Cómo ordenar la casa

Ordenar la casa no solo nos permite tener una casa acogedora y donde se encuentran las cosas a la primera. También nos da la oportunidad de vivir en un espacio cómo y agradable donde estar. Además, según algunas investigaciones, ordenar la casa nos aporta muchos beneficios a nuestra salud. En primer lugar, cuando limpiamos el polvo nos deshacemos de un montón de gérmenes y alérgenos. Que, de otra forma, estarían continuamente presente en nuestras vidas.

También nos lleva a pensar que limpiando de forma continua cada rincón de nuestra casa, los materiales y los objetos nos duren más en el tiempo. Por otro lado, especialistas afirman que para rendir mejor y lograr concentrarse bien es necesario un ambiente ordenado y limpio. Por eso, ordenar la casa también te aportará beneficios si trabajas en ella.

Desde aquí os recomendamos que si tenéis que hacer una limpieza a fondo de vuestra casa, elijáis un día concreto para hacerla. De esta forma será como una cita, algo de lo que no te puedes olvidar. Es muy fácil decir que ya se ordenará otro día la casa. Pero, de esta forma, nunca lo haremos. Por eso, fijad una fecha en un día que sepáis que estaréis libres y no os escaqueéis. Después lo agradeceréis.

En relación a esto, también tenemos otro consejo al respecto. Haced la limpieza de una sola vez. Es mucho mejor que si lo hacéis en varios días. Esto ocurre porque al hacerlo todo en una vez, aumenta tu motivación y puedes ver los resultados inmediatamente. Si, en cambio, dejas cosas por hacer para el día siguiente, no es seguro que lo termines. Y, además, parecerá que todo tu esfuerzo ha sido en vano porque todavía verás cosas sucias o zonas que deben ser ordenadas por los rincones de tu casa. Y eso podría desanimarte.

A continuación os dejaremos algunos trucos para ordenar la casa y, sobretodo, formas de ordenar la casa para que tu espacio esté siempre limpio y ordenado.

Cómo ordenar la casa

Tiramos lo que no nos sirve

El primer paso, y el más importante, es deshacernos de todo aquello que no necesitamos. Muchas veces nos cuesta tirar todas las cosas que hemos ido guardando a lo largo de los años. Pero, para vivir bien, es completamente necesario. No nos sirve de nada guardar montones de regalos que no nos gustan, recuerdos de viajes que tenemos guardados en un cajón o esos objetos de decoración que compramos hace tanto tiempo y que ya no combinan con nuestra casa.

Pensad que para que lleguen cosas nuevas hay que quitar de en medio las cosas viejas. Dedica un día a revisar en profundidad todos los objetos que tienes por casa y piensa si realmente los necesitas en tu vida o no.

Empieza a ordenar la casa con la tarea más sencilla

Este es un buen truco. Si empiezas a ordenar la casa con la tarea que te resulte más sencilla o con la que disfrutes más, te costará menos seguir. Cuando termines con la primera tarea, por ejemplo, ordenar tu armario, continúa con la siguiente tarea que más te guste. Después, elije una que te guste menos o sea más complicada. De esta forma, no tendrás que hacer todo lo que no te gusta por último. Si después de un par de tareas cómodas y gustosas empiezas a intercalar las más difíciles, el trabajo se hará mucho más ameno.

Pon orden a tus papelotes

Seguro que tienes un cajón donde guardas todas las cartas, facturas, papeles importantes, papeles del médico… Y, cada vez que abres el cajón, todo es un caos. Es hora de arreglar todo eso. Ve a una papelería y hazte de unas cuantas carpetas y rotuladores. Separa las carpetas por temas, por ejemplo, una para los papeles del médico, otra para los papeles del coche, otra para las facturas de la luz… Y, si quieres hacer bien bien bien este trabajo, ya que te has puesto a ordenar, puedes ordenar los papelotes por fechas, dejando los más recientes en la superficie. De esta forma, no solo te resultará más fácil encontrar esos papeles que estabas buscando. Sino que, a la hora de guardarlos también te resultará más sencillo. Y, además, no volverás a tener este problema ya que cada papel que recibas nuevo ya tiene una categoría.

Ordenar los cajones

Acabamos de hablar del cajón de los papeles pero es que todos los cajones parecen estar desordenados. Abra el cajón que abra, todo se amontona en su interior y tardo muchísimo en encontrar lo que quería. ¿La solución? Separadores de cajones. Unos maravillosos separadores de cajones. Sirven para todo, tanto como para la ropa interior, como para los cubiertos, como para los cajones del salón donde tienes guardados libretitas, bolis, llaves… Gracias a estos separadores tan sencillos, pondrás en orden cualquier cajón de tu casa.

Trucos para ordenar la casa

Almacenar en cajas

Esto sirve para cualquier área de la casa pero, más aún, para las habitaciones. Siempre tenemos un montón de DVD’s, películas, discos… ocupando el espacio de las estanterías. Para recuperar este espacio, podemos comprar cajas bonitas y que le den un toque decorativo a la habitación y llenarlas con estas cosas. Además, de esta manera, también mantendremos los DVD’s y demás ordenados y libres de polvo.

Un truco para el salón podría ser tener taburetes con espacio de almacenaje. Gracias a estos, podrás guardar mantas pequeñas o cualquier otra cosa que antes tenías por el medio en el salón. Ahora seguirás teniendo a mano todos esos artículos que necesitas en el salón, pero debidamente ordenados en un taburete.

Los cojines

Un punto importante para volver a ordenar la casa después de mucho tiempo son los cojines. Muchas veces, llenamos nuestros sofás, sillones y camas de cojines. Creemos que le dan cierto aire de sofisticación a nuestras estancias, pero eso no es del todo cierto. En verdad, ver una superficie como un sofá repleto de cojines lo único que transmite es una sensación de caos total. Intenta eliminar unos cuantos cojines de tus habitaciones y te darás cuenta de que ahora parece que hay más espacio en tu casa.

El día a día

Por último, una vez hayas finalizado de ordenar la casa en profundidad, llega lo más importante. Mantener la casa limpia a diario. Esto es fácil si lo hacemos con pequeñas cosas.

Por ejemplo, cada vez que llegues a casa, cuelga tu abrigo en el perchero o en el armario. Al igual que el bolso, la mochila o cualquier accesorio que lleves puesto. Y en cuanto llegues a casa, si te cambias de ropa, pon en el cesto de la ropa sucia la ropa que vayas a lavar. Si lo haces inmediatamente todos los días, no tendrás que ir recogiendo la ropa de todas partes cuando vayas a poner una lavadora. Igualmente, cada vez que termines de hacer una comida, o inmediatamente después de comerla, limpia los platos y el fregadero. Así no tendrás que hacerlo después y, lo que es más importante, no se te acumularán los platos en la pila.

Esperamos que este artículo os haya ayudado a poner en orden vuestra casa y a que continúe limpia con el paso de los días. Que no se os olvide, la constancia es lo más importante.

¿Te ha gustado?
6 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.