Cuando queremos pintar nuestro cuarto, puede haber muchas ideas y claro está eso dependerá del gusto de cada uno, si queremos un color por completo o hacer algunos degradés, tener varios colores, entre otros. Sin duda, repetimos, esto quedará al gusto, pero lo que sí es cierto es que debemos tener en cuenta algunas cosas básicas antes de hacerlo, por eso te invitamos a que sigas leyendo Cómo pintar mi cuarto

¿Que necesitas para pintar mi cuarto?

  • Pinturas del color deseado para paredes
  • Masilla
  • Lija
  • Detergente
  • Brochas
  • Rodillo
  • Cinta protectora
  • Lejía (si hay moho)
  • Máscara antigás (si hay moho)
  • Selladores (en caso de moho)
  • Imprimación

Instrucciones para pintar mi cuarto

  1. Es importante que consigas con antelación aquellos suministros o herramientas que puedas necesitar, todo debe estar a la mano cuando hacemos este tipo de trabajo.
  2. Todo lo que puedas retirar fácil del cuarto hazlo y lo que no, deberás cubrirlo para no irlo a estropear. Si lo que pretendes es pintar sólo alguna parte de tu cuarto, sólo quita y cubre las cosas de esa área. Recordemos que la pintura tiende a gotear hacia abajo, pero también puede salpicar.
  3. Ya que vas a pintar tu cuarto, aprovecha y arregla los daños que puedas encontrar en las paredes, si por ejemplo hay huecos de clavos o tienes restos de pintura vieja, aprovecha y llena los agujeros con una masilla y luego lija tu pared hasta que veas que todo ha quedado plano.
  4. Procede a retirar todo el herraje que no deseas pintar como bisagras, perillas, tomas, manijas, entre otros. Es mucho mejor si los puedes retirar, pero si no, busca la manera de taparlos.
  5. Antes de que pintes debes limpiar y quitar bien todo el polvo de tu cuarto, pues podrían caer restos en la pintura lo que ocasionaría algunos bultos que seguramente no querrás.
  6. Piensa muy bien en lo que quieres pintar, cuáles son los colores que quieres, a lo mejor algunos que quieras que te combinen de forma exacta los tendrás que pintar a la vez. Piensa que los colores, sobre todo si les cae el sol, tenderán a desteñirse.
  7. Si encuentras en la pared mildiú o moho, debes proceder a retirarlo, para hacerlo haz una mezcla de lejía y agua (mitad y mitad), y luego lava tu pared con agua. Cuando hagas esto utiliza máscara antigás, pues algunos hongos son peligrosos. Si esto ha ocurrido mantén el cuarto seco para que el moho no vuelva a crecer. Hay pinturas e imprimaciones que son resistentes al mildiú y al moho. De hecho muchos de estos selladores los venden con este fin.
  8. Debes preparar muy bien las o la superficie que vas a pintar, no deben tener telarañas, polvo o moho, entre otros, además deben estar muy secas. Toma una esponja y pásala por la pared, no debe salir absolutamente nada. Si hay restos de pintura, deberás rasparla con una herramienta especial para esto o con un cepillo de material metálico.
    En la pared no debe haber nada de grasa, pues te será más difícil aplicar la pintura, para ello puedes lavar la pared con un ácido suave o un detergente.
  9. Hay muchas marcas y tipos de pintura especiales para paredes, por eso es muy importante que leas las etiquetas e instrucciones de cada uno antes de que empieces a pintar, así también sabrás cuánto tiempo transcurrirá para que se seque la pintura, así te puedes ir programando.
  10. Procede a aplicar cinta de protección en las áreas y bordes que no vas a pintar.
  11. Pon la tela protectora o los periódicos cubriendo todas las áreas deseadas, pues limpiar gotas de pintura en el piso o en otros objetos no es tarea fácil. Puedes pegarlos en el piso con una cinta adhesiva.
  12. Límpiate muy bien los pies antes de salir de tu cuarto para que no vayas a ensuciar otras partes de la casa, o pon también tela protectora.
  13. Debes aplicar la imprimación, este paso es obligatorio en superficies sin pintura como por ejemplo un metal, yeso, madera, masilla, entre otros, también si hay algún tipo de hongo, esta capa hará que la superficie se selle con agua y además proporcionará una capa a la cual se le pegará bien la pintura. Las pinturas a base de agua no se pegarán a pinturas a base de aceite que no cuenten con una imprimación. Puedes poner una imprimación blanca si vas a pintar con un color claro algo que tiene un color oscuro, pero la imprimación deberá ser teñida si pretendes pintar de una tonalidad oscura sobre una clara. Si la pintura que allí se encuentra no es muy vieja y es el mismo tipo puede que no necesites una imprimación. Si la pintura es bastante lustrosa se debe hacer una imprimación, pues las capas no se adherirán bien a un acabado que sea brillante. Por las dudas será mejor usar una imprimación y mejor si es adherente.
  14. Mira cómo está la cinta protectora y de ser necesario actualízala.
  15. Ahora sí llegamos al paso que más queremos y es el de pintar las paredes, haz todas las capas que sean necesarias para que la superficie luzca bien. Aunque puedes utilizar la pintura que quieras, piensa que por lo general las que son de una buena calidad requieren de menos capas.
  16. Una vez termines de pintar quita la cinta protectora, despega ésta a un ángulo de noventa grados para que los bordes queden limpios, puede pasar que debas volver a poner la cinta si vas a pasar de las dos capas, pues de no ser así la cinta se puede desgarrar de una manera dentada. Si deseas puedes esperar a que la pintura se haya secado para quitar la cinta (aunque si eres cuidadoso es mejor que no esperes a esto), de todos modos no vayas a dejar pasar más de las 24 o 48 horas, dependiendo de la pintura, pues cuando quites la cinta podrías traerte con ella parte de la pintura.
  17.  Si se te filtró pintura por debajo de la cinta, toma un pincel que sea pequeño y haz un retoque de las líneas con mucho cuidado, el resultado no será tan bueno como el que tendrás con una cinta buena, pero podrás hacer que los errores se noten menos.
  18. Si de forma accidental salpicaste del color que no es en algunas zonas, así hayas puesto con cuidado la cinta, procede a retocar con un pincel y con pintura del color más adecuado, teniendo mucho cuidado.
  19. Antes de que procedas a retirar la tela protectora espera a que todas las gotas que hayan caído de pintura se sequen.
  20. Cuando la última capa de pintura haya secado por completo, pon de nuevo los herrajes o elementos que retiraste, a lo mejor quieres desechar los antiguos y comprar nuevos que te combinen bien con tus nuevos colores.  Este tipo de elementos no suelen ser costosos y se consiguen de forma fácil.

Importante consejos para cómo pintar mi cuarto 

  • El polvo y algunas partículas de las pinturas de aerosol pueden hacer que las alarmas contra los incendios se detonen, puedes cubrir los detectores, pero nunca olvides descubrirlos al terminar.
  • Hacer una mezcla de limpiadores con contenido de lejía con otro tipo de limpiadores, puede hacer que se produzca gas de cloro, este es bastante tóxico, así que lee muy bien las etiquetas e instrucciones de uso, para mirar las advertencias que puedan tener en cuanto a seguridad, aunque lo mejor es que no mezcles limpiadores para evitar daños.
  • Las pinturas que son a base de aceite son inflamables, por lo cual deben almacenarse en lugares que sean a prueba de fuego,
  • Pintar mi cuarto puede tener mucha creatividad.

Si te interesó el artículo de cómo pintar mi cuarto, también te interesará Cómo decorar mi cuarto

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.