La elegancia de vestir una camisa bien planchada no puede comparase con nada. Aprender a planchar una camisa concierne a todos en la familia; además de ser una de los quehaceres domésticos más requeridos a diario.

Muchas veces las personas no les quedan bien planchadas las camisas porque desconocen las técnicas y los trucos para planchar camisas. Cada prenda tiene su técnica de planchado y depende del tipo de tela con el que estén confeccionadas las camisas, muchos de los trucos para eliminar las arrugas más difíciles.

Planchar ropa en general, es una faena que muchos le sacan el cuerpo, evitándolo a toda costa. En los hogares, casi siempre son las madres, las abuelas o las tías quienes se dedican a planchar la ropa; sin embargo, esto no debería ser así. Los quehaceres del hogar deben repartirse equitativamente; por ello, aprender a planchar tus propias camisas aligerará mucho la carga de tus seres queridos en casa.

Es importante conocer los materiales adecuados para poder tenerlos a mano al momento de planchar una camisa. Además,  por razones de seguridad, elegir el lugar correcto para llevar a cabo esta labor es fundamental.

 

En este post te explicaremos la técnica más sencilla y practica para que aprendas a planchar una camisa y no mueras en el intento. Basta de frustrarte y de sacar excusas para no planchar, después de leer esta información verás con otros ojos esta actividad hogareña.

camisa

Sabemos que para un novato en el área, planchar ropa puede ser una tarea bastante difícil; sobre todo si se trata de prendas delicadas, con telas que requieren tratamientos especiales. Pero no tienes por qué preocuparte más. Desde hoy podrás empezar a practicar paso a paso siguiendo cuidadosamente las instrucciones que te daremos a continuación, y ya verás cómo te convertirás en un experto

Ahora que conoces un poco más lo que implica aprender a planchar una camisa, podrás asumir la responsabilidad de esta tarea doméstica, con paciencia, perseverancia y mucha disposición. ¡Vamos es a ello!

Instrucciones para planchar una camisa

  1. Primero que todo, debes seleccionar el lugar en donde te dispondrás a planchar tus camisas.
  2. Recuerda verificar que este lugar sea suficientemente amplio como para que se  extienda bien la mesa de planchar.
  3. Además, no olvides fijarte que haya un tomacorriente cerca del área donde ubicarás la mesa de planchar, ya que es muy peligroso utilizar extensiones eléctricas que no sean adecuadas para ello.
  4. Las extensiones eléctricas de conductores muy finos, evitan que la electricidad fluya debidamente; por esta razón, causan un recalentamiento en los cables y pueden averiar tanto la plancha como el tomacorriente. Incluso puede llegar a ocasionar un incendio o explosión.
  5. Verificados los puntos eléctricos necesarios para el correcto funcionamiento de la plancha, deberás asegurarte de contar con un buen armario o perchero para colgar las camisas ya planchadas.
  6. De lo contrario, corres el riesgo de que se arruguen nuevamente y pierdas todo el tiempo y esfuerzo investido en plancharlas.
  7. Así mismo, debes tener a la mano perchas o ganchos para colgar las camisas que estén limpios. Un gancho o percha sucia pueden manchar tus camisas.
  8. Otro aspecto importante es que tenga buena iluminación y corriente de aire o ventilación. Recuerda que planchar es una actividad algo sofocante y si estás encerrado sin ventilación puede llegar a ser perjudicial para tu salud.
  9. Obviamente, la plancha es primordial. Saber elegir el tipo de plancha no es tan difícil; sin embargo, tomando en cuenta el tipo de tela de las camisas podrás ubicar una que te convenga mejor.
  10. Existen varios tipos de planchas, entre ellas están una  que incorporan vapor, estas son muy útiles para planchar camisas de seda o similares.
  11. Es importante verificar que la plancha no esté sucia; y si está manchada o sucia debes limpiar la plancha, para evitar arruinar tus camisas.
  12. Para camisas de algodón, algunas planchas incluyen un sistema automático que humedece la tela con pequeñas gotas de agua. Así será más fácil alisar las arrugas profundas en este tipo de textiles.
  13. Luego de elegir la plancha y tenerla a mano, debes desplegar bien la mesa de planchar, asegurándote que quede con suficiente firmeza para evitar accidentes.
  14. Para iniciar el planchado de una camisa, lo primero que tienes que hacer es estirar bien el cuello y plancharlo con firmeza por ambos lados. Este nos servirá de guía para planchar el resto de las partes de la camisa.
  15. Posteriormente, plancha las mangas cuidadosamente evitando dobladuras que puedan arrugar más la tela paras la plancha.
  16. Existen algunas mesas de planchar que incluyen una tablilla especial para planchar mejor las mangas. Estas se introducen entre las mangas de la camisa para evitar el planchado a doble capa; logrando un mejor acabado en el planchado.
  17. Luego, coloca la camisa bien abierta a lo largo de la mesa y plancha de arriba hacia abajo con firmeza. Recuerda iniciar por el lateral que no tiene los botones.
  18. Seguidamente, continúa planchando por la espalda y termina con el otro lateral.
  19. Para planchar debidamente el espacio entre los botones, debes dejar pegada la plancha unos segundos y dar varias pasadas rápidas. Ten cuidado de no quemar los botones o de no ser muy brusco y arrancar alguno de estos.
  20. Finalmente, debes colgar la camisa planchada en una perca y dejar que se refresque, para luego guardarla en el armario.

