Hoy en día no es muy fácil encontrar camas que tengan el cabecero incluido. De hecho, hoy en día, tanto por cuestiones de decoración como por comodidad, muchas personas optan por las camas sin cabecero incluido. Pero también puede ser complejo ser nosotros mismos quienes colocamos los cabeceros, sobre todo si no tenemos la teoría ni la experiencia. Saber cómo sujetar cabeceros de cama no tiene realmente porque ser algo difícil, pero si puede ser complejo cuando no se cuenta con las herramientas necesarias.

Lo agradable de las camas que no tienen un cabecero incluido, es que podemos instalar aquel que se apegue más a nuestros gustos o necesidades. Ya que no a todos nos gusta lo mismo y no todos necesitamos lo mismo. Desde un punto de vista decorativo, la ventaja de los cabeceros es que podemos cambiarlos y elegirlos según el tipo de decoración que queremos realizar. Así podemos realizar la decoración de la habitación de nuestros sueños sin necesidad de tener que gastar dinero en una cama que ya tenga cabecero incluido.

De esta manera sin importar de qué tamaño sea la cama, podremos poner el cabecero que más nos guste, o bien, el que más se adapta a nuestras necesidades, ya que también hay necesidades que debemos cubrir a la hora de buscar un cabecero.

Existen cabeceros planos de materiales duros e incluso de madera, y aunque estéticamente pueden ser atractivos, no por ello significa que sean cómodos. Algunas personas prefieren los cabeceros de tipo acolchonado, que les permite reposar sus cabezas y sus espaldas cuando están cansados, en lugar de tener que soportar la incomodidad de tener algo frío y duro detrás de nuestra cabeza.

Tampoco es aconsejable dormir en una cama sin cabecero porque no es muy higiénico que nuestra cabeza tenga contacto con la pared, ni mucho menos cómodo. Además, hoy en día existen en el mercado, hermosos cabeceros que pueden hacer que nuestra habitación se vea realmente elegante y hermosa.  Por lo cual, si quieres uno así, debes saber que puedes instalarlo en casa y ahorrarte lo que te costaría pagar por este servicio.

Visto desde un punto de vista más técnico y positivo, en realidad son mejores las camas que no incluyen el cabecero ya que las podemos adaptar a nosotros. Incluso muchas personas prefieren hacer sus propios cabeceros en casa. Pero una cosa es hacer tu propio cabecero o diseñarlo, y otra cosa muy distinta es saber sujetarlo a la pared.

Cuando no realizamos bien los agujeros en la pared en los que vamos a sujetar nuestro cabecero, es posible que el cabeceros se caiga, no se fije bien y que tengamos que hacer nuevos hoyos. Incluso es posible que terminemos estropeando la apariencia de nuestro cabecero si no sabemos cómo sostener el taladro.

Para que sepas qué tipo de herramientas vas a necesitar, cuáles complemento son los adecuados para realizar una buena instalación de un cabecero de que cama y como instalarlo, te vamos a decir paso por paso como sujetar cabeceros de cama. Sólo sigue nuestras instrucciones y obtendrás los mejores resultados para conseguir la cama de tus sueños.

¿Que necesitas para sujetar cabeceros de cama?

  • Cinta métrica
  • Tornillos largos del ancho de la broca del taladro
  • Tacos de madera o plástico
  • Taladro
  • Broca para cemento y madera

Instrucciones para sujetar cabeceros de cama

  1. Lo primero que debemos hacer es tomar las medidas adecuadas para poder instalar el cabecero. Las medidas con las que vamos a realizar los agujeros tanto en el cabecero como en la pared, deben ser bastante exactas y totalmente compatibles. Por eso debes tomarte el tiempo de medir exactamente dónde quieres realizar los agujeros para que a la hora de tomarlos como referencia para taladrar la pared no haya ningún error.
  2. Una vez que haya finalizado las medidas exactas en el cabecero es momento de realizar los primeros agujeros. Intenta que queden lo más derecho posible para que a la hora de fijar el cabecero en la pared no haya un problema. Realizaremos 4 perforaciones en cada esquina del cabecero, éstas nos servirán para instalarlo en la pared posteriormente. Si el cabecero es de madera, utiliza una broca para madera, ya que permiten un mejor apoyo a la hora de realizar los agujeros.
  3. Recuerda también medir la distancia que va a tener el cabecero respecto al piso o a la cama. Tienes que tomar la cama como referencia para saber exactamente a qué altura quiere situar el cabecero, porque si instalas el cabecero sin tomar en cuenta la cama, es posible que los resultados estén desproporcionados. Para esto tienes dos opciones una es sostener el cabecero a la altura de la cama con algo o la otra es acomodarlo con la cama. Pero en la última opción debes tener en cuenta que no deben quitar el colchón de la cama porque esto podría afectar las medidas en las que vamos a situar el cabecero (o sea, qué tan alto o bajo lo vamos a posicionar).
  4. Sostendremos el cabecero en la pared y realizaremos unas pequeñas marcas con ayuda de la broca. Estas marcas las haremos a través de los agujeros que ya hicimos y las vamos a tomar como referencia para realizar posteriormente los hoyos en la pared.
  5. A la hora de realizar los agujeros de la pared te sugiero un par de cosas muy importantes; es mejor que sostengas con firmeza y sin presionar el taladro y cuando hayas alcanzado la profundidad necesaria puedes utilizar el modo martillo para crear el agujero de tamaño adecuado, de esta forma podrá entrar el taco sin mayor problema. Si no sostienes bien el taladro y si tiembla de un lado a otro, es posible que el agujero quede más grande de lo necesario y que no puedas acomodar bien el taco.
  6. Una vez realizados los agujeros en la pared, ya podemos poner los tacos de plástico o madera dentro de ellos. Luego de esto volveremos a poner el tablero frente a la pared, procurando que coincidan los agujeros de la pared con los del cabecero y vamos a atornillarlo muy ben en cada esquina poniendo un tornillo en los agujeros que ya habíamos realizado. Esto lo puedes hacer manualmente, pero seguramente será más cómodo si te ayudas de un atornillador para taladro.
  7. También podemos poner antes de atornillar una arandela de metal plana, así evitamos dañar el cabecero con el tornillo y le damos un acabado más estético y limpio. Luego de esto, podemos atornillar muy bien y finalmente colocar un capuchón de metal para que quede bonito. Cabe destacar que esto se debe hacer con cuidado y firmeza, porque si usamos demasiada fuerza podemos romper o dañar el tablero así como arruinar la arandela que estamos utilizando.
  8. Una vez realizados estos pasos ya hemos conseguido instalar nuestra propia cabecera en casa fácilmente y de forma muy efectiva. Es momento de disfrutar de la habitación que has estado soñando.

Consejos para sujetar cabeceros de cama

  • Recuerda que es de suma importancia que los tacos o taquetes sean del mismo ancho de la broca con la cual vamos a agujerear la pared para instalar el cabecero. Sino cuenta con las mismas medidas, es posible que el taquete se suerte y se salga, o por el contrario si está demasiado apretado.
  • Las alcayatas o tornillos deben ser más largas que el tablero para que se pueda instalar bien en la pared.
¿Te ha gustado?
21 usuarios han opinado y a un 57,14% le ha gustado.