Saber cómo lavar ropa blanca correctamente y sin causarle estragos es muy importante. La ropa blanca rige nuestra vida ya que no solo la tenemos en prendas de vestir, sino en ropa de cama, de sofá, mantas… Por eso tenemos que tener especial cuidado cuando la lavamos si queremos que nos dure más tiempo.  La ropa blanca suele ser más delicada en general. Ya que se expone a usos cotidianos y prolongados. Esto sucede porque, como todos sabemos, la ropa blanca pega con todo. Así que el blanco se ha convertido en el color que nos salva de cualquier situación. Por eso, mejor si tratamos bien la ropa blanca a la hora de lavarla.

En este artículo vamos a hablar de todos los pasos que tenemos que dar para lavar ropa blanca correctamente. Ya verás como vale la pena.

Cómo lavar ropa blanca

Antes de lavar ropa blanca

Separamos la ropa

Antes de ponernos manos a la obra con la lavadora, hay que hacer algunas cosas antes. Lo primero que tenemos que hacer es apartar la ropa blanca de la demás de color. Y, ojo aquí. Muchas veces, aunque estemos poniendo una lavadora de ropa blanca, pensamos que podemos añadir ropa de otro color. Y esto no es así. Da igual si alguna prenda es de color gris clarito o es de color nude o de otros tonos pastel. Por muy claros que parezcan los otros colores, simplemente no son de color blanco. Por eso, mucho cuidado, no queremos que se nos destiña la ropa. Además, aunque mezcláramos la ropa en la lavadora y no se apreciara diferencia en el color, a lo largo de los lavados, el blanco se empezará a resentir. De tal modo que es mejor separar la ropa de color blanco y hacer una lavadora sola.

Vaciar los bolsillos y otros consejos a la hora de lavar ropa blanca

Vaciar los bolsillos es una cosa más importante de la que creíamos. A veces nos olvidamos trozos de papel o diferentes objetos en los bolsillos. Y ponemos la lavadora sin darnos cuenta. Esto es un error. Si no vaciamos los bolsillos antes de lavar la ropa nos durará mucho menos. Y esto es así porque, los papeles se quedan pegados a las fibras de la ropa. Y los demás objetos pueden tener acabados en punta que, con las vueltas de la lavadora, irá debilitando el tejido de la tela.

Por otra parte, también es mejor si cerramos todos los bolsillos y las cremalleras. Al estar cerrados tienen menos contacto con la tela y de esta forma la dañan mucho menos. Si las quedamos abiertas, los bordes de los bolsillos empiezan a desgastarse, así como los de las cremalleras. Para evitar que nuestra ropa blanca se estropee demasiado rápido, este es un buen truco que podemos aplicar.

Siempre hay que mirar las etiquetas

La regla principal que hay que seguir antes de lavar ropa blanca es mirar las etiquetas. Porque hay algunas prendas que son delicadas y hay que lavarlas a mano o, en algunos casos, llevarlas a la tintorería.

Toallas y sábanas nunca juntas

Aunque las toallas y las sábanas se semejan, nunca deberían meterse juntas en una misma lavadora. Esto no se recomienda porque las toallas sueltan una gran cantidad de pelusas. Estas pelusas no irán a parar a otro sitio sino que a tus sábanas. Y luego os veréis metidos en la tarea de bien quitar las pelusas como podáis, bien dejarlas en las sábanas. Y ninguna de las dos opciones para muy deseable.

Lavar ropa blanca

Atacando las manchas antes de lavar ropa blanca

Al ser ropa blanca lo que estamos lavando, tenemos que pensar que será mucho más difícil hacer salir las manchas. Por eso, antes de meter la ropa en la lavadora, es mejor si empezamos a eliminar las manchas mas arraigadas. Estas manchas tan difíciles de quitar suelen ser aquellas que no hemos limpiado inmediatamente a su aparición. De tal modo y, siempre que sea posible, tenemos que intentar limpiar todo lo que se pueda la mancha cuando aún esté reciente. Podemos utilizar un líquido quitamanchas antes de meter la prenda en la lavadora.

Remedios naturales para tratar las manchas de la ropa blanca

Por otra parte, siempre hay algunas zonas donde el polvo y las manchas se acumulan con mayor facilidad. Estos sitios suelen ser los puños de las camisas, así como los pliegues de algunas prendas, como el cuello de las camisas o los bordes de las prendas. Podemos utilizar un quitamanchas en estas zonas, pero también existen remedios naturales para recuperar el blanco. Por ejemplo, podemos llenar un cubo o barreño de agua y echar una taza de zumo de limón. A continuación metemos la prenda manchada y la dejamos en el cubo durante unos cinco minutos aproximadamente. Después sácala, escúrrela un poco y métela directamente en la lavadora junto a la demás ropa.

Otra opción alternativa a la que acabamos de decir es utilizar lejía. Primero debemos comprar una lejía que esté específicamente indicada para ser utilizada en ropa. Porque si utilizamos otro tipo de lejía lo único que vamos a conseguir es arruinar nuestra ropa. Así que mucho cuidado y elegid bien los productos que utilizáis. Una vez que tengamos la lejía, es mejor si leemos las instrucciones del producto para no cometer errores fatales. Primero llenaremos un cubo o un barreño como antes. Y tenemos que echar la dosis recomendada de lejía, porque si echamos más podríamos arruinar nuestra ropa. Es importante saber que solo debemos utilizar la lejía cuando nuestras prendas presenten manchas. El uso continuado puede dejar nuestras prendas amarillas y feas.

El ciclo de la lavadora

Tenemos que elegir bien el ciclo de lavado para lavar ropa blanca. Al contrario que se hace para lavar ropa negra, debemos escoger una temperatura elevada. De esta forma, las manchas se irán de forma más fácil. Además, podemos poner ciclos completos y largos cuando tratamos ropa blanca.

Secando ropa de color blanca

Puedes usar la secadora si quieres con la ropa blanca. E incluso puedes dejarlas más tiempo del que la dejarías si se tratara de ropa negra. Pero lo mejor que puedes hacer para secar tu ropa blanca es dejarla al sol. Todo lo contrario que sucedía con la ropa negra, que perdía su color. Poner a secar la ropa blanca al sol es un tratamiento blanqueador bastante efectivo. Por eso, si tenéis la oportunidad no os lo penséis dos veces y apostad siempre por la luz natural del sol para secar vuestra ropa blanca.

Muchas veces notamos que, cuando sacamos la ropa de la lavadora huele un poco mal. Esto, que sucede tanto con ropa negra, de color como con la blanca, es culpa del tiempo que dejamos la ropa dentro de la lavadora una vez limpia. Algunas veces no tenemos tiempo suficiente y dejamos la ropa mojada dentro del tambor de la lavadora. Y esto es un error grave, ya que hace que nuestra ropa comience a coger mal olor. Por eso, intentaremos sacar lo más pronto posible nuestra ropa de la lavadora.

Esperamos que este artículo os haya sido de gran ayuda para saber cómo lavar ropa blanca. A partir de ahora el blanco de tu ropa será blanco por mucho más tiempo.

 

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.