Seguro que eres de los que cuando llega el calorcito está deseando irse de barbacoa con todos sus amigos, encender unas buenas brasas y disfrutar de comida recién hecha, con un sabor insuperable.

Sin duda es un gran momento, ya que vas a poder compartirlo con tus mejores amigos, tomando cerveza, comiendo panceta y en definitiva, disfrutando de la vida y siendo feliz, ya que vas a comer mucho, vas a comer rico y te lo vas a pasar muy bien con tus amigos.

Para ello ya tienes todo listo, te has comprado una barbacoa de carbón nueva, tienes carbón vegetal, tienes carne y tienes cerveza, sin embargo, todavía falta algo en lo cual no has caído.

Ese algo que falta es aprender a encender la barbacoa, ya que estas barbacoas de carbón no se suelen usar muy a menudo y hay gente que se vuelve loca para aprender a encenderlas correctamente. Saben que hay carbón y que hay que prender fuego, pero parece que el carbón no arde de ninguna manera o que se apaga a los pocos segundos.

Esto hace que te llenes de desesperación, ya que al final vas a tener que cancelar la gran barbacoa que habías preparado con tus amigos y que iba a ser alucinante y todo por no saber encender la barbacoa.

Sé cómo te sientes, ya que todos hemos pasado esa etapa al menos una vez en la vida y se lo frustrante que puede llegar a ser, sobre todo si te das cuenta de que no enciende la barbacoa poco antes de la cena o comida. Sin embargo, no te desanimes, ya que realmente se puede encender una barbacoa sin tanta dificultad como te crees.

Precisamente hoy explicaré todo eso en profundidad, es decir, vamos a ver cómo se puede encender una barbacoa paso a paso y sin ningún tipo de problemas, algo que sin duda te va a servir para pasarlo genial con tus amigos.

Instrucciones para encender una barbacoa

  1. Conseguir todo el material:
    Lo primero que tenemos que saber a la hora de encender una barbacoa, es que necesitamos conseguir una serie de materiales para poder hacerlo correctamente. Por ejemplo, vamos a necesitar el cabrón vegetal, el cual trata de que sea de calidad y compra bastante cantidad, por si las moscas. También vamos a necesitar pastillas de encendido, aceite, un mechero o cerillas y finalmente un poco de papel para poder hacer todo esto. Hay gente que no usa las pastillas de encendido y logra encender la barbacoa sólo con papel, sin embargo, nosotros queremos ir sobre seguro y por este motivo te voy a mandar comprar ambas cosas, ya que de esta manera, vas a poder encenderla sí o sí, aunque no seas todo un experto. Una vez que tengas todo listo, es hora de ir a tu jardín y empezar con la barbacoa.
  2. Preparar el carbón:
    Esta parte es fundamental, ya que mucha gente comete muchos errores en este campo y por eso no consigue encender la barbacoa. Lo primero es echar una cantidad de carbón que cubra toda la superficie, pero sin pasarse, ya que si echas demasiado se ahogará y no quemará correctamente. Después de eso, hay que echar aceite de oliva o de girasol sobre el carbón, el cual va a actuar como combustible y ayudará a que el fuego llegue a todas las piedras de carbón. También deja espacio para poder trabajar, es decir, para poder remover las brasas o echar luego los papeles para avivar la llama.
  3. Encender:
    Ha llegado el momento de la magia, es decir, de encender la barbacoa. Lo que tienes que hacer es poner la pastilla de encendido encima del carbón y a continuación, encender con un mechero. Acto seguido tienes que echar unas pequeñas bolas de papel encima del carbón repartidos por todas partes, algo que te servirá para expandir el fuego de una forma más sencilla. Una vez que hayas hecho esto, ya tienes tu barbacoa encendida y ya queda muy poco para empezar a comer con tus amigos.
  4. Esperar y mantener la llama viva:
    Ahora es la hora de comer, pero antes hay que esperar un poco a que se caliente la barbacoa, ya que el calor debe transmitirse de las brasas a la parrilla para que todo se haga bien. Además de eso, no sólo nos tenemos que preocupar de encender la llama, sino de mantener la llama viva y que no se nos apague, ya que si no tendremos que volver a empezar. Para hacer esto, vamos a vigilar mucho la ventilación del sitio, vamos a echar más papel de vez en cuando para avivar la llama, echar más aceite para lo mismo y finalmente a golpear las brasas y remover para que no se apaguen. Normalmente no hace falta echar más carbón, ya que con lo que has echado suele aguantar toda la barbacoa.
  5. Hacer la comida:
    Por fin ha llegado el momento y por fin vas a poder comer una rica barbacoa con tus amigos. Para cocinar la barbacoa, es muy fácil, es similar a hacer un alimento en una sartén o plancha, es decir, freírlo y vuelta y vuelta cuando veas que esté hecho, sólo que en la barbacoa se suele dejar muy hecho porque queda mucho más rico. Si te gusta, te aconsejo que acompañes con salsa barbacoa los platos, ya que entre el quemadito que deja la parrilla y eso, puedes conseguir unos alimentos muy ricos que están para chuparse los dedos. Finalmente te digo que hagas de sobra, ya que muchas veces traes a la barbacoa a amigos muy glotones que se acaban toda la comida ellos solos y más vale que sobre que no que falte.

Consejos para encender una barbacoa

Prender calderas de carbón: Ya que es un sistema muy parecido al de las barbacoas y ya que todavía se siguen usando en muchas casas, vamos a aprender cómo podemos prender calderas de carbón fácilmente en nuestra casa y sin mucho esfuerzo. En este caso, también vamos a usar pastillas de encendido, ya que son muy útiles, pero también vamos a usar astillas de madera, las cuales podemos conseguir en un palé, papel y finalmente el carbón obviamente. Asegurándonos de que está vacía la caldera, vamos a echar unas astillas, el papel y un poco de carbón. Ahora vamos a prender la pastilla y a ir echando astillas por arriba, para que el fuego se propague, echando a la vez carbón, tratando de que el fuego siempre se mantenga. Después de que logremos que se mantenga estable, toca avivar las brasas golpeando la caldera con los utensilios correspondientes y finalmente toca echar un poco más de carbón por encima de la misma, hasta que esté casi llena (no la llenes del todo porque se ahoga). Mantener la caldera encendida es pan comido, ya que es escarbarla y echar carbón cada poco, preocupándote también de que no caiga el nivel de la caldera, es decir, de que no se quede sin carbón y completamente vacía. Eso sí, la caldera requiere al menos dos veces al día de mantenimiento, así que si te vas de viaje seguramente se te apague y tengas que volver a repetir todo el proceso de encendido de la misma.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 33,33% le ha gustado.