Cada vez que vas a salir y seleccionas tu ropa para vestirte, necesitarás el artefacto electrodoméstico que más usamos, la plancha. Esta deja la ropa bien lisita y presentable, pero muchas veces se nos olvida y la dejamos encendida sobre la ropa, y quemamos la ropa. Además de esto, se quema la superficie de la plancha, quedando machada y con partículas de telas adheridas.

Las planchas son artefactos que funcionan con una resistencia interna que produce altas temperaturas. Tienen un regulador manual de temperatura para evitar que suba mucho el calor y queme la ropa.

De tal forma que, si vas a planchar ropa de tela muy fina, ajústala a una temperatura más baja y podrás planchar sin quemar la tela de la ropa. El principal problema no es tanto quemar la ropa, sino que la plancha queda quemada, y al momento de usarla de nuevo mancharas la ropa.

Tipo de plancha

plancha

Algunas planchas se les desajustan mucho este regulador de temperatura, con tanto uso y  movimiento. Esto también hace que quemes la ropa sin darte cuenta, porque se le sube la temperatura de repente de forma muy rápida.

Otras planchas traen un rociador de agua, para que voten vapor y esto ayude a tener un mejor planchado, pero si se quedan sin agua la temperatura también sube mucho. De tal forma que puedes llegar a quemar la tela de la ropa. Así, estarás también dañando y manchando la superficie de la plancha.

Muchas personas, cuando les suceden estas cosas, toman la plancha y la botan a la basura, porque piensan que no tienen solución. Sin embargo, puedes limpiar y rescatar de forma muy sencilla tu plancha. Te estarás ahorrando unos euros que puedes utilizar para atrás cosas.

Hay que tomar en cuenta que la plancha no solo se quema en su superficie por altas temperaturas, sino también porque quedan pegadas partículas de algodón de las telas al metal. Estas se hedieren de forma tal que se va manchando de negro y de diferentes colores de acuerdo a la fibra de la tela que planches. Si utilizas la plancha sucia, ya sea con baja o alta temperatura, siempre se va a manchar tu plancha.

Por otro lado, tenemos en el mercado planchas que solo funcionan con vapor de agua, sin tener que hacer contacto directo con la tela de tu ropa. Pero estas no son tan eficientes y tan cómodas como las planchas comunes, especialmente si vas de viaje; pues,  por su tamaño, son fáciles de trasportar. En cambio, las planchas de vapor son muy grandes, y su sistema no se puede trasportar al salir de viaje.

Se consiguen en el mercado muchos productos químicos en forma de líquidos y spray, que son muy buenos para limpiar tu plancha, pero que muchas veces no los tienes a mano en tu casa. Constantemente, necesitas planchar la ropa urgente, porque tienes que salir rápidamente a cumplir algún  compromiso y tienes toda tu ropa arrugada. Si tu plancha está muy manchada te tenemos la solución. Este inconveniente se arregla de forma sencilla con varias recomendaciones caseras.

Instrucciones para limpiar una plancha quemada

plancha

  1. Toma la plancha y colócala en un envase de plástico con un poco de vinagre por una hora; fíjate que quede sumergida solo la parte de abajo.
  2. No le agregues mucha cantidad de vinagre por que se le puede meter hasta la parte eléctrica y dañar la plancha.
  3. Solo debes cubrir la parte de metal de la orilla de abajo, que es donde hace contacto con la tela de tu ropa.
  4. Luego, saca la plancha. La vas a prender con el máximo de temperatura de su botón regulador de calor.
  5. Pásala por un cartón grueso como si estuvieras planchando la ropa, pero sobre el cartón.
  6. Si con esto no se le cae la mancha negra de la superficie, agrega un poco de bicarbonato con limón sobre el cartón.
  7. Posteriormente, continúa frotando la plancha sobre la superficie del cartón con la temperatura más baja, hasta que se seque la pasta de bicarbonato y limón.
  8. Luego, déjala enfriar un rato. Después, con una esponja húmeda con agua y jabón limpia la superficie.
  9. Otra técnica muy sencilla es con una vela. Toma la vela y coloca tu plancha al máximo de la temperatura.
  10. Cuando la plancha este bien caliente, con mucho cuidado frota la vela en la parte quemada, esta se derretirá.
  11. Apaga la plancha para que se enfríe con el material que boto la vela, y cuando esta esté completamente fría, despega el material de la vela.
  12. Después de despegar el material, toma una esponja con agua y jabón, frótala en forma circular por la superficie.
  13. Otro método sencillo es que tomes una hoja blanca y coloques sal sobre ella, luego calienta al máximo la plancha y pásala por la hoja varias veces.
  14. Esto funcionara como si fuera papel de lija actuando la sal como un abrasivo natural, el cual despegará suavemente las machas de la plancha.
  15. También, puedes tomar una esponja de alambre de las que se utilizan para sacarle brillo a las hoyas.
  16. La humedeces con un poco de jabón líquido y le agregas bicarbonato para que sea un poco más abrasivo el tratamiento.
  17. Posteriormente, comienzas a frotar la parte afectada en forma circular y haciendo un poco de presión hacia la superficie manchada.
  18. Recuerda, te recomendamos que no le agregues mucha agua, para que no le vaya a entrar a la parte eléctrica de tu plancha.
  19. Por último, sécala bien antes de empezar a planchar cualquier tela o tu ropa.

¿Que necesitas para limpiar una plancha quemada?

  • Vinagre natural.
  • Agua.
  • Limones verdes.
  • Cartón grueso.
  • Hoja blanca.
  • Sal casera.
  • Esponja de alambre.
  • Jabón líquido.
  • Bicarbonato.

consejos]

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.