Cuándo queremos decorar nuestra casa con pintura, existen varios métodos, una de estas técnicas es llamada la de esponjado, es una manera económica, sencilla y divertida de hacerlo, además no necesitaremos materiales extraños, solo las pinturas, unas dos tonalidades o colores y una esponja, esto por otro lado nos ayudará a disimular muy bien imperfecciones que pueda haber en la pared. Si te interesa el tema continúa leyendo Cómo pintar con esponja.

Técnicas para pintar con esponja 

La pintura con esponja logra crear efectos de tonos y colores irregulares sobre la superficie buscando obtener una linda decoración, para esto contamos con varias técnicas, las cuales son:

Pintura de secado

Esta solo puede hacerse con pinturas que sean acrílicas. En esta técnica lo que se hace es tomar la esponja y con ella retirar la pintura que aún está fresca de una primera capa que hemos puesto, para que sea la decorativa.

Pintura a  muñequilla

Es bastante común y lo que se debe hacer es poner la capa o las capas de las pinturas decorativas con nuestra esponja.

Pintura mixta

En esta técnica aplicamos con spray o pistola una lluvia de pintura decorativa sobre nuestra capa de fondo y luego hacemos una sobreimpresión aplicando una segunda capa, según como haya sido la técnica de muñequilla.

Pasos para pintar con esponja

Materiales

  • Pintura base
  • Pinturas de los colores que deseemos
  • Esponja
  • Rodillo

Paso uno

Empezaremos por pintar toda la pared con un color que sea de base, o sea que debe ser más clara, esto lo haremos con pintura que sea acrílica y de preferencia satinada y de una tonalidad clara.

Paso dos

Tomamos un rodillo y pintamos la pared de la forma que siempre lo hacemos, debemos leer las instrucciones del envase para saber cuánto es el tiempo de secado, una vez esto ocurra ya sí podemos hacer la aplicación del esponjado.

Paso tres

Tomaremos la pintura que tengamos más oscura, ahora haremos esta mezcla: diluiremos tres cuartos de pintura con un cuarto de agua.

Paso cuatro

También debemos preparar la esponja, podemos hacerle recortes salientes o picos que sean bastante pronunciados.

Paso cinco

Ahora procedemos a introducir la esponja en nuestra pintura y luego exprimiremos el sobrante, este punto es bastante importante para lograr un acabado bueno sin gotas.

Paso seis

Ahora pintaremos apoyando nuestra esponja de una forma intermitente. Antes de hacer eso se aconseja que hagamos una prueba con la esponja sobre alguna superficie que posea una textura parecida para que podamos ver cómo podría quedar o al menos practicar. Al hacer esto podemos ver si tenemos la esponja bien, si de pronto la necesitamos cambiar, hacerle algunos otros cortes o hacer cambios en el tono o la mezcla.

Paso siete

Una vez hecha la prueba debemos comenzar por una esquina de nuestra pared y luego continuar el procedimiento de pintada por franjas, mientras vamos avanzando nos vamos retirando un poco para que podamos apreciar cómo va quedando el acabado.

Paso ocho

No debemos dejar nuestro trabajo empezado, si por alguna razón se hace necesario o decidimos parar, debemos procurar que por lo menos sea cuando se acaba el lienzo de pared con el que estamos trabajando en ese momento, de este moto podemos evitar cortes y tonos no deseados que pueden terminar estropeando el acabado.

Paso nueve

Es una técnica bastante simple y con diversos colore y tonos se pueden conseguir efectos originales y vistosos en nuestras paredes.

Otra forma para pintar con esponja

Algunas de las técnicas que nos pueden resultar familiares son las del estarcido y las del drapeado, lo bueno es que como ya hemos venido explicando, existen maneras prácticas y sencillas de hacerlo, todo con un gran implemento y es simplemente una esponja, tal vez puede sonarnos como una manualidad para los niños, pero la realidad es que pintar con este instrumento tiene varias aplicaciones que pueden ir más allá de lo que nos pase por la cabeza.

En esencia sí es una manualidad y también un arte donde cogemos una esponja, le aplicamos pintura y luego estampamos, que es prácticamente lo que hicimos en la forma uno de cómo pintar con esponja. A continuación miraremos variantes y no estamos hablando solo de la pintura que podemos usar, recomendablemente gouache, efecto tiza, acrílica o en espray, entre otras

La preocupación mayor en este caso deben ser los colores y la superposición, las combinaciones arriesgadas, las seguras, todo será de acuerdo al gusto de la persona que está pintando.

Materiales

  • Pintura base
  • Pintura para decorar
  • Esponja
  • Periódicos o papel sucio
  • Rodillo
  • Pincel

Paso uno

Este método no cubre mucho por lo cual es importante primero poner un color base y sobre este pondremos nuestras manchas.

Paso dos

Cogeremos la pintura con nuestra esponja, podemos impregnarla y escurrirla o hacerlo con pincel, es más largo el proceso, pero también más efectivo porque podemos ser más exactos en lo buscado. Debemos recordar que hoy las esponjas son de diferentes tipos y por lo tanto también la capacidad que tienen para absorber será diferente.

Paso tres

Debemos descargar la pintura, no importa cuál método hayamos elegido para cargar nuestra esponja, claro que si elegimos por impregnar la esponja con mayor razón necesitaremos este paso, debemos realizar una primera impresión para de este modo eliminar los sobrantes de pintura de la esponja, para esto es importante contar con papel sucio o periódicos, lo que nos ayudará a hacer esas impresiones.

Paso cuatro

Ahora es el momento de hacer nuestras impresiones, según lo que queramos.

Drapeado

Como lo dice su propio nombre esta técnica consiste en la aplicación de pintura por medio de un trapo, pero en este caso lo que haremos es que en vez del paño utilizaremos la esponja, claro está con lo que esto implica o sea sus imperfecciones, pliegues, rugosidad entre otros.  Según la esponja que tengamos obtendremos la pintura, pues todas son diferentes no es lo mismo una natural que una sintética.

Estarcido

Esta palabra viene de una palabra en inglés stencil que quiere decir plantilla, pero igual muchas veces se emplea sin una plantilla. Para esto lo que hacemos es aplicar pintura sobre nuestro soporte, dando toques pequeños con la esponja, debemos hacer lo posible por no ir a arrastrar, sólo dar los pequeños golpes como si estuviéramos haciendo puntillismo, solo que muy grueso. Con esta técnica podemos lograr combinaciones de colores para dar sensaciones de movimiento, hacer algún degradado o resaltar detalles.

Arrastre

En los dos casos ya mencionados vemos que trabajamos con la mano estando quieta, por decirlo de alguna manera y con movimientos que son repetitivos, en cambio con esta técnica lo que probaremos es desplazar nuestra mano y de este modo crear formas por medio de las manchas de la pintura. Para iniciarse con esto podemos empezar con los círculos.

Notas para pintar con esponja 

  • Lo más importante, si quieres pintar con esponja, es que recurras a tu creatividad, pues puedes tener muchas técnicas y maneras de hacerlo y puede resultar en todo un arte.
  • Cuando vayas a elegir los colores, es a tu gusto, pero es importante que tengas en cuenta aspectos como la calidez o el ámbito que quieras generar, la iluminación, la forma como está decorado tu hogar. Como hemos mencionado lo ideal es tener de fondo un color claro y que la pintura con esponja sea oscura, se podría hacer al contrario, pero únicamente si nos encontramos en un ambiente bastante luminoso, pues el color que será el dominante será siempre el de la base.

Si este artículo te ha interesado seguro que este donde te explicamos cómo pintar una casa también te interesará

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.