Si te estás preguntando cómo pintar una casa es que tu casa o la de alguien cercano ya necesita un buen repaso de pintura. Piensa que al cabo de los años la pintura va desapareciendo y se va ensuciando, dándole un toque a la casa de suciedad y de antigüedad, como si no hubieses cuidado de ella.

Además es esencial el pintar la casa de vez en cuando, no solo para que luzca bonita, sino para evitar que aparezcan otros problemas, como la humedad, etc. Pero pintar una casa lleva su trabajo y esfuerzo, y encargárselo a alguien puede resultar costoso, por lo que quizás es mejor que pintes tu casa tú mismo.

No necesitas demasiado, solo tiempo, paciencia, confianza y los materiales necesarios, de este modo estarás orgulloso del trabajo logrado y del ahorro que has logrado.

Si quieres saber cómo pintar una casa presta atención al siguiente artículo de doncomos.com donde vamos a enseñarte todo lo que necesitas saber para afrontar esta tarea de forma productiva y acertada.

Preparación para pintar una casa

Cuando nos planteamos pintar una casa por completo nos podemos referir a pintarla solo por dentro, solo por fuera o por dentro y por fuera, y si se tienen persianas y/o ventanas de madera, puede incluir también darles un retoque de pintura para que el conjunto de la casa se vea completamente reluciente.

Lo primero que debemos hacer es comprar los colores de pintura que vayamos a usar. La pintura de interior, es diferente que la de exterior, por lo que no podemos coger una misma pintura para todo. Piensa que la de exterior está más preparada para aguantar ante las inclemencias del tiempo, además, puede llevar protecciones anti moho, etc.

La pintura de interior será de latex, fácilmente lavable con agua, por lo que en este caso encontramos una amplísima variedad de colores para escoger.

A la hora de elegir los colores para una casa, iremos pensando habitación por habitación la imagen que queremos darle. Piensa en que los colores de las paredes deben combinar con los colores de los muebles y de la decoración para alcanzar una armonía completa.

Al elegir los colores debes recordar que los colores más claros aportan luz y amplitud a la habitación, así como la sensación de techos más altos, en cambio, los colores oscuros dan la sensación de hacer las estancias más pequeñas y estrechas.

Siempre puedes usar una combinación de colores, de forma que resaltes una única pared con un color diferente.

Si no sabes cómo combinar los colores para tus paredes, o para la decoración en general busca una rueda cromática, y verás que los colores que se encuentran al lados unos con otros combinan a la perfección, al igual que los completos opuestos, aunque esta combinación resultará más llamativa. Además, si quieres escoger los colores de forma segura al menos uno de esos colores que escojas deberá ser un color básico, por ejemplo el blanco, el beige, el gris, el negro o el marrón. También, en el caso de las paredes no es conveniente escoger más de tres colores, usando dos de ellos para hacer diversos estilos en una única pared, por ejemplo pintando la mitad inferior en un tono y la mitad superior de otro, o pintando rayas horizontales o verticales alternando los dos colores escogidos.

Una combinación de colores muy en tendencia son el rosa palo, el gris y el verde menta para toda la decoración y los colores de las paredes. En este último caso, escogeremos siempre el gris claro y uno de los otros dos colores, el rosa o el verde menta.

Además de la pintura también vas a necesitar cinta de carrocero o de pintor, una brocha de ancho medio, una bandeja para pintar, un rodillo para pared de interior y uno de exterior en cada caso, una espátula, lijas, pasta para empastar paredes, y si vas a pintar las ventanas o las persianas deberás también escoger la pintura adecuada para madera de exterior, brochas del tamaño adecuado, imprimación y barniz.

Pintar una casa por fuera

Veamos primero el caso de que desees pintar el exterior de tu casa. En este caso, si también te dedicarás a las ventanas y persianas, deberás comenzar por lijarlas para retirar la pintura vieja y dejar toda superficie bien lisa. Si la madera presenta algunos golpes siempre puedes usar pasta para madera para rellenar los agujeros. Puedes dejar secar la pasta y a continuación lijar otra vez la zona hasta que quede lisa.

