Tener un mueble que tenga un aspecto más antiguo (envejecido), es una forma excelente de lograr una decoración que sea elegante; algunos cuentan con la suerte de tener uno de estos, pero tranquilo que si no posees uno y tienes ganas de conseguirlo, pero no cuentas con el dinero suficiente para ir a comprarlo a una tienda especializada en antigüedades, hay otras maneras de conseguirlo tú mismo y de una forma más económica y sencilla; si te interesa sólo debes seguir leyendo Cómo decapar y envejecer un mueble.

Qué es decapar un mueble

Cuando se decapan los muebles es cuando se logra tener aquel efecto antiguo o vintage que se encuentra muy de moda hoy en día; por otro lado puede resultar ser una técnica excelente para reciclar aquellos muebles que ya no se usan y así darles vida. Si no sabes bien qué es decapar, te contamos que consiste en quitar las capas de pintura o de barniz que tenga el mueble, esto se hace por medio de lijas o gel especial para decapar, así que la palabra más apropiada para lo que queremos en este artículo es decapé, cuyo significado consiste en hacer que un mueble se vea con un aspecto más gastado o envejecido.

Si te gusta la decoración con estilo vintage, esto son los pasos que debes seguir para envejecer tus muebles; esta sencilla técnica la puedes aplicar a distintos tipos de mobiliarios, inclusive aquellos prefabricados.
Cómo decapar y envejecer un mueble

¿Que necesitas para decapar y envejecer un mueble?

  • Pintura marrón (café)
  • Pintura blanca
  • Pintura de imprimatura (imprimación)
  • Lija fina
  • Una vela (cera)
  • Cepillo
  • Cuchillo con punta redonda

Instrucciones para decapar y envejecer un mueble

  1. El lijado: debes empezar por decapar tu mueble, para ello toma la lija, la cual debe ser de grano fino y comienza a lijar todo el área, pero con suavidad para que logres así obtener una superficie que no sea rugosa, para luego proceder a echar las capas de pintura. Para un mejor resultado lija los muebles hacia al mismo lado de las vetas que tenga la madera; en el caso de los prefabricados esto no será necesario puesto que sus superficies son laminadas. Si tu mueble está barnizado o pintado, es importante que quites del todo esas capas mediante el lijado; tampoco vayas a aplicar productos que sean para sellar, pues recuerda que la intención que queremos lograr es que más adelante el fondo reaparezca cuando se proceda a realizar el decapado.
  2. Elimina el polvo: después de que termines de lijar, procede a quitar de la superficie el polvo que se haya generado, para esto puedes utilizar un paño humedecido (muy poco).
  3. Imprimación: después de que hayas lijado la madera correctamente y limpiado bien, es hora de que sigas con la imprimación; toma la pintura de imprimatura y aplica una capa, esta te servirá de base para las próximas capas de pintura que deberás aplicar. Es importante que leas bien el envase y los consejos que proporciona el fabricante, es así como debes aplicarla. Ahora debes esperar que la pintura se seque antes de continuar con el otro paso.
  4. La pintura base: una vez tengas listo el paso de imprimación, es hora de echarle ya el color base de la pintura, este es el que se podrá ver después de decapar tu mueble. Utiliza una pintura café (marrón) que tenga un tono parecido a una madera que sea oscura. Aplica la pintura, espera que se seque y dale otra mano, espera que se seque también. Aunque generalmente para esto se eligen colores oscuros como negro o marrón, también pueden quedar bien otro tipo de tonos como el azul, el rojo o el violeta; si tu mueble de por sí trae una madera oscura, puedes omitir si deseas este punto.
  5. Cera: cuando veas que ya el mueble está bastante seco, toma una vela y comienza a frotarla sobre todo el mueble, debes hacer una capa completa de cera, esto ayudará a que tu pintura de base quede a la vista y se verá como si el mueble ya estuviera desgastado debido al tiempo que ha pasado y al uso que se la ha dado. Si deseas puedes hacer este proceso sólo en las aristas, las puntas, las agarraderas que puedan tener las puertas y en las patas, toma el cepillo y comienza a quitar todo aquel sobrante de cera que pueda haber quedado en la superficie, teniendo mucho cuidado de no quitarla por completo.
  6. La pintura blanca: una vez termines con el procedimiento de la cera deberás proseguir con la pintura blanca, en este caso tú puedes elegir que sea brillante u opaca, dependerá de tu gusto, echa la mano de pintura y espera que se seque.
  7. Finalización: una vez hayas terminado el paso de la pintura blanca, toma el cuchillo con punta redondeada y la lija fina; comienza de esta manera a quitar aquella pintura que se encuentre en las partes con cera, buscando de este modo que se llegue a ver el color que está en la base; recuerda que debes ser cuidadoso pues no querrás remover la pintura base. Este es el punto más importante, es aquí donde realmente lograremos el efecto deseado, lija principalmente en aquellos lugares donde más se desgasta un mueble. No vayas a usar una lima que su grano sea grueso, podrías dañar la madera; haz esto con toda la paciencia del mundo para que te quede completamente natural.
  8. Toque concluyente: este paso es opcional, puedes hacer una pátina conformada con cuatro partes que sean de agua y una de la misma pintura base que utilizaste (marrón), pinta algunas partes de tu mueble, esto hará que tenga un aspecto aún más antiguo.
  9. Disfrutar: ya habrás terminado y ya sólo falta que disfrutes de tus nuevos pero a la vez antiguos muebles y todo después de haber usado una técnica muy sencilla y económica, la cual se basó en pinturas.
    Cómo decapar y envejecer un mueble

Consejos para decapar y envejecer un mueble

  • La última capa de pintura no tiene que ser blanca, podrías por ejemplo también usar un azul claro, verde agua o crema y conseguir unos muebles con aspecto rústico. Sí es importante usar colores que sean claros.
  • No utilices lijas gruesas, usarlas puede causar quitar más pintura de la que desees y no lograr el efecto final.
  • No debes usar cuchillos o espátulas para retirar la pintura, solo puedes hacerlo si tienes ya bastante práctica, pues podrías terminar estropeando tu mueble con un daño que no tenga una fácil solución.
  • La capas de pintura no las debes aplicar gruesas, hazlas finas y extendidas, pues si las aplicas gruesas te será más difícil lijar y pueden salir a la vista bordes que estén desnivelados en zonas que queremos decapar, recuerda que lo que buscamos es conseguir un desgaste que se vea natural.
  • Aunque mencionamos que puedes obtener pinturas brillantes u opacas según tu gusto, te aconsejamos que utilices pinturas satinadas o mates, pues las brillantes pueden provocar un aspecto más artificial a tu mueble.
  • Cuando apliques la cera no lo hagas en exceso, también podría ocasionar que brille mucho, busca un punto intermedio y equilibrado.
  • Dale una mirada a tus otros muebles para saber si debes desgastar bastante o sólo un poco tu mueble, la idea es que quede acorde con tu decoración.
¿Te ha gustado?
16 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.