Por lo general, a todos nos gusta estar en nuestra casa. Incluso, preferimos estar ahí que en cualquier otro lugar. Y es que en nuestras casas nos sentimos libres, cómodos, tranquilos, dueños de todo. De hecho, cuando por alguna razón tenemos que salir, añoramos volver porque solo ahí podemos realmente ser nosotros y descansar.

Sin embargo, por más establecidos y seguros que nos sintamos, hay situaciones en la vida que nos llevan a cambiar de entorno. Por ejemplo, la pérdida del empleo, el aumento del arriendo, la muerte de un familiar, entre otras.

Mudarse nunca ha resultado ser una tarea agradable. Y, no solo por el hecho de tener un fuerte apego a la propiedad por el tiempo y los momentos que hemos vivido ahí, sino porque mudarse también es una tarea muy engorrosa que, a menudo, nos deja cansados física, mental y emocionalmente.

Pero esto no tiene por qué ser una regla. Claro, quizás te estés preguntando cómo mudarse puede ser una experiencia más amena. Nada parece indicar que pueda ser posible, pero te tenemos buenas noticias.

Tal vez les ha pasado que en un principio no sabían hacer cierta tarea, como cocinar. Pero, alguien con experiencia, nos indica qué podemos hacer y luego vemos todo más sencillo.

De igual modo puede suceder en el caso de las mudanzas. Si tenemos una guía, ya sabremos cómo podemos organizarla y ejecutarla con éxito. Sin embargo, no te garantizamos que no te cansarás. Lo que sí podemos asegurarte es que trabajarás menos y, por tanto, te esforzarás menos y te quedará tiempo para descansar, si así lo deseas.

ómo organizar una mudanza

Ahora bien, ¿por dónde podemos empezar? ¿Qué es necesario que tengamos? ¿Cuáles son los consejos más útiles al respecto? Te estaremos respondiendo estas y otras interrogantes a continuación.

Instrucciones para organizar una mudanza

  1. Tan solo con pensar en todo lo que implica mudarse, hace que nos sintamos abrumados y confundidos. Pero tómatelo con calma. Si organizas la mudanza con tiempo, de seguro te irá mejor.
  2. Lo primero que debes hacer es ordenar lo que vas a llevarte y tirar a la basura lo que no necesites. No seas demasiado sentimentalista. Hay que reconocer que podemos desprendernos de muchas cosas que no tienen mayor utilidad. En ese caso, ¿para qué dejarlas guardadas? Si no deseas tirarlas, considera la posibilidad de donarlas.
  3. Si vas a contratar una empresa de mudanzas, lo mejor es que compares los precios con tiempo. De hecho, si es posible, lo mejor es que vayan hasta tu casa para poder hacer un presupuesto real. Escoge la empresa que mejor se ajuste a tus necesidades.
  4. Otra cosa muy práctica que puedes hacer es tener una lista de las cosas que te llevarás en la mudanza. No es secreto que al mudarse siempre se pierden o se rompen cosas. Llevando una lista será más fácil determinar qué cosas te faltan.
  5. Busca materiales de embalaje, como cajas, cinta adhesiva y bolsa. Lo ideal es que protejas las cajas en donde transportarás objetos frágiles. Puedes acolcharla con papel periódico, además de rotularlas para embalar.
  6. Al momento de embalar, guarda primero las cosas que uses con menos frecuencia y que sepas que no utilizarás en los próximos días. Así evitarás tener que abrir las cajas y volverlas a cerrar.
  7. Es importante que cada caja tenga bien identificado su contenido y a qué parte de la casa va. Eso te permitirá invertir menos tiempo en la organización de esas cosas.
  8. Si tienes objetos de valor, como joyas o documentos, es mejor que los lleves personalmente en tu bolso de mano. Otra cosa que debería incluir tu bolso de mano, son los medicamentos. Haz un pequeño botiquín con las cosas más indispensables por si se presenta una eventualidad.
  9. Coloca en tu maleta la ropa que utilizarás en los próximos días así como los artículos de higiene personal como el cepillo de dientes, pasta dental, jabón, entre otras cosas importantes. Asegúrate que el resto de la familia haga lo mismo.
  10. También debes contar con dinero en efectivo, no solo para pagar los gastos de la mudanza sino para algún gasto adicional y para las propinas que quizás tengas que dejar en algunos lugares.
  11. El día de la mudanza, verifica que el camión que llegue a tu casa sea el que hayas contratado. En ocasiones, las empresas envían camiones más pequeños y esto puede causarte muchos inconvenientes y dolores de cabeza.
  12. Supervisa que todas las cajas que llevas sean introducidas en el camión de mudanzas.

¿Que necesitas para organizar una mudanza?

No te vamos a engañar, mudarse es una tarea ardua. Sin embargo, puede ser una experiencia menos estresante si cuentas, de antemano, con las cosas necesarias para realizarla.

