Una de las cosas que nunca faltan en cualquier estancia, ya sea una sala, un dormitorio, un salón, una cocina… cualquier estancia del hogar, sería extraña o ya no es común, no tenerla con una cortina. Y es que, una cortina bien elegida, no solamente nos aporta intimidad, nos filtra la intensidad de luz que queremos que entre a la estancia, podemos elegirlas incluso para que nos aporte calor y evitar las bajas temperaturas, etc. Viste cualquier estancia y hasta cambia completamente la apariencia de la misma. De ahí, la verdadera importancia de saber elegir la cortina que mejor le va a la sala para hacerla lucir o, por el contrario, puede perder encanto. Evidentemente, por internet podéis ver miles de ideas, trucos, podéis coger inspiraciones, etc.

Hay multitud de opciones para elegir una cortina y colocarla en tu hogar. Los estores, los paneles japoneses, los visillos, cortinas romanas, estores, cortinajes clásicos, etc.

Si no sabéis coser y tampoco sois mañosos, la alternativa para poder “coser” es utilizar una cinta adhesiva de doble cara, que está precisamente, destinado a este fin. Son cintas adhesivas que se colocan sobre la ropa, después se pone encima la cinta y de nuevo la ropa. A continuación, se coge la plancha de la ropa y cuando esté caliente, se plancha. Con mucho cuidado. No mover como si se planchara, sino que se aplica a toques. Se deja la plancha sobre la zona unos segundos y se retira, así con toda la zona. Con el calor de la plancha, se desprenderá el pegamento de la cinta y se habrá quedado sobre la ropa, en este caso, la cortina. Es una buena alternativa y queda bien.

Si queréis un resultado más profesional, coserla con la máquina de coser (que quedará mucho mejor que cosido a mano) y si no tenéis la maquina o no sabéis, llevarla a que os lo haga una costurera. Siempre merecerá la pena que la cortina luzca lo mejor posible, con un buen acabado (que es igual de importante, que una cortina bien bonita).

Instrucciones para hacer cortinas para sala

  1. Una de las cortinas más sencillas de realizar y que dan un ambiente muy cálido, romántico, acogedor y, además, está muy de moda, es utilizar una cortina muy fina, nada pesada, que no parezca que recarga la estancia. Es ideal para cualquier tipo de sala y no son nada caras, son cortinas muy económicas.
  2. Para comprar y hacer una cortina de este tipo, bastará con comprar una cortina de visillo. Hay multitud de diseños, tejidos, colores… aunque todos tienen en común que son tejidos muy vaporosos. Bastará con tener las telas. Ya venden también las cortinas hechas (mucho más cómodo y fácil de hacerlo) donde solamente se tiene que tomar medidas y rematar. Para ello, coge medidas de la altura de la ventana y haz un dobladillo de todo el tejido que te sobra. Cógelo con alfileres y tienes dos opciones.
  3. Por una parte, la más complicada, donde tendrás que coser todo el sobrante (siempre hay que coser hacia adentro y lo que sobra que esté metido dentro para que no se vea). Lo coses a mano o más rápido, a máquina. Pero hay que saber coserlo, por tanto, si eliges esta opción y quieres que tenga un acabado bonito y correcto, llévatelo a que te lo haga un profesional.
  4. La opción más sencilla y rápida (también económica) coge con alfileres y a la hora de coserlo, colócales una cinta adhesiva entre ambas caras de la cortina. Después plánchalo y con el calor de la plancha, se queda el pegamento adherido.
  5. Ten en cuenta el color de la estancia, para poder elegir los diseños y que case bien con la sala.
  6. Hacer unas cortinas dobles, con cuerpo y varias capas. Se eligen los dos colores de las telas y si utilizas el color claro (parecerá el ambiente más amplio) y otra tela, para la capa de los laterales. Coloca una cortina y con otra, toma medidas y divídelo por la mitad. Córtalo y de los dos trozos serán las partes que irán a cada lateral de la ventana. Tienes que rematar estos laterales de tela por los laterales y también el bajo. En estos casos, merece la pena invertir un poquito y llevarlo a que te lo cosan para que quede perfecto.
  7. Las opciones también muy factibles y muy bonitas son los paneles que tú mismo puedes diseñar. Se venden en los centros de bricolaje, grandes superficies y muchas páginas online. Tienes que tomar las medidas de tu ventana y pasarles los datos que ellos te pidan. Después solamente te quedará elegir los colores, los diseños… pero hay multitud de opciones. Incluso el tejido de las telas y hasta puedes elegir paisajes y fotografías personales o escritos. Tu misma/o puedes elegirlo todo. En unos días te lo envían a tu domicilio y sólo te quedará, colocarlo tu mismo (y ahorrarte el coste de la colocación) o bien, que te lo coloque un profesional. Merece la pena la inversión de un panel de éstos como cortina para tu sala.
  8. En general, para hacer unas cortinas que sean “sencillas” o simples, lo importante será la tela que decidas elegir. Toma muy bien las medidas, porque si quedan pequeñas se verá ridículo y muy grande, no queda bien (se hace mucho pegote de tela). El corte es importante para que quede a continuación, al coserlo (o pegarlo) perfecto. Esos son pasos muy importantes. Tómatelo con calma y hazlo bien. Y si puedes optar por pedir ayuda si no te ves capaz en algún paso, no lo dudes y hazlo. Porque realmente, merece la pena ver unas cortinas bien bonitas y bien rematadas en una casa.
  9. Siempre que hagas el corte de la tela para las ventanas ten en cuenta esta fórmula: toma la medida de la ventana y lo multiplicas por dos. Que sea esta medida el ancho. Súmale también doce centímetros por cada lado (laterales). Toma siempre las medidas de la ventana siguiendo la formula siguiente. Mide el ancho de la ventana y multiplícalo por dos. Después, ten en cuenta dejar también un poco más de ancho para los laterales entre mínimo diez centímetros y quince (por cada lado). Así te aseguras de que quede suficientemente holgado y llegue a cada extremo de la ventana y no quede pequeña ni ridícula.

¿Que necesitas para hacer cortinas para sala?

  • Una máquina de coser.
  • Hilos.
  • Agujas de coser.
  • Alfileres.
  • Un dedal.
  • Cinta adhesiva de doble cara.
  • Telas de cortina.
  • Cortinas ya hechas.
  • Barra de cortina, para colgarlas.
  • Un metro. Lo necesitarás para tomar medidas.
  • Un lápiz y papel.
  • Tijeras.

 

Consejos para hacer cortinas para sala

Ten en cuenta ciertos consejos a la hora de elegir los colores de las telas. Por ejemplo, si colocas telas muy oscuras, tu sala debería tener grandes dimensiones, porque de lo contrario, parecerá mucho más pequeña y oscura. Si quieres colocar unas cortinas de capas con varias telas diferentes, intenta realizar combinaciones de colores para que te luzcan mucho más. Una sala con estilo shabby chic o romántico, les va muy bien los colores muy claros, pasteles, blancos, crudos, estampados de flores y tejidos con encajes. Los colores que sean en tonos grises, azules y cualquier color que sea un tono frío, aportará a la sala una apariencia elegante y sobria.

Siempre que hagas el corte de la tela para las ventanas ten en cuenta esta fórmula: toma la medida de la ventana y lo multiplicas por dos. Que sea esta medida el ancho. Súmale también doce centímetros por cada lado (laterales).

 

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 50,00% le ha gustado.