Algo que ocurre en algunas veces con la plancha y que en más de una ocasión ha terminado por tirarse la plancha de la ropa y comprándose una nueva, es que se queme. El motivo puede ser muy diverso. O bien se ha dejado la plancha sobre la ropa mucho tiempo y se ha quemado, o se ha dejado sobre algún tejido y se ha pegado, no se utiliza adecuadamente la temperatura idónea para ciertas prendas de vestir, etc.

A veces, lo más simple, es lo que siempre se hace… un descuido, la típica excusa de “sólo es un momento…” se deja la plancha sobre la tabla de planchar y se nos pega… quemando la tabla y la base de la plancha. ¡Menudo engorro y que fastidio! Sea cual sea el motivo, la cuestión es que debe saberse, que no es necesario tirar la plancha de la ropa. ¡Por lo menos, ya no!

Lee estos truquitos que te damos y podrás limpiar la plancha y dejarla como nueva. Lo mejor de todos estos trucos es que los podrás hacer con ingredientes o cosas, que tengas por casa. En caso de tener que comprarlos, serán económicos. Y hasta os diremos, como se puede realizar en casa sin gastar nada de dinero, agua destilada.

 

Instrucciones para limpiar una plancha de vapor

  1. Pon un poco de agua a calentar y échale vinagre blanco. Humedece un trapo con esta mezcla y limpia la base de la plancha con él. Insiste un poco si la mancha no se va. Si ves que no sale del todo, añade a la mezcla del agua unas cucharadas de bicarbonato. Repite de nuevo con el trapo. Verás como desaparecen esas molestas manchas en la plancha.
    2- Coge un trapo completamente seco y esparce sobre él, sal marina. Coge la plancha y enciéndela. Cuando esté caliente, pásala sobre la sal. Haz movimientos como si estuvieras planchando una prenda de ropa. Ahora deja que la plancha se enfríe. Cuando esté fría y no te quemes, pásale un trapo y límpiala. Debería desaparecer todo rastro de suciedad.
    3- Pasta dentífrica. Reparte pasta de dientes por la base de la plancha y frota con un trapo limpio. Luego de frotar, acciona la función de vapor a intervalos. Deja que repose y limpia.
    4- Pulidor. Hay muchos productos para limpiar metales. Frota la base de la plancha con el limpiador/pulidor y retira las manchas de quemadura. Ve frotando con un trapo hasta que desaparezcan.
    5- Jabón de la ropa. Lo malo de este truco es que sólo es útil si se tiene una plancha que sea de base antiadherente (ojo al dato). En caso de serlo, haz una mezcla de jabón de ropa con agua que esté caliente. Moja un trapo en la mezcla y frota la plancha.
    6- El limón. El limón es súper útil para muchas cosas y con su compuesto ácido es idóneo para eliminar las manchas de la plancha. Bastará con exprimir un limón, mézclalo con un poco de bicarbonato sódico, y con la mezcla resultante, cubre la base de la plancha y deja que actué entre cinco y diez minutos. ras este tiempo, ve frotando. Después retira los restos, limpia y deja que se seque.

 

¿Que necesitas para limpiar una plancha de vapor?

Ya sabemos que no se deberían dar estos casos, que, si lo repetimos mucho, podemos llegar a ser cansinos y pesados, pero hay que ser más precavidos y atentos. Hay que intentar en medida de lo posible, vigilar la plancha. Y si, aunque solamente se trate de un momento, siempre, siempre, dejar la plancha colocada en la zona destinada para ello. Así evitaremos, no solamente quemar la tabla, sino también la ropa, destrozar la plancha… y hasta cosas peores.

Otro truco que puedes utilizar para que tu plancha no solamente no huela mal cuando tiene la opción de vapor ni a quemado cuando has lavado la base de la plancha, es echar dentro del recipiente para el agua de la plancha, unas gotas de colonia o bien de perfume incluso, de suavizante para la ropa. Después, llena de agua (como harías habitualmente). Activa el vapor un par de veces y plancha como de costumbre. La ropa quedará perfumada y si decides echarle el suavizante de ropa, además de buen olor, quedará suave y será más cómodo de planchar.

Un dato para tener en cuenta y para que la plancha dure más tiempo, si tiene la opción de vapor, cuando la llenes, que sea agua destilada. Con esto, evitarás que se acumule la cal dentro del depósito y la plancha te durará más años.

Una opción si no quieres gastarte dinero en el agua destilada es hacer lo siguiente. Coge agua del grifo y ponla a hervir. Otra opción también económica, sin gastar ni un solo euro, es coger agua del grifo y llena una botella y métela en el congelador. Después la descongelas y ya la tienes.

Si acostumbras planchar con vapor, intenta siempre utilizar una temperatura que sea adecuada. Ojo porque, aunque no lo parezca, si es superior la temperatura o bien inferior, las prendas de ropa pueden quedar con manchas.

Consejos para limpiar una plancha de vapor

Y un dato muy importante para evitar males mayores… en cuanto notes que la plancha empieza a tener un poco de cal, almidón, etc. Échale unas gotitas de caite de oliva en un trapo/papel de cocina, con él, limpia la base de la plancha. Después, retíralo bien para que no quede restos y manche la ropa.

Dicho esto, lo más importante siempre, es mantener la plancha en buenas condiciones. No hay más excusas, hay trucos de sobra, para poder mantenerla en condiciones óptimas, evitar en medida de lo posible los mayores problemas. Que siempre suelen ser los mismos: la cal y las quemaduras o marcas de prendas pegadas en la base de la plancha. Intenta siempre, planchar las pegatinas, dibujos, lentejuelas, adornos varios…. (sí, sabemos que lo sabéis y que somos pesados, pero nunca está de más, hacer hincapié y advertirlo) del revés o evítalo. Si la plancha tiene diferentes temperaturas que actualmente casi todas las llevan para poder planchar sin problemas, diferentes tipos de prendas de vestir. Tanto el algodón, como el vaquero, lycras, raso, etc. Incluye siempre la temperatura adecuada, utilízala. Así evitarás, que las prendas se estropeen y la plancha, te dure el máximo tiempo posible, en buenas condiciones.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.