Si quieres renovar tu casa, modernizarla o simplemente darle un toque diferente, estas son algunas ideas que puedes incluir para decorar tu hogar de manera sencilla, sin gastar mucho dinero,solo con ayuda de la imaginación y algo de dedicación.

Ideas sencillas y originales para decorar

Troncos de árbol: Si encontramos en algún bosque o campo, un troco de un árbol caído debido al temporal o conocemos alguna fábrica que los utilice y venda, se pueden adquirir recortados, para después lijarlos, pintarlos o si se prefiere barnizarlos del color que se desee, incluso dándoles la forma que se quiera. Estos se pueden usar a modo de mesa, taburete o incluso mesilla de noche, poniéndole un cristal como cubierta u otra madera para que haga de soporte. Es una forma de incluir parte de la naturaleza a una casa, ya sea al dormitorio, el salón o el jardín.

Cintas adhesivas: Estas son un recurso muy utilizado para dar un toque de color y originalidad a cualquier parte de la casa, sin gastar demasiado dinero. Existen mil diseños, con dibujos, figuras geométricas, estampados de flores, incluso letras, que se pueden incorporar a cualquier mueble, como son mesas de escritorio de una habitación, sillas, jarrones, lámparas de mesa, puertas, cuadros, es lo que se conoce como objetos diy, los cuales se pueden customizar de manera sencilla, a través de vídeos o blogs que sirven de inspiración y de guía. Cualquiera puede aprender a decorar su casa con estas cintas sin dedicarle mucho tiempo, solo usando el ingenio y la imaginación.

Hilera de fotografías: Basta con un cordón fino, o alguna cuerda, incluso una cinta de raso del color que más te guste para colocarla en una habitación o alguna sala de ocio que tengas en tu casa para darle un toque emotivo, y llenarlo de recuerdos con fotografías de familia, amigos, viajes, cumpleaños o del tipo que sea, las puedes sujetar con pinzas pequeñas que venden en cualquier bazar, clips o hasta pinzas de la ropa las cuales también puedes pintar a tu gusto. La hilera puede ir en el centro de una de la pared, o dentro de un marco, incluso encima del cabecero de la cama.

Papeles pintados: Para redecorar cualquier estancia, siempre son una buena alternativa para no depender de la pintura, ni invertir mucho dinero. Estos papeles son versátiles y resistentes a los cambios de temperaturas, por lo que no hay que preocuparse de si se estropean. Existe una amplia gama de diseños, donde se puede imprimir la personalidad de cada persona y llevarla a una habitación, un pasillo, un salón, usando la imaginación y colocándolo de manera sencilla y rápida. Son muy higiénicos y fáciles de limpiar.

Alfombras originales: Puede que tengas alfombras a las que tengas cierta manía porque las tienes ya muy vistas, puedes recortarlas y darlas una forma nueva, inspirándote en algún objeto o forma que te guste. Puedes emplear cuerda, camisetas o trapos viejos, pompones, corchos de botellas, piedras, o usar objetos reciclables, dando rienda suelta a la imaginación, empleando dos o tres colores y que combinen con las paredes o quizá con la ropa de la cama o los muebles. Debes escoger un buen pegamento si la alfombra va a estar llena de pequeños elementos, para que, si se moja porque se pone en el cuarto de baños, los objetos estén bien pegados y no se vayan al estar en contacto con el agua, al igual que si la alfombra la sitúas en la calle y se moja con la lluvia. Debes hacer una manualidad sencilla, pero de buena calidad.

Maceteros y floreros vintage: Todo el mundo tiene en su casa objetos guardados en algún rincón que ya no usa, no importa de qué clase sean mientras sean originales y diferentes. Con una lija y un poco de pintura se les puede dar un toque ventaja y convertirlos en renovados maceteros y floreros para colocarlos en cualquier lugar a modo de decoración. Desde un juguete viejo, botes de cristal de alimentos en conserva, latas de comida cualquier idea es buena si se sabe remodelar y escoger el lugar adecuado para ponerlo.

Palés de madera: Este material da mucho juego y está muy de moda para decorar el interior de cualquier habitación o comedor. Con un barniz, pintura se puede trasformar en un cabecero, una mesa o en la base de un sofá a la que se le pueden añadir varias espumas a modo de asiento. En el caso de usarse como cabecero se puede recubrir con telas y grapas, sin necesidad de gastar mucho dinero en comprarlo en una tienda. Otro uso que se le puede dar es separando las diferentes tablas que lo forman y a partir de ahí crear un mueble, como el que soporta la televisión, una mesa en el centro del salón, tumbonas para un jardín, estanterías o convertido en soporte de un colchón a modo de cama.

Flores, hojas y ramas en marcos: La idea de los cuadros se puede actualizar con tus propias manos y sin gastar mucho dinero. Puedes comprar flores de plástico o cogerlas del campo y secarlas, esto te va a llevar algún tiempo, puedes usar libros y meterlas entre las hojas hasta que se sequen para después poder usarlas. Empleando el esmalte transparente de uñas o algún barniz para que no se rompan. Después eliges algún diseño o dibujo incluso frases o nombres y cogiendo una plantilla, los dibujas y lo vas rellenando con las flores, al final basta con ponerles un marco y un cristal por si quieres que nadie lo toque o se conserven mejor, y colgarlas en cualquier pared que te apetezca. También puedes emplear palos, ramas o hojas que encuentres en el campo o algún parque cercano a tu casa.

Los espejos: Estos son capaces de reflejar la luz natural, y crean sensación de amplitud agrandando las estancias, además aportan elegancia y sofisticación allí donde se encuentren situados. Si se utilizan con astucia se pueden emplear para tapar alguna imperfección en alguna pared, utilizando uno o varios de diferentes tamaños. Se recomiendan colocarlos en frente de los ventanales y de las puertas, haciendo que el color de estas se refleje, pero no se deben de poner en frente de una cama, por ejemplo en una cómoda. Otra buena manera de posicionarlos es en las puertas correderas de los armarios. No se debe cometer el error de colocar dos espejos que se reflejen a sí mismos en el otro

Camisetas reciclables: Aunque no lo parezca, las camisetas que no se les da uso, o están pasadas de moda se pueden recortar y usar como funda de cojín, los bordes se pueden atar con nudos, o dejándolos a modo de flecos, también se les puede coser pompones en las esquinas o trenzarlos. Los cojines son elementos decorativos que nunca deben faltar en un sofá o una cama, se pueden combinar varios estampados con dos o tres colores, o escoger dibujos de una misma temática como pueden ser los animales, el mar, las figuras étnicas, incluso los colores lisos. En muchas ocasiones se pueden convertir en el foco de atención de una sala o de un dormitorio, cuando llevan incorporados objetos brillantes como lentejuelas o tachuelas y la luz se refleja en ellas.

¿Te ha gustado?