el manual hay dibujos. Así que, si prestas atención, es difícil que cometas un error poniendo la lavadora.
  • Si la ropa no está muy sucia evita usar el prelavado, es decir, llenar los dos cajetines de detergente. El prelavado usa mucha agua, luz, y la ropa se desgasta más rápidamente. Así que a no ser que vengas de una competición en el barro y merezca la pena, mejor que evites usar el prelavado.
  • Como eres principiante, lo mejor es que laves siempre con agua fría. Quita peor la suciedad, pero te ahorras estropear la ropa con agua caliente. La mayoría de las prendas admiten el frío pero muchas se estropean con el agua caliente. Así que si lavas con agua fría estás haciendo una apuesta segura, aunque no se quite tanto la suciedad. Además estás ahorrando agua.
  • Cuando hayas terminado de lavar y saques la ropa, deja el tambor abierto para que se seque, sino la lavadora creará humedad.
  • Si has perdido alguna prensa y estás segura de que la lavaste y más si es un calcetín o ropa interior, lo más seguro es que se haya quedado atrapada en el tambor, puedes coger el borde de la goma y con mucho cuidado mirar si se ha quedado pillado dentro del tambor.
  • Para lavar toda la ropa junta y evitar tener que poner dos lavadores, puedes comprar productos que absorben la tinta de la prenda que destiñe y se queda en el pañuelo y no traspasa al resto de prendas de color blanco. Ve a tu supermercado habitual y pregunta.
¿Te ha gustado?
15 usuarios han opinado y a un 86,67% le ha gustado.