Para lavar ropa de bebé tendremos que tener especial cuidado en cómo lo hacemos. Tenemos que tener en cuenta que la piel de los bebés no es la misma que la de un niño o un adulto. Su piel es mucho más sensible y delicada. Por eso tenemos que tener cuidado en que la ropa recién lavada no le produzca picores o escozor. Además, la ropa de bebé se mancha más a menudo y hay que lavarla más veces que la ropa de un adulto. Por estas razones, en este artículo, os daremos algunos trucos y consejos para lavar correctamente la ropa de bebé. Y, además, para que la ropita dure mucho más tiempo y se conserve en mejor estado.

¿Cómo se lava correctamente la ropa de bebé?

Muchas personas tienen dudas a la hora de lavar la ropa de su bebé. Pero sobretodo, y como es lógico, las madres y los padres primerizos suelen tener muchas más dudas que los que ya tienen experiencia.

¿Tengo que lavar la ropa de bebé antes de estrenarla?

Cuando nace un bebé nos vemos llenos de regalos. Nuestros amigos, familiares y conocidos nos regalan sobretodo ropa, ya que saben que es una de las cosas que más se necesitan. Y, cuando hablamos de ropa de bebé, también nos estamos refiriendo a la ropa de cuna o de cama.

Esta es una de las dudas más comunes entre padres y madres. No se está seguro si hay que lavar o no la ropa de bebé cuando es nueva o la acabamos de comprar. La respuesta a estas dudas es sí, por supuesto. Como hemos dicho antes, la piel del bebé es muy frágil y delicada.

Cuando se fabrica la ropa, se suelen utilizar productos químicos para lavar, planchar y conservar mejor la ropa. Se supone que la ropa pasa por otro proceso antes de enviarse a las tiendas. Pero, en más ocasiones de las que creemos, este proceso deja restos y residuos. Obviamente estos restos no son perceptibles a nuestros ojos cuando vemos la ropa en la tienda. Y, para un adulto, estos restos no suponen ningún inconveniente o peligro. Pero debido a la delicada piel de los bebés, no es para nada recomendable que estos restos entren en contacto con ellos.

Por otra parte, la ropa, antes de ponerse en los estantes o perchas de las tiendas, han estado guardadas en el almacén. Y, aunque siempre están metidas en cajas o embaladas, no se puede impedir que se llenen de polvo y otras sustancias como bacterias. Repetimos que estos restos por sí solos no supondrían ningún peligro para los adultos. Solo estamos tomando precauciones para que la piel de nuestro bebé no se irrite.

Antes de lavar ropa de bebé

Lo que tenemos que hacer antes de poner una lavadora con ropa de bebé es separar concienzudamente las prendas. Lo más adecuado sería hacer una lavadora solo con ropa de bebé. Pero entendemos que sería un malgasto de agua. Por eso, si puedes, pon una lavadora solo con su ropita. Pero si no puedes, intenta lavar la ropa de tu bebé siempre con prendas delicadas. Además, es conveniente que metas la ropita dentro de una red especial para lavados. Estas redes se encuentran en cualquier supermercado y te ayudará a que la ropita del bebé no se mezcle con las demás prendas. Si tienes que poner una lavadora y no tienes una de estas redes a mano, siempre puedes utilizar una funda de almohada para que la ropa se mantenga separada de las demás.

Hay que elegir bien el jabón o detergente

Como hemos estado comentando antes, la piel del bebé es muy delicada. Por este motivo tenemos que estar muy pendientes al tipo de detergente con que lavamos la ropa.

Lo mejor es que compres un detergente especial para los bebés. Estos detergentes los puedes encontrar fácilmente en cualquier supermercado. En su defecto, puedes utilizar un detergente que sea neutro o especial para prendas delicadas. Lo importante para que un detergente sea adecuado para lavar ropa de bebé es que sea hipoalergénico. Lee bien la etiqueta para asegurarte que ha sido testado y comprobado. Por otra parte, tiene que ser delicado con las fibras de la ropa y que no deje un olor muy fuerte.

Por último, es recomendable que no uses suavizante, al menos durante los primeros seis meses de su vida. Después usa un suavizante que tenga un olor delicado y que esté recomendado para el cuidado de la piel. Tampoco se recomienda el uso de quitamanchas o lejías antes del primer año. Lo mejor es quitar las manchas resistentes antes de lavar la ropa. Para hacerlo sin utilizar productos químicos, lo más adecuado es que las quitemos en cuanto aparezcan. De esta forma estaremos evitando que las manchas se solidifiquen y se resequen. Así serán más fáciles de quitar. Para quitarlas, utiliza abundante agua tibia y un jabón para lavar a mano que sea neutro y siga todas las recomendaciones anteriores para el detergente. Tenemos que aclarar la prenda con agua hasta que veamos que no queda nada de jabón en ella. Después, cuando la mancha haya desaparecido o ya no queden apenas restos, meteremos la prenda junto con las demás en la lavadora.

Si seguimos estas pautas lograremos que nuestro bebé crezca sano y sin problemas en su delicada piel.

Lavando ropa de bebé

Para lavar bien la ropita de tu bebé tienes que poner el programa de tu lavadora para ropa delicada. Si no tienes este programa puedes poner un programa corto con agua tibia. No es recomendable que el agua esté ni fría ni muy caliente, ya que en ambos casos se dañaría las fibras de la ropa.

Y, lo más importante es el aclarado. Si tu lavadora tiene una función de doble aclarado o de un aclarado más largo, utilízala. Es muy importante que no queden restos de jabón en las prendas.

Cómo secar y planchar ropa de bebé

Por último, es la hora se saber cómo secar y planchar la ropa de bebé que ya está lavada. Puedes secar su ropita tanto al aire libre, tendida en las cuerdas, como en la secadora. Nosotros apostamos por el secado natural que, además, no tardará mucho en secar ya que las prendas son pequeñas. Si, en cambio, decides secar la ropa en la secadora, hay que tener un poco de cuidado. En primer lugar, es en la secadora donde se suele encoger la ropa, no cuando esta en el ciclo de lavado. Por eso, si secas en secadora, es importante que la dejes poco tiempo. Tampoco necesitará mas de 15 minutos, ya que el tamaño de la ropa es mucho más pequeño que el de los adultos.

No toda la ropa de bebé necesita ser planchada. Mira antes la etiqueta y no planches en las que te diga que no hace falta hacerlo. Las que si deben ser planchadas, debes hacerlo con una temperatura baja. Ya que si lo haces con una temperatura demasiado elevada puedes llegar a dañar las prendas.

Esperamos que este artículo os haya servido de ayuda para saber cómo hay que lavar de forma adecuada la ropa de bebé. Hay que prestar atención a varias cosas, pero en cuanto lo hagas un par de veces, ya será pan comido.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.