A día de hoy, el reciclaje es una práctica bastante extendida debido a la gran concienciación que existe sobre sus beneficios. En el siglo XXI, la preocupación medioambiental ha servido para que la sociedad tome la decisión de intentar mejorar su entorno con actuaciones como la reducción en la emisión de gases, el ahorro energético y un largo etcétera, en el que se incluye el reciclaje.

El reciclaje es la actuación consistente en que un material vuelva a ser sometido a su ciclo de producción. Si bien, en la actualidad, fusionamos este término con “reutilizar”, acción que consiste en volver a usar el material o darle nuevos usos. Así, evitamos que estos materiales se conviertan en desecho, acumulándose en vertederos y contaminando nuestro planeta (recordemos que, por ejemplo, las bolsas, tardan varios cientos de años en degradarse). Al reciclar también evitamos los procesos industriales necesarios para fabricar más material, a la vez que limitamos su consumo.

En nuestro hogar podemos reciclar separando los materiales que se pueden reciclar para depositarlos en distintos contenedores y que grandes empresas se encarguen de ellos, o bien podemos reutilizar algunos elementos en el hogar. Dependiendo de la labor que queramos realizar, el reciclaje se puede llevar a cabo de varias maneras.

¿Que necesitas para reciclar en casa?

  • Para el reciclaje de contenedor: papel, cartón, bricks, envases, plástico y vidrio.
  • Para reutilizar: cualquier objeto que pueda tener más de un uso en su estado natural o que se pueda convertir en otro objeto

Instrucciones para reciclar en casa

Para realizar el reciclaje de contenedor, que consiste en seleccionar el material y llevarlo a un punto de reciclaje para que una empresa se encargue de él:

  1. En casa debemos tener tantos cubos de basura, contenedores, separadores o bolsas como tipos de materiales queramos reciclar. Con este sistema nos será más cómodo el reciclar basura.
  2. Debemos conocer perfectamente qué tipo de desecho hemos de verter en cada contenedor. Existen colores que determinan el tipo de desecho que albergan. El amarillo para plástico, bricks y envases, el verde para el vidrio, el azul para el hacer papel reciclado y el cartón y el gris para desecho orgánico. En cada contenedor se nos indica qué material debemos verter o cuál no.Cómo reciclar en casa
  3. Separaremos los desechos cada vez que los consumamos. Así, la tarea nos será más llevadera ya que no acumularemos desechos.
  4. Ubicaremos los contenedores de reciclaje más cercanos a tu hogar.
  5. Seleccionaremos un momento para llevar los materiales a los contenedores. Bien cuando vayamos a dejar el contenido orgánico, bien cuando nuestros cubos estén llenos o cuando cada uno considere.
  6. Cuando nos dirijamos a los contenedores, es muy importante no verter las bolsas en los distintos contenedores, es decir, sacaremos el desecho de cada bolsa y lo verteremos en el contenedor que corresponda.
  7. Después, si queremos reciclar estas bolsas, las verteremos en el contenedor amarillo si son de plástico o en el azul si son de papel.
    Nunca meteremos una bolsa de plástico llena de papeles en el contenedor azul, ni una de papel en el amarillo, aunque contenga envases, ni bolsas de ningún tipo en el contenedor de vidrio.
  8. Por último, y muy importante, debemos verter los distintos materiales en los contenedores que corresponden. Si los dejamos fuera, el personal de recogida lo destinará todo a desecho orgánico, siendo inútil todo el trabajo realizado en casa. Este punto es decisivo para el nuestros desechos sean reciclados.

 

Para reciclar o utilizar dentro del núcleo familiar:

  1. Lo más importante es saber qué podemos volver a utilizar y qué no.
  2. Existe materiales con pocos usos, como las bolsas de papel o las botellas de plástico. Los tarros de vidrio o las bolsas de plástico, sin embargo, se pueden reutilizar infinidad de veces, y es lo adecuado ya que las bolsas, como ya hemos indicado, tardan mucho en degradarse y el reciclaje del vidrio es un proceso bastante contaminante.
  3. Dispón de un lugar fijo para almacenar estos materiales, así sabrás dónde encontrarlos sin esfuerzo.

 

Reciclar dando a los objetos y materiales un uso distinto al suyo:

  1. En este caso, lo primero es saber qué uso le daremos a cada material.
  2. En general, reciclar de este modo implica un proceso de manipulación del material, por lo que puede utilizarse como un recurso para compartir momentos familiares (recortar, pegar, coser, envolver…).
    Así, podemos crear tanto objetos cotidianos del hogar (una hucha o una lámpara) como un juguete.Cómo reciclar en casa
  3. Es muy importante que este proceso manipulativo se realice adecuadamente, es decir, que la creación del nuevo objeto o su uso no vayan a suponer un riesgo, por ejemplo, al desprenderse o deshacerse un material.

Consejos para reciclar en casa

  • Conciénciate para reciclar. Al comenzar es una tarea ardua, aunque es muy fácil acostumbrarse a ella. Por este motivo, lo ideal es estar convencido de los motivos que nos llevan a reciclar.
  • Una manera de animar al resto de la familia, en general a los más pequeños, es realizar pequeños juegos en casa o crear un sistema de incentivos no materiales.
  • Sería aconsejable disponer de cubos de los colores utilizados para reciclar o bien distinguirlos con alguna característica de dichos colores, por ejemplo, pintando una cruz del color que corresponda a cada cubo.Cómo reciclar en casa
  • Para reutilizar en casa, sé original. Un envase grande de helado puede servir como tupper para congelar comida. Los tarros de vidrio pueden utilizarse para guardar el aceite usado, etc.
  • También podemos indagar para encontrar ideas y usos adicionales para el material a reciclar.
¿Te ha gustado?
48 usuarios han opinado y a un 77,08% le ha gustado.