Tener los muebles de nuestra casa limpios y en buen estado, es algo que todos deseamos. No es nada agradable sentarnos en un sofá sucio y menos aún, que nuestras visitas o invitados se sienten en un lugar oloroso o lleno de polvo. Es  por este tipo de cuestiones que tenemos que aprender cómo limpiar el sofá, puesto que muchos de los materiales de limpieza que podemos utilizar con frecuencia para realizar la limpieza del sofá, pueden resultar corrosivos o dañinos para el material del que está hecho.

Antes de pensar en cómo realizar la limpieza del sofá, tenemos que tomar en cuenta algunas cosas que nos ayudarán a realizar la limpieza para hacer relucir nuestros muebles y de paso hacer que resulte mucho más agradable la estadía en la sala o donde sea que tengamos nuestro sofá.

A veces el problema que se ve con los químicos que se utilizan para la limpieza de los muebles, es que aunque limpien bien, pueden dejar aromas muy fuertes o que incluso pueden ser molestos para los humanos y animales, tal como sucede cuando se utiliza lejía en exceso o limpiadores domésticos para piso que contengan detergentes muy olorosos o muy fuertes.

Para que la limpieza de su sofá sea correcta y no dañe ese material del mismo ni deje un olor desagradable, será necesario que tomes en cuenta que tipo de limpieza debes realizar dependiendo del material del cual está hecho tu sofá. Para esto te estaremos mostrando algunas instrucciones en el artículo que estamos presentando aquí abajo que seguramente te ayudarán a conseguir la mejor limpieza posible.

¿Que necesitas para limpiar el sofá?

  • Agua
  • Jabón para trastos
  • Peróxido de hidrogeno
  • Paños limpios
  • Guantes de goma para limpieza

Instrucciones para limpiar el sofá

  1. Primero eliminaremos el exceso de suciedad y polvo con la aspiradora y verificaremos que no hayan objetos entre los colchones y plies del sofá. Antes de limpiar un sofá, necesitamos saber el tipo de material que estamos limpiando y la delicadeza que vamos a tener a la hora de limpiar el material. La agresividad de los productos que utilicemos para limpiar dependerá del tipo de suciedad que esté en el sofá, asimismo la manera en la que lo aplicaremos dependerá bastante del tipo de suciedad que estamos limpiando así como también del tipo de material de cuál esté forrado el sofá.
  2. Aquellos materiales que son de imitación cuero o de tipo vinil son mucho más fáciles de limpiar mientras no estén perforados o muy deteriorados. En este tipo de casos utilizar jabón para trastos un cepillo y paños húmedos puede ser suficiente para limpiar el sofá. En casos un poco más extremos, en los que consideremos que el sofá esta realmente sucio, podemos lavar completamente el sofá mojándolo y aplicando jabón en todas partes. Si la suciedad está muy adherida, utilizar agua tibia y tallar con un cepillo suave puede ser más que suficiente para eliminar las manchas.
  3. Es muy importante evitar el agua demasiado caliente porque en aquellos materiales que están teñidos o que son de imitación piel, terminarán por arruinar tu sofá. También aquellos que son de terciopelo, tafetán, raso, satén, etc., se afectan fácilmente con el calor y más aún aquellos materiales naturales ya que se degradan mucho más rápido que los sintéticos y cuya limpieza puede costar un poco más.
  4. Lo mejor que podemos hacer en caso de materiales que están muy manchados es tratar mancha por mancha en lugar de lavar completamente el sillón ya que si hacemos una limpieza profunda en todo el sillón quizá terminemos por estropearlo. Hacer una mezcla entre bicarbonato de sodio y detergente para trastos y un poco de agua y aplicar esta pasta directamente encima de la mancha dejándola reposar entre 30 minutos a dos horas, podría ser suficiente para eliminar la mayoría de las manchas de se encuentren en un sillón.
  5. Pero si tú notas que las manchas del sofá están muy adheridas a la tela, quizás tengas que utilizar algunos productos un poco más abrasivos como lo es el peróxido de hidrógeno. Te sugerimos que no utilices peróxido mayor a diez volúmenes, porque el peróxido que es demasiado potente puede decolorar o corroer el material de nuestro sofá.
  6. Cuando utilizamos peróxido, lo ideal es no dejar reposar este elemento sobre la mancha durante más de 20 minutos porque puede decolorar la tela en lugar de limpiarla. Incluso si tú notas que la mancha se ha limpiado en menos de diez minutos, lo ideal es que comiences a enjuagar la mancha para que el peróxido no siga actuando y dañe el material.
  7. No te sugerimos que laves completamente el sillón a menos que lo puedas secar en menos de un día, ya que la humedad puede hacer que nuestro sillón termine adquiriendo malos olores o que se produzcan hongos en él. En caso de que consideres que es inevitable lavar completamente el sofá, tendrás que enjuagarlo muy bien y dejarlo secar en una zona cálida y bien ventilada, de preferencia bajo el sol, a menos que notes que el sol pueda decolorar el forro de nuestro sofá.

Consejos para limpiar el sofá

  • Las vaporizadoras también son muy buenas para realizar la desinfección y la limpieza de los muebles especialmente, en el caso de los sofás y alfombras.
  • Por lo tanto, puedes pasar de vez en cuando un poco de vapor en tus muebles para desinfectarlos y ablandar las manchas previo a una limpieza un poco más profunda. El muchos casos el vapor es suficiente para realizar una limpieza general.
  • Utilizar guantes de goma ayudará a evitar que los químicos que empleemos para realizar la limpieza, puedan dañar nuestras manos.
¿Te ha gustado?