También deberás repasar las paredes. Revisa si hay agujeros, o golpes que debas reparar. En este caso con la ayuda de una espátula usa la masilla para paredes para cubrirlos y déjala secar durante un rato. Cuando esté seca podrás lijar las zonas empastadas para que la superficie quede lisa. Además deberás lijar aquellas zonas que también presenten ciertas irregularidades, como restos de pintura antigua acumulada.

También revisa si tienes partes de la pared con la pintura levantada a causa de la humedad. En este caso puedes ayudarte de la espátula para retirar todos los restos de pintura y de yeso que se encuentre soplada. Una vez que no queden restos sueltos procederemos también a empastar como en el caso de los agujeros anteriores.

Este artículo también te puede interesar: Cómo pintar una pared con humedad.

Si tienes zonas húmedas, lo aconsejable, antes de empastar, es dejar la zona secando al menos un día. Y preparar un buen primer anti moho y una pintura que evite el acumulo de humedad.

Antes de ponerte a pintar puedes pasar un cepillo para retirar todo el polvo de las paredes, y así evitar que la nueva pintura se manche o que se formen pelotillas de pintura.

Cubre todos los bordes de las puertas y ventas con la cinta de carrocero o de pintor para que no se queden marcados con la pintura de exterior de la casa.

A continuación remoja el rodillo en el cubo de pintura y usa la bandeja para quitar el exceso de pintura. A continuación ve hacia la pared y pinta sin levantar el rodillo una “M” y/o “W”. Deberás seguir este patrón todo el tiempo hasta que hayas pintado toda la pared.

Fuente foto: http://mujer.hispavista.com

Si notas el rodillo pegajoso, que se traba o que empieza a hacer un sonido extraño al que hacía antes, significa que debes volver a empapar el rodillo en pintura y seguir pintando siguiendo el mismo patrón.

En primer lugar puedes darle un primer si crees que es necesario. Si es así deberás dejarlo secar el tiempo que indique el fabricante antes de empezar a pintar con el color que hayas escogido para las paredes exteriores de la casa.

Usa cinta de carrocero para proteger toda la pared alrededor de la ventana. Y después ya podrás pintar con la ayuda de una brocha pequeña toda la superficie de madera. No cojas producto en exceso y extiéndelo a lo largo de cada travesaño sin dejar gotas por medio.

Pintar el interior de una casa

Planifica qué orden vas a seguir. Piensa que deberás empezar y acabar una habitación antes de empezar con la siguiente, sino, tendrás toda la casa sucia y oliendo a pintura sin haber acabado nada.

Debes rodar los muebles, si puedes sacarlos de la habitación mejor, si no, ponlos todos en el centro de la habitación y cúbrelos con algún protector o sábana vieja para evitar que se manchen de pintura. También debes retirar todos los cuadros y otros objetos de decoración que se puedan romper si se golpean sin querer.

También debes proteger el suelo con cartón o alguna otra cosa para evitar también que se queden manchados de pintura y después tengas que limpiar y raspar las gotas que hayan caído y las pisadas.

Además, deberás poner cinta de carrocero protegiendo los bordes de puertas, ventanas, enchufes, interruptores y objetos que no hayas podido retirar.

Después sigue los mismos pasos que hemos explicado para la parte exterior de la casa. Comienza siempre aplicando un poco de pasta a los agujeros y golpes que haya en las paredes. Una vez que esta esté seca deberemos lijar, teniendo cuidado y dejando la superficie bien lisa. Después deberás limpiar o aspirar las paredes para evitar que la pintura coja el polvo.

Además, si vas a pintar con dos colores las paredes de una misma habitación, ayúdate de la cinta de carrocero para cubrir los bordes de las paredes que van de otro color.

Empieza pintando por el color con el que vayan pintadas la mayor parte de las paredes, y después pinta la otra.

Si vas a pintar motivos en las paredes siempre puedes ayudarte de la cinta de carrocero para marcar los bordes bien definidos, aunque si cuentas con un buen pulso quizás quieras arriesgarte a usar una brocha angular, pero aunque sea más trabajo, siempre es más aconsejable poner las cintas.

Ahora ya sabes cómo pintar una casa de forma fácil y acertada, por lo que lograrás hacer un buen trabajo en casa mientras te ahorras una buena suma de dinero que te hubiese cobrado un pintor profesional por hacerte el mismo acabado.

¿Te ha gustado?