Pintar los muebles de la cocina requiere de buen tiempo y esfuerzo, pero es una buena solución para poder renovar esta estancia sin que nos salga costoso, se puede cambiar el color de los muebles de un modo radical, inclusive de esta manera buscar un estilo que sea más actual.  Por otro lado la cocina es un sitio de la casa que se usa bastante y por ende los muebles van perdiendo su brillo y color, así que es bueno actualizarlos y renovarlos con una buena pintada. Continúa leyendo Cómo pintar muebles de cocina.

Pasos a seguir para pintar muebles de cocina – uno

Si los muebles están hechos de madera, que es bastante habitual, el procedimiento que debemos seguir es el mismo que se usa cuando restauramos o pintamos otros muebles construidos con este material.

Materiales pintar muebles de cocina

  • Lija
  • Base de imprimación
  • Esmaltes sintéticos
  • Paño
  • Utensilios de aseo

Procedimiento pintar muebles de cocina

Paso uno

Comenzamos por desmontar todas las puertas y todos los cajones.

Paso dos

Luego debemos limpiar muy buen los muebles para eliminar los restos de suciedad y de grasa que pueda haber (esta última suele acumularse mucho en la cocina).

Paso tres

A continuación tomamos la lija y procedemos a lijar el o los muebles para de este modo quitar los restos de la pintura antigua.

Paso cuatro

Tomamos el paño y lo humedecemos, para con este terminar de quitar los restos de la pintura antigua.

Paso cinco

Como queremos que haya una buena adherencia, es recomendable que apliquemos una capa con la imprimación que también puede tener un efecto sellador en la madera.

Paso seis

Tomamos los esmaltes sintéticos, este tipo de pintura se recomienda, ya que es más resistente a la humedad y al vapor, elementos bastante usuales en la cocina. Si deseamos podemos añadir detalles a nuestro gusto como por ejemplo un estarcido.

Paso siete

Para finalizar aplicamos el protector final, éste también es a nuestro gusto, ya sea satinado, en brillo o en mate.



Pasos a seguir para pintar muebles de cocina – dos 

Reforcemos más los pasos que se deben seguir para pintar nuestra cocina. Una vez ya hayamos decidido que queremos proceder a pintar los muebles de la cocina, es importante seguir algunos pasos para que de esta manera nos queden bien y que el resultado sea impecable y veamos un resultado que sea más profesional y claro está, que nos pueda durar en el tiempo.

Algo a tener en cuenta es tener buenos elementos, los rodillos y las brochas que vayamos a utilizar deben ser de muy buena calidad.

También debemos tener en cuenta que necesitaremos una superficie que sea plana, pues allí pondremos las puertas para luego pintarlas.

También será necesario un bote (recipiente), donde iremos poniendo las bisagras, los herrajes, los tiradores y los tornillos, hacer esto es importante ya que luego tendremos que volver a ponerlos y cualquier ficha que nos falte puede significar un problema. Aunque también podemos mirar su estado y si lo decidimos, podemos cambiarlos por nuevos, pero al igual necesitamos saber cuáles son las piezas que necesitamos y sus respectivos tamaños.

Materiales para pintar muebles de cocina

  • Implementos de aseo (no importa cuáles, para limpiar el mugre y la grasa)
  • Imprimación selladora
  • Lija
  • Pinturas en acrílico o esmalte sintético
  • Rodillo, brocha o pistola

Procedimiento pintar muebles de cocina

Paso uno

Debemos comenzar por quitar todas las superficies que queremos pintar, todas estas deben estar totalmente limpias y sin grasa. Por eso debemos sacar las puertas de todos los armarios, así podemos tener un correcto acceso a aquellas zonas donde la grasa tiende a acumularse más y que se nos hace difícil la limpieza cuando tenemos las puertas puestas. En este caso podemos utilizar el producto que queramos o tengamos en casa, no hay uno recomendado en especial, ya que no nos importará que la pintura que tiene en este momento se deteriore o pierda su brillo, pues la idea es que vamos a aplicar una nueva.

Paso dos

Una vez hayamos hecho una exhaustiva limpieza, comenzaremos a hacer la aplicación de la imprimación la cual también será selladora. Esto nos servirá para que la pintura se adhiera mejor a las superficies que deseamos pintar. Todos los implementos de la cocina sufren bastante y los muebles no son la excepción y no vamos a querer que después de este arduo trabajo la pintura se desgaste rápidamente o comience a levantarse.

Paso tres

Si las puertas en este momento cuentan con acabados brillantes debemos pasar una lija antes de hacer la imprimación, pero no se hace necesario quitar toda la pintura antigua, sólo el brillo.

Paso cuatro

Lo ideal es que comencemos a pintar con esmalte sintético ya que tiene características que lo hacen durar más. Lo más aconsejable en la cocina es usar productos que sean al disolvente, ya que nos pueden garantizar resultados que sean más duraderos, debido a que también resisten a productos de limpieza que son abrasivos, la luz que absorben es poca y también evitan que nuestra pintura vaya cambiando de color al pasar el tiempo.

Debemos hacer dos capas de pintura para conseguir ese color que deseamos, si lo queremos blanco las capas deben extenderse a tres.

Paso cinco

Para pintar lo podemos hacer con la herramienta que más nos guste: pistola, rodillo o brocha, pero se hace importante, independientemente del método, que lijemos finamente cada capa, primero a la imprimación y luego a cada capa de pintura.

La lija recomendada es la de esponja y debe ser de grano de 140 o 180, con la lija podremos retirar aquellas impurezas que hayan quedado de la pintura, o también pelos que haya podido dejar la brocha o el rodillo, también se puede haber acumulado polvo en el proceso de secado.

Pasos seis

Una vez terminemos el trabajo, es importante que protejamos el mismo, para esto debemos hacer la elección del acabado final de nuestro mueble, ¿será satinado?, ¿será mate?, ¿será en brillante?, esta capa es la de protección, para esto debemos aplicar una capa fina de un producto que sea bastante resistente y que absorba poca luz.

Notas

  • También puede ser común encontrarnos con cocinas que los muebles estén hechos en fórmica, este material es un recubrimiento que es plasticoso y hace que la limpieza sea más fácil, el inconveniente que éste tiene es que se hace más difícil que la pintura se adhiera, pero igual tiene su solución.  Si este es el caso no debemos aplicar una imprimación de tipo multiusos, sino que debemos aplicar una imprimación especial para materiales que no son porosos o un sellador, debemos aplicar dos capas de este y también lijar entre cada una con la lija de grano.
  • Por otro lado, cuando lijemos el mueble, debemos estar muy seguros de haber retirado esa capa que lo está recubriendo (plasticosa).  Se puede adquirir un esmalte específico para cocina, si este es el caso podría omitirse el sellador.
  • Es importante no cocinar hasta que hayan transcurrido 72 de la última capa, es un consejo que se debe tratar de seguir.
  • La lijada nos ayudará mucho, pues cuando hacemos esto, abrimos los poros lo que hará que la pintura se adhiera mejor, algunas personas no hacen esto por hacer las cosas más rápido, lo que les traerá problemas y tendrán que pintar el mueble de nuevo mucho más pronto de lo esperado.
  • Recuerda que las capas de esmalte deben ser mínimo dos y si es blanco mínimo tres.

También te puede interesar Cómo decorar una cocina pequeña 

¿Te ha gustado?