Una parte importante de nuestra cocina es la nevera. A veces no vemos cuán importante es, sino hasta el momento que nos falta. Entonces comenzamos a preguntarnos, “¿Dónde puedo guardar las carnes?” “¿Qué hacer con la leche?” “¿Cómo mantener frescos los vegetales?”.

Por otra parte, como es un electrodoméstico diseñado para almacenar cosas, muchas veces solo las arrojamos dentro de él. Sin el más mínimo cuidado. Al fin y al cabo, lo realmente importante es que mantenga refrigeradas las cosas para su preservación.

Pues, te tenemos noticias… La forma en la que están distribuidos los alimentos dentro de la nevera, puede hacer que esta conserve los alimentos por más tiempo. Incluso, hasta puede determinar la vida útil de este maravilloso aparato.

¿No lo habías pensado hasta ahora? ¿En qué condiciones está tu nevera?… ¿Excelente, aceptable, terrorífica? Si escogiste la segunda opción, no te conformes, puedes mejorar para darle un uso más apropiado. Por otra parte, si estás en la opción tres, es imperativo que hagas algo al respecto. No solo para conservar mejor tus alimentos, sino para alargar la vida de tu nevera.

Cómo organizar una nevera

Si eres del tipo de persona que no manda a abrir la nevera a otros, por temor a que vean las condiciones en la que está, tienes un verdadero problema que atacar. No tienes por qué sufrir esa vergüenza.

¿Te falta creatividad? ¿No tienes la menor idea de qué hacer? Es cierto que, en ocasiones no sabemos por dónde podemos comenzar. Sin embargo, el día de hoy te estaremos dando consejos sobre cómo puedes organizar la nevera y no morir en el intento.

No hay excusas. Ya tienes a la mano la ayuda y dirección que necesitas. Ahora solo queda que pongas de tu parte y tomes cartas en el asunto hoy mismo.

Instrucciones para organizar una nevera

Mantener organizada la nevera reporta muchos beneficios. Como ya lo hemos señalado, ayuda a preservar mejor y por más tiempo los alimentos. Además, alarga el tiempo útil del frigorífico. Pero, no solo eso, sino que también contribuye al ahorro de energía eléctrica.

De modo que, por donde lo mires, vale la pena esforzarse por cambiar de hábitos. Siempre es bueno mejorar. No podemos quedarnos estancados toda la vida. Ahora bien, ¿qué hacer para organizar la nevera?

Lo primero que debes hacer es conocer los alimentos que tienes dentro de ella. A veces, pasa que tenemos refrigerados ciertos alimentos o comidas ya preparadas, que ni recordábamos que estaban ahí.

Por supuesto, esto es totalmente perjudicial, y no solo por el hecho de que se descomponen y pierdes el dinero que invertiste, sino que desaprovechas un espacio que puedes utilizar para organizar otros alimentos y expones tu salud y la de tu familia al consumir esas comidas.

Tal como has podido notar, una cosa lleva a la otra. Luego de saber qué tienes en tu nevera, saca lo que esté descompuesto o vencido para aprovechar mejor los espacios.

Por otra parte, es importante que seas cómo se distribuyen correctamente los alimentos. Una regla básica es que estos se deben ordenar según el frío que necesiten.

Por ello, si tienes carne cruda o pescado, y lo vas a utilizar al día siguiente, puedes guardarlo en la gaveta inferior, debajo de donde generalmente van las verduras y frutas. Allí está la temperatura más baja así que se conservarán mejor.

Luego, están los lácteos como el queso y la leche, estos necesitan las temperaturas más templadas. Ubícalos de esa manera en tu nevera, donde haya más frío. En cuanto a los embutidos, los platos que ya están preparados y otros alimentos que deben consumirse rápidamente, puedes guardarlos en la parte central.

Puedes utilizar las repisas de las puertas de la nevera para las salsas y lo que amerite poca refrigeración. Ahora, quizás te parezca que organizar tu nevera es comparable a una misión imposible. ¡Nada más alejado de la realidad!

