Comedor inspirado en la antigüedad:

El valor de lo antiguo también conocido como “vintage” es algo por lo que mucha gente tiene cariño y no solo la gente mayor, la cual usaba de manera casi obligada este tipo de muebles, sino gente de cualquier edad ve en este estilo un halo de romanticismo y clase, con toques de elegancia. Busca el orden en las formas y un equilibrio en los tonos, tanto en los muebles como en las paredes, marcos, cuadros y cualquier otro objeto que en él se encuentre. No puede haber nada que sobresalga o llame demasiado la atención.

La mesa de roble en tono blanquecino, con un soporte a modo de tabla que lo solapa en tono marrón medio, sobre ella pueden aparecer algunos adornos como plantas con macetas de porcelana en beige, cuyas flores estén dentro de la misma gama de color o sean colores suaves. Las sillas que mezclan el hierro en sus patas y en los lados del respaldo, aunque cuentan con una almohadilla que cubre a este y a la zona del asiento, que se encuentra recubierta de piel blanca, aportándole así un toque exquisito. El hierro está barnizado para aportar brillo, y conseguir un tono bronce.

Se puede colocar en una de las paredes, la frontal a poder ser una alacena hecha también en roble y pintada en blanco, con zonas desgastadas que dejan ver el tono original de la madera. La parte de arriba al igual que en la mesa está cubierta por una tabla rectangular en tono marrón. El mueble no dispone de armarios con cristaleras, sino que está dividido en dos secciones, los armarios con puertas abajo, cuatro en concreto, y una especie de estantería que queda dividida en tres partes por tres tablas. En la primera balda aparecen elementos decorativos que aportan vida y vistosidad al comedor, como son los cuadros, un espejo cuyo marco también es blanco, un reloj antiguo de forma redonda y unas cuantas macetas con pequeños arbustos en su interior. En la segunda balda se pueden colocar tanto encima como debajo todo tipo de objetos, como pueden ser cubertería, platos, bomboneras de cristal, Jarras para la bebida, y dentro de los armarios los instrumentos que se deseen, como mantelería etc.

El suelo en este tipo de decoración suele emplear el azulejo en tonos marrones, a veces mezclados en dos colores, otras uno solo, sobre todo el tamaño es pequeño, no es el típico baldosín modernos cuadrado y amplio. Las paredes también en un color sobrio, un marrón café. Del techo cuelga una lámpara con forma de araña que soporta cuatro pantallas en color gris medio.

Comedor rústico

El estilo rústico, en que siempre predomina la madera en todas sus diferentes formas y tipos, pero sobre todo la natural, algo lijada y con un toque de barniz para que sobreviva al paso del tiempo. Un buen ejemplo de comedor rústico, sería aquel en el que apareciera una mesa rectangular de patas anchas, hecha en madera de haya, rodeada de cuatro o seis sillas, que pueden ser de plástico duro con una forma similar a la de un huevo, apoyada en cuatro patas que no perpendiculares al suelo, sino que están algo inclinadas y sujetas entre sí por algunos hierros. Las patas de las sillas son también en madera de haya. Además, la mesa se puede decorar con dos grandes floreros con forma de cilindro, en cristal y en su interior alguna flor en tonos rosados o azules.

La alacena en este caso también sería en madera, pudiéndose optar por su presentación en su forma natural. Se divide en dos secciones, la parte de arriba se divide de forma vertical en tres armarios con cristales y dos estanterías en cada uno de ellos. En el interior, se pueden colocar todo tipo de instrumentos, los cuales se van a utilizar para las diferentes comidas del día, sobre todo aquellos hechos en porcelana y cristal. La parte de abajo tres armarios con puertas de madera con forma rectangular, pero algo más ancha.

Las paredes se pueden pintar en gris perla o en blanco, con largas cortinas en las zonas donde haya ventanales, y estas pueden ser de diferentes telas una que tenga un color similar al de la pared con algunas líneas colocadas en paralelo unas con otras desde el empiece hasta el final y bastante floreada. En el suelo se puede colocar una alfombra de pelo sintético en tonalidades claras y se pueden usar mármol mate sin brillo, siempre acorde a la gama de colores que lleva todo el comedor.

Comedor contemporáneo

En un estilo más contemporáneo y actual, podemos decorar el salón con algo más de color, llamando la atención y resaltando determinadas zonas del salón, para captar la atención a la hora de recibir visitas e impresionar a los invitados.

Las paredes pueden permanecer en un color neutro, es decir, un blanco u otro color similar, para que el resto de los elementos sobresalgan en la superficie. El suelo laminado de vinilo con mezcla de diferentes colores, tanto grises como marrones claros. Alguna de las esquinas de la pared puede ponerse con ladrillos o con papeles pegados que lo simulen.

Las lámparas de pie, en aluminio blanco son una buena opción que puede acompañar a la típica que cuelga del techo, para aportar más luminosidad y que parezca aún más amplio.

La mesa de metacrilato blanco brillante, con forma rectangular, se sustentan sobre un cuadrado de tres baldas unidas entre sí que reposan sobre el suelo. Sobre ella se pueden colocar adornos en cristal. Las sillas se salen de lo convencional pues destacan por los colores, cada una de uno diferente, amarillo, rojo, verde, blanco y morado, hechas de aluminio con forma de L, cuyo respaldo y asiento está hecho de cuero.

El comedor se puede acompañar de algún que otro mueble para guardar la cubertería y la mantelería siempre del mismo material, metacrilato. Y Una tele de plasma para el entretenimiento de los que se sienten a disfrutar de una comida o una cena en familia.

Comedor industrializado

El estilo industrial, es considerado por muchos como demasiado arriesgado, pero al igual que el resto, la decoración de este tipo ha ido ganando terreno con los años, sobre todo para aquellas personas que viven en casas que quedan situadas en antiguos polígonos o fabricas ya cerradas, las cuales transforman en un hogar.

En este tipo de decoración se pueden emplear diferentes materiales, las lámparas de metal o de aluminio en colores plata, bronce, oro que recuerdan a los tonos típicos que se encuentran dentro de cualquier fábrica industrial. El suelo hay quién opta por dejarlo tal y como está o por ponerle vinilos laminados en tonos marrones. Las paredes dejan a un lado la capa de pintura y prefieren mostrar el aspecto que ya tenían cuando los dueños la adquirieron, este suele mostrar ladrillos, cal desgastada, incluso zonas algo ennegrecidas.

La mesa puede ser de madera, en un tono natural cuya forma sea rectangular y se apoye sobre cuatro patas, mientras que la silla también se puede optar por ponerlas en madera o quizá en aluminio, siempre en tonalidades negras, blancas y bronces. Un elemento que destaca en los comedores industriales es que suelen tener grandes ventanales para que el espacio siempre se mantenga bien iluminado, y carecen de decoración con cuadros, o cualquier tipo de objeto colgandero.

¿Te ha gustado?