Siempre es bueno tener un pasatiempo. Realizar una actividad que nos ayude a salir de la rutina del día a día. Algunos son dinámicos y prefieren pasatiempos activos, como por ejemplo, trotar, realizar algún deporte o ir al gimnasio. Mientras que otros prefieren actividades más pasivas, como leer un buen libro, escuchar música o coleccionar cosas.

En este último reglón encontramos una amplia variedad de cosas que podemos coleccionar. Están los álbumes de barajitas, caracolas de mar, postales de diferentes países, monedas, entre muchas cosas más.

Toda colección tiene un valor, y no estamos hablando simplemente de un valor sentimental, puesto que siempre hay más de una persona interesada, las colecciones pueden estar valoradas en miles de euros.

Por ejemplo, en el caso de las monedas, pueden coleccionar las monedas de un mismo país, tomando en cuenta los años de antigüedad hasta llegar a la más actual, pero también puedes reunir monedas de diferentes partes del mundo. Hay monedas de bronce, de cobre, de plata, de oro y mucho más.

Ambas opciones son muy ambiciosas y requieren mucho esfuerzo. Adquirirlas, en ocasiones, puede implicar endeudarse, ya que otros coleccionistas están dispuestos a vender una de sus piezas por sumas muy altas.

También, es necesario ser dedicado. Las monedas, con el transcurso del tiempo tienden a perder su brillo, se ponen opacas y hasta adquieren un olor diferente. Por supuesto, esto suele restarle valor ¿qué puedes hacer al respecto? ¿Hay una solución? ¡Claro que sí! La clave está en limpiarlas.

Ahora bien, ¿cómo limpiar monedas? ¿Qué puedes utilizar para realizar esta tarea? ¡No te preocupes! El día de hoy, te estaremos informando sobre lo que puedes hacer para revivir tus monedas, y que parezcan que acaban de salir del banco central.

Cómo limpiar monedas antiguas

Verás cómo en poco tiempo tendrás una colección que será codiciada por muchos y que ganará valor con el tiempo.

Instrucciones para limpiar monedas

Existen elementos como el óxido, el polvo, la tierra y las bacterias, que pueden deteriorar y dañar tus monedas. Si observas alguno de ellos, debes tomar cartas en el asunto enseguida.

Hay diferentes maneras de limpiar tus monedas. Estaremos explicándote algunas y, según tu criterio, puedes escoger la que mejor te convenga. Lo más importante es que los recursos para esta tarea están en tu propia casa y no tienes que invertir mucho tiempo en ello.

Cómo limpiar monedas antiguas

  1. Utiliza agua y jabón. Lo primero que debes hacer es tapar el drenaje para evitar que las monedas se vayan por él. Ten preparada una toalla seca o un papel absorbente para colocarlas ahí luego que las hayas lavado.
  2. Abre el grifo y llena un recipiente con agua tibia y añade jabón líquido. Coloca un par de monedas dentro de él pero no encimarlas. Espera un par de minutos, sácalas del agua y, con ayuda de un cepillo de dientes que ya no uses, frótalas suavemente hasta retirar el sucio.
  3. El vinagre. Si observas que tus monedas tienen un poco de óxido, la solución es limpiarlas con vinagre. El procedimiento es sencillo y muy efectivo. Abre el grifo de agua y coloca debajo las monedas. Luego, en un recipiente coloca vinagre y sumérgelas por unos minutos.
  4. Al paso del tiempo, sácalas del vinagre y lávalas con agua caliente. Finalmente, sécalas con una toalla pero sin frotarlas.
  5. Alcohol y sal. En un recipiente pequeño, coloca dos cucharadas de sal y una taza de alcohol isopropílico. Mezcla bien los ingredientes y luego coloca un par de monedas. Es mejor introducir pocas a la vez para que puedas obtener un mejor resultado.
  6. Luego puedes utilizar agua destilada para finalizar con el proceso. Esto ayudará a retirar mejor los químicos que has utilizado. Después puedes secarlas con una toalla.
  7. Como es natural, con el tiempo las monedas volverán a ensuciarse. Para retardar este proceso, colócalas en un lugar donde puedan estar resguardadas del polvo y la humedad. Como has podido darte cuenta, no era tan complejo como parecía.