Por ejemplo, algo que necesitarás, en cantidad, son cajas de cartón. Búscalas con anticipación, no lo dejes para el último día. Gracias a su material, las puedes desarmar y apilar con facilidad hasta el momento en que las vayas a utilizar.

ómo organizar una mudanza

También debes contar con cinta para embalar. Así podrás asegurar mejor tus posesiones y evitar que se salgan en caso de llegarse a voltear alguna caja.

Te será de mucha utilidad contar con etiquetas para enumerar las cajas y marcar el contenido de cada una. Esto te permitirá darte cuenta si te falta alguna caja, gracias a la numeración, y poder organizar mejor y más rápido cuando llegues a tu nueva casa.

Por otra parte, puedes armar una carpeta, ¿para qué? ¿Qué puedes guardar en ella? Ahí puedes organizar los documentos necesarios para la mudanza, los permisos y facturas. Así tendrás todo en regla y organizado.

Además, puedes incluir en ella una lista detallada de las cosas que trasladarás en la mudanza. Es mejor un lápiz corto a una memoria larga. Hay cosas que se nos pueden olvidar, pero tendremos menos probabilidades que eso nos pase, si tenemos todo anotado con anticipación.

También necesitas contactar con tiempo la agencia de mudanzas. De esta manera podrás escoger, no solo la que más te convenga por la calidad de su servicio sino también por el costo del mismo.

En caso de no querer utilizar un camión de mudanzas, sea porque quieres ahorrar o por cualquier otro motivo, contacta una personas que puedan ayudarte a cargar y trasladar tus cosas.

No hagas las cosas solo, por más autosuficiente que pienses que eres. Pide ayuda. Una mano amiga nunca está de más. Mientras más comida haya, más son los que comen. Es decir, la ayuda nunca sale sobrando.

No olvides que es muy importante que tengas a la mano dinero extra. Los imprevistos existen y cualquiera de nosotros puede ser víctima de uno. Es mejor tener algo guardado para poder solventar y no retrasar los planes que ya tienes programados.

Mudarse implica un desgaste considerable de energía. Por ello, necesitarás estar bien descansado. Lo que significa que, aunque tengas muchas cosas pendientes por hacer, debes procurar dormir temprano. De esa manera, al día siguiente despertarás más relajado y con ánimos de empezar el día con una actitud positiva.

Si las cosas no se dejan al azar, hay mayores posibilidades de que marchen bien y logres tener éxito. Recuerda que la organización y la disciplina siempre dan buenos resultados.

Consejos para organizar una mudanza

Hasta ahora, hemos podido darnos cuenta que, muchas de las afirmaciones relacionadas con las mudanzas, eran solo cuentos de camino. Es decir, mitos que, por una u otra razón, habían condicionado nuestra forma de pensar.

Sin embargo, por muy difícil y cuesta arriba que parezca, con esfuerzo, paciencia y una buena organización, es posible que salgamos airosos de esta travesía.

Ahora bien, hay ciertas cosas que es importante no olvidar. Por ejemplo, si vas a trasladar un frigorífico o una nevera, asegúrate de descongelarlo por anticipado.

No solo porque será más liviano para trasladar, sino porque se puede ir descongelando en el camino y causar un verdadero caos en el camión de mudanza.

Si tienes comida refrigerada, debes procurar consumirla antes del día de la mudanza. De lo contrario, tendrás que regalarla. Esa sería una buena opción si lo que quieres es salir del paso rápido.

Si no deseas regalarla, entonces puedes usar una pequeña cava con hielo para mantener refrigerados algunos alimentos. Pero debes tomar en cuenta algunos factores como el tiempo que durará el viaje y la incomodidad que te podría causar llevar la cava además de tu bolso de mano y tu carpeta con los documentos.

Por otra parte, si te mudas a un lugar muy distante y el viaje tomará su tiempo, ponte ropa cómoda. Ropa que te permita moverte con facilidad, por si hay que parar a descansar un poco en alguna estación de gasolina o si es necesario caminar por cualquier imprevisto.

Si vives en una zona calurosa, mantente hidratado. Y no está de más llevar algo de comida para entretener el estómago mientras estás viajando. Los niños, sobretodo, pueden inquietarse demasiado y hacer que la mudanza sea más larga de lo que se había programado.

Aunque estos consejos podrían parecer triviales o de poca importancia, pueden ayudarte a hacer menos traumática la experiencia de mudarte. De hecho, ni siquiera tiene por qué ser traumática.

En ocasiones todo es cuestión de actitud. O sea, la forma con que asumamos las cosas puede repercutir, positiva o negativamente, en los planes o proyectos que tengamos planificados. Así que lo mejor es ser optimista y asumir los cambios con la mejor actitud posible.

Organizar de ante mano, es estar un paso adelante, siempre será de beneficio. Por eso, no te duermas en los laureles. Organiza tu mudanza hoy mismo.

¿Te ha gustado?