Es posible que seas una de esas personas que odia planchar ropa. Puede que en cuanto veas la tabla de planchar y la plancha comiences a tirarte de los pelos. Es probable que esto te suceda porque no tengas mucha maña realizando esta labor. Puede que también te cueste un poquito más porque no tienes una plancha demasiado buena. Sea cual sea tu caso, seguramente tardarás muchas horas en quitarte de encima esta monumental tarea. Y puede que planchar ropa haya llegado a convertirse en motivo de discusión en casa más de una vez porque nadie quiere dedicar tiempo a esta tarea.

Si utilizas mucho tu plancha seguro que este artículo donde te explicamos cómo limpiar una plancha te será de utilidad.

La conclusión es que planchar ropa puede resultar terriblemente difícil para algunas personas. Sin embargo se trata de una actividad verdaderamente sencilla si se sabe cómo hacerlo. Desde doncomos queremos ofrecerte los mejores consejos para que sepas cómo planchar ropa. Aquí aprenderás algunas técnicas interesantes que te pueden ayudar a que esta labor del hogar te resulte mucho más sencilla. A partir de ahora para ti planchar será tan rápido y eficiente que ya no habrá peleas en casa para ver quién se encarga de llevarla a cabo.

En cuanto le cojas el tranquillo podrás planchar mientras ves la tele o escuchas música relajante. Yo, en verano, plancho en la terraza de mi casa. De esta manera estoy fresquita y veo la calle mientras plancho. Y te aseguro que ha llegado un momento en el que para mí planchar se ha convertido en un rato tranquilo en el que despejar la mente y pensar en mis cosas. Diría incluso que llega a relajarme. Y estoy segura de que muy pronto a ti te va a pasar igual.

Ahora que ya estamos preparados para asumir esta tarea con calma ha llegado el momento de dar paso a los mejores consejos para saber cómo planchar ropa. ¿Estás preparado? ¡Vamoes a ello!

¿Que necesitas para planchar ropa?

  • Leer el artículo con calma.
  • Una plancha o un centro de planchado. ¿Sabes qué es un centro de planchado? En el apartado de consejos puedes leer algunas de las ventajas de este sistema frente a la plancha tradicional.
  • Una tabla de planchar.
  • Ropa para planchar.
  • Paciencia para aprender los pasos.

Instrucciones para planchar ropa

Cómo planchar ropa

Aquí tienes algunos consejos que te vendrán de perlas para saber cómo planchar ropa. Esperamos que te sirvan de ayuda en tu tarea.

  1. Prepara la zona de planchado. Aunque parezca una tontería este consejo te resultará de gran utilidad si quieres realizar esta labor de la manera más eficaz posible. En primer lugar has de colocar la tabla de planchar y regularla a la altura adecuada para que estés cómod@ mientras planchas. Muchas personas planchan sentadas. Si no has realizado muchas veces esta tarea lo mejor es que lo hagas de pie. Yo personalmente prefiero planchar de pie porque me resulta más cómodo para la espalda. Una vez colocada la tabla de planchar ha llegado el momento de llenar la plancha con agua. Si tienes un centro de planchado solo necesitarás realizar este paso una vez. El centro de planchado dispone de un depósito independiente a la plancha y con mucha mayor capacidad. Una vez tengas la plancha llena colócala sobre la tabla y enchúfala para que comience a calentarse. Asegúrate de dejarla en vertical para evitar que se queme la tabla. En el caso del centro de planchado la plancha reposará sobre su propia base y en horizontal siempre que no la estés utilizando. No está de más que tengas a mano una tela de algodón antigua para poder cubrir algunas prendas mientras las planchas. Hay algunos materiales que provocan brillos al entrar en contacto directo con la plancha. Sin embargo, con el truco de la tela evitarás este problema.
  2. Organiza la ropa que vas a planchar. A la hora de preparar la zona de planchado es importante que tengas cerca la ropa que vas a planchar. Muchas personas dividen las prendas en función de los materiales para tardar menos tiempo en plancharlas. Piensa que tanto las planchas como los centros de planchado tienen diferentes niveles de calor para aplicar sobre los tejidos. Dependiendo del tipo de material se requerirá más o menos calor para plancharlo. Por norma general es más adecuado planchar de menos a más calor. En mi caso, que solo tenemos prendas de algodón y mezcla yo prefiero dividir la plancha por tipo de prendas que por materiales. Siempre prefiero quitarme primero las camisas, que es lo que más me cuesta, y terminar con el resto de prendas.
    1. Usaremos nivel bajo de calor para… las prendas confeccionadas en seda, rayón, lana y acetato. Para la seda y el rayón es mejor planchar las prendas del revés. En el caso de la lana para que las piezas no queden apelmazadas, coloca una tela que esté húmeda entre medias.
    2. Usaremos nivel medio de calor para… las prendas fabricadas en polyester o que tengan una mezcla elevada de este material. Inicialmente intenta que las prendas de polyester y algodón estén ligeramente humedecidas cuando vayas a plancharlas. De esta manera el tejido sufrirá un poquito menos. Las planchas suelen tener un botoncito que nos permite humedecer ligeramente las prendas. En el caso de los centros de planchado no suele ser necesario porque ofrecen una cantidad de vapor muy elevada. Puedes echar un poco de vapor sobre la prenda y así humedecerla ligeramente antes de comenzar a plancharla.
    3. Usaremos nivel alto de calor para… planchar prendas de algodón.
  3. Comienza a planchar cuando tu plancha esté caliente. Por norma general no suelen tardar más de 5 minutos en calentarse. Suelen tener una lucecita que nos indican cuándo está la plancha caliente. No intentes comenzar a planchar antes de tiempo porque no conseguirás nada. La plancha o el centro de planchado deben de estar a temperatura adecuada para poder comenzar a planchar.
  4. Evita que las prendas delicadas entren en contacto directo con la plancha. Por ejemplo la seda, el encaje, la lana e incluso pantalones de vestir de colores negros. En estos casos lo mejor es colocar una tela ligeramente humedecida entre medias para evitar que estas prendas se estropeen. En el caso de los pantalones de colores oscuros puedes plancharlos del revés. De esta manera evitarás que aparezcan brillos.
  5. Coloca la prenda lo más estriada posible sobre la tabla de planchar. Uno de los mejores trucos para planchar es colocar las prendas lo más estiradas posibles. Evita que queden arrugas antes de pasar por encima la plancha. Aunque tardes un poquito más de tiempo esta tarea te ahorrará muchas horas de planchado innecesario.
  6. Plancha a doble capa. Por ejemplo en las camisetas de algodón. Si quieres planchar mucho más rápido lo mejor es que coloques la pieza a lo ancho y planches las dos caras a la vez. No te entrará por completo de largo pero solo tendrás que ir moviendo la pieza hacia delante conforme planches. Coloca la camiseta con la parte delantera hacia arriba y apoya la parte de atrás sobre la tabla de planchar. Plancha primero las mangas y luego continúa con la camiseta desde la parte de arriba hasta la de abajo. Recuerda cuadrar bien la pieza y alisarla antes de comenzar a planchar. Utiliza bastante vapor para que puedas planchar las dos caras de una sola vez. En caso de que se trate de una camiseta con cuello de pico o que tenga una etiqueta en la parte trasera, no planches esa zona por la parte de adelante. Te quedará la marca. Cuando hayas acabado abre la camiseta y métela dentro de la tabla de planchar por la parte más ancha. Coloca en este caso la parte trasera arriba para plancharla. Así podrás planchar el trocito de la etiqueta que había quedado sin planchar de esta cara. Coloca de nuevo la camiseta pero esta vez a lo largo. Dóblala desde la manga hasta unos 5 cm antes del cuello por ambos brazos y luego a la mitad. Y ya la tendrás lista para colocar en el cajón.