¿Que necesitas para limpiar monedas?

Tal como te habíamos comentado. No necesitas demasiadas cosas para realizar la limpieza de tus monedas. De hecho, ni siquiera tienes que salir de tu casa a comprar los materiales. Son, de hecho cosas que utilizas a diario.

Dependiendo del método que vayas a emplear, puedes utilizar alcohol isopropílico, sal, agua, jabón líquido, vinagre y una toalla.

Pero los materiales que necesitarás también pueden variar dependiendo del material con que esté hecho la moneda. Por ejemplo, en el caso de una moneda de oro, solo es necesario agua muy caliente y jabón líquido.

Si se trata de una moneda de plata, puedes emplear el zumo de limón. Bastará con que la sumerjas en él unos 6 minutos aproximadamente, para que queden completamente relucientes.

Si la moneda es de bronce, no es recomendable limpiarla porque, por lo general, suelen ser las más antiguas. Sin embargo, si quieres hacerlo, lo mejor es usar agua destilada o aceite de oliva, ya que el agua del grifo puede dañarlas. Utilízalos por un par de semanas y notarás la asombrosa diferencia.

Las monedas de cobre o níquel puedes limpiarlas con agua destilada pero si están muy sucias, entonces puedes utilizar vinagre blanco.

Tal como hemos aconsejado, debes secarlas bien con una toalla seca. Y le damos énfasis a secarlas bien antes de guardarlas porque, si están húmedas, con el paso del tiempo, pueden sufrir daños que tal vez sean irreversibles.

Aunque este proceso no requiere mucho tiempo de tu parte, si es necesario que seas paciente para poder obtener buenos resultados y que seas diligente, ¿qué quiere decir eso? En otras palabras, no dejes para mañana lo que puedes hacer el día de hoy.

Es decir, si notas que las monedas presentan deterioros, límpialas sin mayor demora. Dejarlo para después, puede significar no hacerlo a tiempo o quizás, no hacerlo nunca.

Recuerda que si quieres que adquieran valor, es importante que las mantengas en el mejor estado posible. De seguro si sigues estas sugerencias, será así y al paso del tiempo tendrás un tesoro que compartir con otros.

Consejos para limpiar monedas

Hasta ahora, las instrucciones que te hemos dado, han sido para limpiar monedas cuyo valor coleccionable es poco o nulo. Sin embargo, si deseas limpiar tus monedas de colección, también te diremos cómo lo puedes hacer.

Lo primero que debes hacer es lavarte bien las manos con agua y jabón, ¿la razón? Las manos despiden un aceite que, al contacto, puede deteriorar las monedas. Luego de esto, debes tomar la moneda por los bordes, nunca de cara, por la misma razón antes expuesta.

Después, utiliza un hisopo y úntalo con vaselina y aplícala sobre tu moneda. No le apliques demasiada vaselina. Bastará con solo un poco para que ella vaya creando una capa muy delgada que protegerá tu moneda.

Luego puedes usar una toalla, que no deje pelusas, para limpiar la moneda pero sin frotarla demasiado o aplicando mucha fuerza.

Si lo deseas, terminado este proceso, puedes usar acetona y sumergir tu monda por solo unos 5 segundos para profundizar en la limpieza. Es importante que no excedas el tiempo, de lo contrario, podrías manchar tus monedas.

Finalmente, enjuágala con agua destilada y sécala con una toalla sin frotar. Para que su secado sea absoluto, déjala al aire libre por unas horas. Luego, puedes guardarla en una carpeta de plástico o en un portamonedas que no sea de material pvc, ya que podrías dañarla.

Repite este proceso con cada una de tus monedas de colección. Aunque puede parecerte un proceso un largo, verás como el tiempo se te pasa volando. Además, piensa en los beneficios, al terminar, tendrás una colección reluciente, cuyo valor se conservará. De hecho, con al paso de los años, este valor aumentará.

Ahora que sabes cómo limpiar tus monedas, solo queda que lo hagas. ¡que tengas éxito!

¿Te ha gustado?