camisa

¿Que necesitas para planchar una camisa?

  • Plancha.
  • Mesa de planchar.
  • Tablilla especial para planchar las mangas largas de las camisas.
  • Tomacorriente.
  • Espacio adecuado.
  • Iluminación adecuada.
  • Ventilación adecuada.
  • Recipiente con agua para llenar el tanque de la plancha, si esta es a vapor.
  • Perchas limpias.
  • Armario.
  • Camisas para planchar.
  • Buena disposición.
  • Paciencia y perseverancia.

camisa

Consejos para planchar una camisa

  1. Te recomendamos que planches tus camisas en un lugar fresco, pero no frío. Recuerda que las diferentes temperaturas en contacto pueden ser perjudiciales para tu salud.
  2. Para evitar quemaduras, coloca siempre la plancha en posición vertical cuando no la estés utilizando. Así, no quemarás tu ropa ni tampoco tu piel.
  3. Verifica siempre la temperatura de la plancha antes de iniciar a planchar cualquier prenda.
  4. Observando si la luz roja de la plancha está encendida, sabrás que ya está lo suficientemente caliente para iniciar el planchado. No necesitas tocarla con tus dedos para comprobar la temperatura, con fijarte en la graduación que la haz colocado será suficiente.
  5. Nunca mojes tus manos en agua fría después de planchar, ni tampoco abras la nevera. El cambio de temperatura puede ocasionarte daños graves en los tendones de las manos y los músculos del rostro. Entumeciéndolos y causando parálisis facial temporal.
  6. Si tienes muchas camisas que planchar y estas son de diferentes telas. Clasifícalas según su material de confección, para que no tengas que estar modificando la temperatura de la plancha a cada rato y puedas ahorrar tiempo.
  7. Recuerda ajustar la mesa de planchar a tu altura, para que la faena se te haga mucho más cómoda y evites dolor de espalda.
  8. Algunas personas prefieren planchar sentadas, otras les gusta más planchar de pie. Para los novatos, recomendamos planchar de pie porque tienen una mayor visibilidad de la prenda y más dominio sobre la plancha.
  9. También es importante organizar bien el armario donde vas a guardar tus camisas planchadas, pues si están muy juntas podrás arrugarse otra vez.
  10. Por último, por medidas de seguridad te recomendamos nunca planchar ropa descalzo o planchar tu camisa mientras la lleves puesta.

 

¿Te ha gustado?