El día de ordenar la cocina siempre parece una odisea. La mayoría de las cocinas, aunque a primera vista parezcan ordenadas, suelen tener los cajones y muebles llenos de trastos. Y es que parece que cuanto más ordenamos, más desorden encontramos. No hay que preocuparse. En este artículo os enseñaremos a ordenar la cocina y a mantenerla ordenada durante el día a día. Os daremos algunos trucos y consejos para que siempre que entréis en vuestra cocina parezca que haya sido limpiada hace unos minutos.

Ya tengas una cocina grande como una cocina pequeña, el desorden siempre está presente. Pero sí es cierto que en una cocina pequeña menos siempre es más. Por lo que el mínimo desorden parece ser enorme. Sin más dilación, dejamos paso a los consejos y trucos para que tu cocina esté siempre ordenada.

Cómo ordenar la cocina y no morir en el intento

Clasificar y tirar

Este es el paso más importante de todos. Todos tenemos platos, vasos, tazas y demás utensilios de cocina que hace mucho tiempo que no utilizamos. Y, lo que es peor, que sabemos perfectamente que no lo vamos a utilizar nunca más.

Pues el primer paso es deshacerte de todas esas cosas. Puede que te de un poco de pena tirar alguno de esos platos o utensilios, pero es totalmente necesario. Esos objetos que no están siendo utilizados solo ocupan un espacio innecesario y valioso en nuestra cocina.

Aprovechar el espacio y organizar

Una vez nos hayamos deshecho de todas las cosas que nos sobraban y solo servían para dar vueltas en nuestra cocina, es hora de organizar. Lo más importante es saber aprovechar cada espacio libre que tengamos en nuestra cocina. Pero sin sobrecargar de objetos y utensilios el exterior. De esta forma, cada vez que entres en tu cocina la verás despejada y ordenada.

Sácale partido a las paredes

Este es un punto importante. Y no nos estamos refiriendo solo a las paredes de la cocina. También a las paredes de los muebles.

Para empezar, podemos fijar nuestra atención en el lavabo. Es corriente que debajo del lavabo tengamos un mueble con un montón de productos de limpieza. Y, habitualmente, estos productos suelen estar desordenados y desperdigados por el mueble. Una forma práctica de ordenar esta parte de la cocina y sacarle partido a las paredes es colgar bolsillos en la puerta del mueble. Este tipo de bolsillos se venden en cualquier supermercado o tienda que venda cosas de cocina o de la casa en general. Básicamente es un trozo de tela con bolsillos cosidos que se puede colgar de las paredes o de las puertas. Coge uno de estos y fíjalo a la puerta del lavabo. Hay algunos que tienen unos ganchos para ser colgados, pero si quieres más estabilidad y que la tela no se mueva, simplemente pega toda la superficie de la tela en la puerta de tu lavabo de cocina. De esta forma podrás meter productos en cada bolsillo y los tendrás siempre a mano y ordenados.

Por otra parte, puedes colgar bandas magnéticas en las paredes de tu cocina. En estas bandas puedes colocar utensilios de cocina como cuchillos o espátulas que se peguen al imán. Esta es una buena idea para mantener una gran parte de los objetos cotidianos fuera de los cajones. También facilitará su acceso. Estas bandas magnéticas también pueden servir para colocar tarros metálicos y poner las especies en ellos. De esta forma podrás tener a mano todas tus especias y no estar desordenadas en un cajón. En vez de tiras magnéticas, también puedes utilizar unos ganchos para poner los utensilios de cocina en las paredes.

Organiza tus cajones para ordenar la cocina

Una de las cosas que siempre están desordenadas en tu cocina son los cajones. Para los cubiertos utiliza separadores especiales de cubertería. Los puedes encontrar en cualquier tienda de menaje para el hogar. Y los hay de muchos tipos. Los más habituales suelen ser de plástico, pero si quieres darle un toque diferente a tus cajones, apuesta por uno de madera.

Una buena idea es darle a cada cajón o armario una categoría. Determina qué utensilios u objetos irán en cada cajón y, de esta forma, siempre sabrás donde encontrar cada cosa. Los espacios más amplios puedes destinarlos a las ollas y sartenes, mientras que en los más pequeños puedes meter exprimidores, batidoras pequeñas, cafeteras o la termomix. Si diferencias cada zona, te será mucho más fácil ordenar la cocina cada día. Porque cada vez que laves un objeto, lo puedes poner directamente en su lugar.

Para mantener en orden nuestros cajones y muebles existe un truco infalible. Los botes y contenedores. Muchas personas cometen el grave error de mantener siempre la bolsa o envase en el que vienen los productos. Pero si inviertes un poco de dinero en comprar botes buenos y transparentes, verás cómo te cambia la vida en la cocina.

Organizar la comida

Este es un punto muy importante para ordenar la cocina de forma adecuada. El frigorífico deberá estar siempre ordenado y recogido. Para ello, aprovecha cada rincón y coloca las cosas bien. Por ejemplo, utiliza hueveras para poner los huevos. No solo ahorrarás espacio si no pones el envase directamente en la nevera. Sino que, además, conseguirás que los huevos se rompan menos y estén en mejor estado. Utiliza adecuadamente las baldas de la puerta de la nevera para colocar los envases de zumo, de leche.. De esta forma, estarán siempre a mano.

Un consejo para mantener siempre la nevera limpia y organizada es limpiar inmediatamente cuando vemos una mancha. También tenemos que tener cuidado con los olores, por lo que tira las cosas que estén caducadas o se estén poniendo malas. Pon atención a tu congelador, tira todas las comidas que lleven mucho tiempo ahí e intenta mantenerlo limpio descongelándolo y quitando el hielo una vez al mes.

Para organizar tu despensa o el cajón donde guardas la comida, puedes poner pequeñas cestas. Así, no solo lograrás tener a mano la comida. Sino que evitarás que se mezcle con las demás y que estén rodando por los cajones.

Una buena idea es hacerse de un carrito de cocina. Estos carritos suelen venderse en tiendas que venden cosas del hogar y en ferreterías. Estos carros tienen cajones y compartimentos donde guardar todas tus cosas. Lo mejor es comprar un carrito que te quepa en un rincón de la cocina o en el hueco de un mueble. De esta forma, aprovecharás el espacio que tenías libre sin necesidad de instalar baldas o encimeras.

Aprovecha cada rincón

Si tienes un espacio entre tus armarios de la cocina y el techo, piensa en las cosas que puedes poner ahí. También puedes utilizar los huecos entre armarios o el rincón de la pared. Piensa que todo lugar es bueno para colocar tus objetos y demás.

Por último, el truco para ordenar la cocina día a día es poner las cosas en su sitio inmediatamente después de utilizarlas. E intentar tener siempre despejada la encimera y el lavabo. Así, te será más fácil limpiar tu cocina. Y una cocina ordenada es más fácil de decorar.

Esperamos que este artículo os haya dado la información necesaria para organizar tu cocina pero, también que os haya dado ideas para reinventar vuestra cocina.

¿Te ha gustado?