Estos son los pasos necesarios para comenzar a planchar cualquier tipo de prenda. A partir de ahora vamos a darte algunos consejos para que sepas cómo planchar prendas ligeramente más complicadas. Por ejemplo las camisas.

Cómo planchar camisas

Ahora que ya sabes cómo proceder para comenzar a planchar, ha llegado el momento de aprender cómo planchar las camisas.

  1. Comienza con las mangas. Lo mejor es que te hagas con una tabla de planchar especial para las mangas. Puedes localizarlas en los chicos por unos 6 €. De esta manera evitarás que queden rayas al plancharlas.
  2. Continúa por el cuello. Extiende el cuello y plánchalo sin forma alguna. Al tamaño de la pieza.
  3. Coloca la camisa abierta a lo largo sobre la plancha. Y ve planchando de abajo arriba asegurándote de dejar la pieza bien lisa antes de comenzar a planchar. Comienza por un lateral de la camisa, sigue por la espalda y termina por el otro lateral.

Consejos para planchar ropa

Hazte con un buen centro de planchado

Si quieres planchar a toda velocidad y que tus prendas queden fenomenal lo mejor es que te hagas con un centro de planchado. La Vaporeta es la compañía por excelencia que lanzó al mercado el primer centro de planchado para particulares. Sin embargo su precio puede resultar algo elevado y quizá no te merezca la pena realizar tamaña inversión.

Hoy en día puedes encontrar centros de planchado verdaderamente baratos. Incluso desde 60 €. Sin embargo es mejor realizar una pequeña inversión y comprar una buena marca. El modelo de Teffal Effectis, con 2200W y 1,5 litros de capacidad puede ser una alternativa ideal si te decides a pasarte al mundo de los centros de planchado. Tiene una de las mejores relaciones calidad – precio del mercado ya que puedes adquirirla por unos 160 €. Estos centros de planchado resultan mucho más ágiles para planchar que las planchas convencionales por varios motivos. Entre ellos destacaríamos los siguientes:

  • Solo es necesario llenar de agua su depósito una única vez. A diferencia de lo que sucede con las planchas, solo tendrás que llenar el depósito de tu centro de planchado una única vez. Y podrás planchar durante varias horas seguidas. Todo dependerá de la cantidad de vapor que utilices.
  • El depósito del centro de planchado es independiente a la plancha en sí. Gracias a esta singularidad tu plancha pesará mucho menos. Por este motivo te costará menos desplazarla por la ropa y lo harás al doble de velocidad que con la plancha convencional. Además de conseguir mayor velocidad dañarás menos las muñecas y tu espalda al tener que soportar menos pesos durante las sesiones de plancha.
  • Capaz de aplicar más cantidad de vapor que la plancha. Puedes aplicar mucha más cantidad de vapor que la plancha. De esta manera tus prendas quedarán mucho más lisas. Además lograrás plancharlas con más facilidad.
  • Puedes planchar verticalmente. Con el centro de planchado puedes eliminar las arrugas de manera vertical. De esta manera eliminarás las arrugas de tus prendas delicadas con mucha mayor facilidad.
¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 66,67% le ha gustado.