Prepararse para limpiar un baño, no es una tarea sencilla y de la que muchos preferimos saltar, pero lo que no podemos hacer es evitarlo por mucho tiempo, ya que la tarea se vuelve un poco más dolorosa. Es por ello que hemos preparado un artículo que te indicara cual es la manera ideal para limpiar un baño de la manera eficiente.

Hemos dividido este artículo en 3 partes fundamentales, una primera en la que se explica de qué manera debemos prepararnos antes de comenzar con la limpieza, así como también lo que debemos de aplicar luego, que se trata de la limpieza de las superficies y para finalizar una sección con pequeños consejos para mantener la limpieza de tu baño al día.

Instrucciones para limpiar un baño

Antes de comenzar con la limpieza.

Debemos preparar todo aquello que necesitamos para realizar la misma, pero también fijarnos de cumplir con lo siguiente de forma que logremos garantizar que haremos una limpieza completa a nuestro baño. Toma nota o realiza estos pasos de manera simultánea mientras estás leyendo.

  1. En primer lugar, debemos de quitar todas nuestras pertenencias que se encuentran en el baño, esto incluye desde los útiles personales, como cepillos, pastas de dientes, toallas, tazas. Incluso el recipiente de la basura, pero también si es posible, muebles que se puedan mover, espejos, etc.
  1. Coloca inmediatamente después el blanqueador, así como también cualquier otro desinfectante que sea de tu agrado, en el sanitario. Recuerde de mantener la puerta abierta, de manera que puedas garantizar una ventilación apropiada. Puedes aprovechar este momento para desinfectar todos los implementos que vayas a utilizar para la limpieza.
  1. Este es un paso previo que se realiza en todas las habitaciones que han de ser limpiadas, y se trata de quitar el polvo que está cubriendo la superficie de las piezas que se encuentren en la habitación a limpiar, en este caso, hablamos del baño. También, se debe de aprovechar para limpiar el suelo y las esquinas
  1. En caso de tener un papel tapiz que sea delicado, debemos de cubrirlo con papel envolvente de manera que se logre proteger el mismo.
  1. En caso de querer tener un resultado más potente y que dure un poco más de tiempo, puedes agregar algún polvo especial en las áreas que se suele acumular el polvo. Este polvo especial limpiador debes de verificarlo, de forma que te asegures que no dañara ninguna de tus superficies u otras pertenencias.

Lavando las superficies de tu baño

  1. Comencemos limpiando el área de la ducha. En el caso de contar con un espacio para la dicha, debemos de comenzar con la limpieza del baño en esta área. En caso de bañeras o jacuzzis debemos de dejar estos como última opción a limpiar. Se comienza a esparcir el producto limpiador, el cual normalmente viene en contenedor de sprays (lo que facilita el trabajo) en las paredes de la ducha, y se debe dejar actuar por un par de minutos.

Pasados los minutos procede a cepillar las paredes de la ducha con un cepillo de mano, o incluso puedes utilizar una escoba. Utiliza para los abre ducha, los pasamanos, los soportes de las toallas, así como también las cabeza de la ducha por sí misma, un cepillo de dientes viejo que ya no utilices, de manera que puedas alcanzar los lugares pequeños y así alcanzar una limpieza completa.

También coloca un poco de tu producto limpiador a través de los desagües, normalmente estos productos son diseñados de manera que puedan deshacer el jabón que ha caído por este lugar. No coloques productos abrasivos en este lugar, ya que pueden terminar generándote una llamada al fontanero y realizando un cambio de tuberías.

En caso de que utilices cortina en tu ducha, no te olvides de ella. Ponla en un recipiente aparte y lávala con los mismos productos desinfectantes.

  1. Limpia las ventanas, techo y las paredes. Para esta superficie deberás de preparar una solución hecha de agua, desinfectante y blanqueador. De manera que en caso de que la pintura o la superficie sea delicada, puedes asegurarte que no le causaras daños innecesarios a las mismas.
  1. Limpieza del lavamanos y esta área. De manera que logres quitar todo los residuos de jabón, así como la pasta dental, coloca un poco de producto limpiador en la superficie del lavamanos, y con la ayuda de una esponja ayúdate a limpiar esta superficie. Asegúrate de utilizar cepillos y utensilios diferentes para la limpieza del lavamanos y el sanitario, de manera que puedas evitar infecciones innecesarias.
  1. Limpieza de los espejos. Coloca un poco de producto limpiador y deja actuar por unos minutos, luego con un paño suave, procede a quitar el limpiador. Debes tener cuidado de no aplicar mucha fuerza, ya que podrías correr el riesgo de que se rompan.
  1. Limpieza del inodoro. ¿Recuerdas que has dejado actuar los productos limpiador antes de empezar la labor de la limpieza? Es momento de poner las manos en esta tarea. En primer lugar comienza cepillando con un cepillo de mano, las paredes del inodoro, de manera que el producto alcance toda la pared. Y luego, ayúdate a dejar fluir el producto bajando la cadena de este. Aplica una vez más el producto y luego practica una vez más esta técnica. Recuerda limpiar las paredes exteriores de tu inodoro. Puedes hacerlo con la solución detergente que preparaste anteriormente y dejarlo secar o ayudarte con paño seco.
  1. Limpieza del suelo, no olvides que debes de limpiar el suelo, que probablemente en este punto puede que este hecho un desastre con salpicaduras de la solución de productos detergentes así como también la misma agua que puede haber caído de la misma limpieza. Entonces recuerda de cepillar con la ayuda de una escoba y luego pasar una mopa para que tu suelo quede tan limpio como el resto de tu baño.

Consejos para limpiar un baño

Tips extras a la hora de la limpieza.

  1. Es recomendable que utilices guantes de goma al momento de realizar la limpieza de las superficies, de manera que no tus manos no se irriten con el uso de los químicos implementados.
  2. Utiliza productos que sean específicos para la limpieza de baños y de las superficies que necesitas limpiar. Asegúrate de seguir las instrucciones que estos incluyan.
  3. Utiliza preferiblemente agua tibia o caliente para la limpieza de la superficie.

Recomendaciones para mantener tu baño limpio por más tiempo

  1. Consigue una buena ventilación para tu baño, de esta manera lograras evitar que el polvo se acumule en las superficies.
  2. Seca la ducha después que la utilices, con ello lograrás que evitar que se formen hongos en el suelo de ésta, evitando problemas inmunológicos.
  3. Mantén el orden de tus pertenencias, coloca un canasto para la ropa sucia y no permitas que se acumule, coloca un recipiente para el jabón, así como también para la pasta dental y el cepillo.
  4. Limpia los residuos inmediatamente, de manera que los mismos no lleguen a secarse o acumularse, generando que se deba de lavar el baño de forma más seguida. Estos residuos, por lo general, tienden a acumularse en el lavabo y en el espejo, así que apenas los veas, elimínalos.
¿Te ha gustado?