El cobre es uno de los metales más utilizados en el mundo, ya que por sus características mecánicas y físicas nos permiten realizar muchas cosas útiles; como por ejemplo, los cables por donde se conduce la electricidad en nuestras casas y redes públicas.

El cobre no solo se encuentra en muchísimas partes del mundo, sino también en el agua potable que consumimos a diario. Esto quiere decir que este importante metal también forma parte de nuestro organismo; y es muy necesario para nuestro bienestar.

Como todo metal hay que trabajarlo, para sacar lo mejor de sus características y darle el mejor acabado a los objetos que se realizan con él. Muchos se preocupan cuando ven que los objetos de cobre van cambiando de color y se van colocando más opacos y oscuros. Pero esto no es problema; ya que este metal es muy fácil de limpiar y de pulir.

Cómo limpiar cobre

Para esto te daremos varios consejillos que serán de gran utilidad y que le devolverán su belleza natural al metal. Claro lo primero es saber identificar el grado de oxidación; que tiene el metal para poder aplicar diferentes estrategias que garantizaran su restauración.

Por otro lado, cuando este metal está limpio y pulido también se puede manchar fácilmente por cualquier situación externa. Por lo que es necesario conocer como darle cariño a nuestros objetos y limpiarlos de la mejor forma.

El cobre se utiliza muchas veces para fabricar ollas, cafeteras, tazas, cubiertos, y muchos utensilios de cocina; por lo cual no se pueden limpiar con cualquier cosa o cualquier producto químico que pueda perjudicar la salud.

Siempre en el mercado se consiguen muchos productos químicos que limpian el cobre de forma muy rápida. Pero por otro lado si no se utiliza correctamente te pueden dañar los objetos para siempre.

Muchos adornos y estatuas son fabricadas de cobre y cuando los compras están tan pulidos que el metal se ve muy brillante. Pero con los cambios de clima y el salitre del ambiente se van colocando día a día más oscuros y opacos. Inclusive llegan al extremo de formárseles una capa de polvo de color verde. Claro, es la máxima expresión del proceso de oxidación del metal.

Es importante realizar su mantenimiento cada cierto tiempo porque cuando el metal llega a este nivel, comienza a cariarse y a romperse, perdiendo el valor del objeto y también es un poco más difícil que retome su estado original. Pero si esto llegare a ocurrir también te daremos varios truquillos para que restaures tu pieza de cobre lo mejor posible.

Con pocos instrumentos y con muchas cosas que tenemos en casa; podemos aplicar varias técnicas, y con unas formulas caseras que te explicaremos. Como hacerlas y  aplicarlas, tendrás unos resultados sorprendentes. Este metal cuando está limpio y pulido es muy bonito y brilla como el oro prácticamente.

Instrucciones para limpiar cobre

  1. Lo primero es lavar la pieza con abundante agua y jabón líquido para quitar el polvo del óxido.
  2. Luego lo secas bien y visualizas todas las partes y donde esté más afectado.
  3. Toma una taza de vidrio o de plásticos y exprime 20 limones, pero que estén bien verdes.
  4. Luego, toma 4 cucharadas de sal y se la agregas a los limones.
  5. Revuelve lentamente hasta que veas que se disuelve la sal lo más que se pueda.
  6. Luego toma 5 cucharadas de bicarbonato y la agregas a la mezcla, la revuelves lentamente. Esto tendrá una reacción y producirá un poco de espuma al principio.
  7. Después que este más estable la mezcla del limón la sal y el bicarbonato, aplícala con un cepillo de diente a tu pieza de cobre.
  8. Comienza aplicándolo en la superficie en forma circular y haciendo un poco de presión para que penetre en los lugares de más difícil acceso de tu pieza de cobre.
  9. Deja la pieza llena de esta mezcla por lo menos 45 minutos, esto es para que el ácido de los limones despegue bien todo el óxido.
  10. Luego toma la pieza completa y lávala bien con agua y jabón para ver si quedo limpia uniformemente o si quedaron partes sucias.
  11. Si te quedaron partes con sucio, debes aplicar más de la pasta que preparaste y darle un poco más con el cepillo de dientes.
  12. Para finalizar, lava la pieza completa con agua y jabón, sécala muy bien con un paño seco. Y si quieres que brille como el oro, toma un paño seco pero de fibras suaves y empieza a pulir de forma suave, como cuando pules un zapato.
  13. Depende del tiempo que dures puliendo el cobre empezará a brillar más y si te esmeras, quedara la pieza de cobre casi como un espejo de brillante.
  14. Para que este brillo se conserve por más tiempo de lo normal y para que el clima no lo opaque, puedes tomar un poco de aceite de oliva y con un pincel empezar a cubrir toda la superficie pulida.
  15. Después que lo cubras con una capa fina de aceite de oliva, déjalo así por una hora, y después para que no se le pegue el polvo, con un paño seco, trata de quitarle el aceite de oliva. Dejando una película muy fina sobre la superficie de cobre.
  16. Esto hará que el proceso del óxido no sea tan rápido porque el aceite impide que el salitre y el oxígeno toquen la superficie del cobre.

¿Que necesitas para limpiar cobre?

  • Limones verdes.
  • Cepillo de diente.
  • Envase de plástico o de vidrio.
  • Cuchara para revolver.
  • Paños secos y limpios.
  • Agua.
  • Jabón.
  • Aceite de oliva.
  • Seguir nuestras interaccione.
  • Animo y perseverancia.

Cómo limpiar cobre

Consejos para limpiar cobre

  1. El primer consejo es que no dejes que tus piezas de cobre se oxiden al máximo, esto lo notaras por que le saldrá una capa de cal verde clara que cubrirá toda la pieza.
  2. Cuando los objetos de cobre llegan a tal grado de oxidación lo más probable es que se rompan o se le hagan huecos por desgaste del proceso de oxidación.
  3. Si por casualidad no tienes limón en casa lo puedes sustituir por vinagre al momento de hacer la pasta para limpiar el cobre.
  4. Si tienes cera para coches también puedes agregar un poco a la pasta que te recomendamos para que sea más fuerte y efectiva la formula.
  5. No limpies las piezas de cobre con elementos químicos fuertes o ácidos y si son utensilio de cocina menos ya que pueden quedar impregnadas en el metal, y si es un vaso por ejemplo. Te puedes envenenar o intoxicar con estas sustancias.
  6. No utilices papel de lija para limpiar las piezas de cobre ya que la puedes rallar y después es muy difícil eliminar esas rayas.
  7. Tampoco dejes los objetos de cobre con la pasta que te recomendamos más de 2 horas ni tampoco de un día para otro.
  8. Si no tienes aceite de oliva para hacer la película fina de protección al metal, puedes utilizar vaselina o crema para las manos o piel. También puedes echarle aceite de motor de coches. Pero eso si después lo secas bien con un paño seco porque de lo contrario se le pegara mocho el polvo.
  9. Si por ejemplo la pieza de cobre a limpiar es una cafetera y se le hicieron pequeños agujeros por el óxido, la puedes restaurar, limpiándola bien con el procedimiento que te indicamos y luego la mandas a soldar con bronce o cobre, en el hoyuelo y tendrás otra vez tú cafetera lista para hacer el mejor café.
  10. Lo mismo si se trata de alguna olla o de algún vaso. Este material es fácil de reparar y de soldar. Muchas veces si se pule bien ni se notara casi la reparación.
  11. Para finalizar anímate a limpiar tus piezas de cobre y sacarles su mejor brillo y resplandor.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.