¿Que necesitas para organizar una nevera?

En la nevera, menos es más. Por ello, evita acumular demasiadas cosas dentro de ella. ¡Simplifica! En lugar de preparar nuevos alimentos, aprovecha los que ya tienes guardados en la nevera y así desocupa ese espacio.

Para mantener organizada tu nevera, no hace falta mucho. Por ejemplo, puedes valerte de tazas o bolsitas con cierre hermético, para guardar algunos alimentos, en lugar de dejarlos ya abiertos en la lata o empaque en donde originalmente venían.

Guardar tus comidas en tazas, te permitirá apilar una sobre la otra y así aprovechar mejor cada lugar. También puedes reciclar algunos frascos de vidrio, para contener algunos líquidos, y colocarlos en la puerta de la nevera.

Un dato, que te será de mucha utilidad, es colocarle a tus tazas un pequeño rótulo en donde indiques el alimento que contiene y, de ser necesario, la fecha de caducidad. Además de ser muy práctico, eso te permitirá conocer el contenido de tus envases sin tener la necesidad de abrirlos uno por uno.

Así evitarás un consumo innecesario de energía eléctrica, al mantener la puerta abierta de la nevera, mientras encuentras lo que estás buscando. Por otra parte, es menos probable que se dañe algún alimento, pues la fecha de caducidad está a la vista.

Cómo organizar una nevera

Como te lo habíamos comentado, no necesitas de muchas cosas para mantener organizada tu nevera. Bastará con un par de tazas y bolsitas de cerrado hermético, cinta para rotular y suficiente espacio para distribuir bien los alimentos.

Es importante que tengas presente que, el que todo parezca estar perfectamente apilado y engranado, no es sinónimo que todo está muy bien. Es necesario que dejes espacio para que el aire frío pueda circular correctamente entre los alimentos a fin de que puedan estar bien refrigerados.

Consejos para organizar una nevera

Aunque no lo creas, es muy común que tengamos guardados en nuestra nevera alimentos que no requieren ser refrigerados.

Por ejemplo, los tomates, el ajo, la cebolla y los huevos. De hecho, ¿dónde encontramos estos alimentos en el supermercado? ¿Verdad que están en el refrigerador? La razón es muy sencilla, no necesitan ser refrigerados. Si los tenemos en la nevera, solo están ocupando, innecesariamente, un lugar importante. Ten presente que la nevera no es una despensa. Esto te permitirá guardar en ella solo lo que sea estrictamente necesario.

Por otra parte, debes aprovechar mejor el refrigerador o congelador. Si no consumirás en los próximos días ciertos alimentos, lo mejor es que los congeles para que duren más tiempo y así desocupas espacio de la nevera.

Saca de la nevera las tazas que no tengan nada guardado. Este error es más frecuente de lo que piensas.

Mantente al tanto de la fecha de vencimiento de los alimentos. Así no estarás guardando cosas que son innecesarias y hasta perjudiciales. La mejor manera de controlar esto es colocando hacia delante lo que tiene más tiempo en tu nevera.

Cuando hagas las compras, coloca en la parte de atrás lo nuevo que adquiriste. Por regla general, estos son los alimentos que durarán más. Si lo piensas bien, estarás cuidando tu salud y la de tu familia, la duración de tu nevera y ahorrarás dinero. Ya que no se desperdiciará nada.

Al momento de organizar tu nevera, no pegues los alimentos a las paredes de la misma.

Por otra parte, evita la contaminación cruzada, ¿qué quiere decir esto? No permitas que los alimentos que ya están cocidos, tengan contacto con los que están crudos. Ya que estos pueden contaminar con bacterias a aquellos que ya han sido debidamente higienizados al ser pasados por el fuego de la hornilla.

Estos consejos son sumamente fáciles de recordar y aplicar. Pero si tienes mala memoria, puedes hacer una lista con estas normas y colocarlas en la puerta de la nevera para que tu familia también contribuya a mantener organizada la nevera.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.