En doncomos te explicamos cómo hacer carbón vegetal, para que lo prepares en tu hogar y no te haga falta cuando lo necesites, ya sea para hacer un asado y que tus carnes queden deliciosas, o  para usarlo en la calefacción de tu casa.

El carbón vegetal

es aquel que está hecho de un material que es combustible, es frágil, sólido y poroso y como su propio nombre lo indica está hecho en su mayoría de carbono (98%), este se obtiene gracias al calentamiento de la madera y algunos residuos de origen vegetal, las temperaturas para lograr el carbón deben estar en los 400 y 700 grados centígrados y debe hacerse sin aire. Una vez hecho el carbón este tendrá un poder de calor mucho mayor que el de la madera.

El carbón vegetal se usa para lograr conservar el calor a una cierta temperatura por un periodo prolongado de tiempo, como es el caso  por ejemplo, cuando se cocina en parrilla; comprarlo puede resultar algo costoso y por ello te explicamos de una manera sencilla cómo lo puedes hacer tú mismo.

El carbón también lo podemos utilizar para cosas adicionales a dar calor, puede servir para quitarle el mal olor a la nevera, al horno o a otros sitios cerrados, con él podemos absorber la humedad que pueda encontrarse en alacenas y armarios.

La elaboración del carbón vegetal tarda varias horas, pero a la vez es algo que te ahorrará costo y si lo mantienes almacenado también te ahorrarás las idas al supermercado o a algún lugar donde lo vendan, sobre todo si estás a largas distancias.

Es un proceso lento pero fácil de realizar, básicamente necesitarás de leña completamente seca y de un tarro metálico grande y como elementos adicionales unas pinzas, unos guantes, un hacha o alguna otra herramienta con la que puedas cortar la madera.

¿Que necesitas para hacer carbón vegetal?

  • Leña
  • Barril, tarro o lata de metal
  • Tronquitos de madera
  • Pinzas de protección
  • Guantes de protección
  • Serrucho o hacha

Instrucciones para hacer carbón vegetal

  1. El lugar: debes buscar una zona amplia y libre para hacer tu carbón, mira si  puede ser en tu jardín y si no, pide permiso a otra persona que tenga un buen espacio al aire libre para hacerlo allí.
  2. La lata: el barril o lata de metal no tiene que ser de un tamaño determinado, pero debes tener en cuenta que mientras más grande sea, más carbón podrás tener. Es importante que sea de una calidad buena y que esté seco y limpio, si tiene alguna etiqueta quítasela.
  3. La madera: toma los tronquitos de madera, los cuales deben estar muy secos, si tienen algún elemento pegado o barro quítalo y límpialos bien, luego toma el serrucho y procede a cortarlos en trozos que tengan de medida 10 cm, estos deben quedar de forma cuadrada y si puedes, déjalos secar durante un día bajo el sol. Lo recomendable para hacer carbón es que la madera sea cerezo, nogal o roble.
  4. Llenar: una vez cortada la madera debes llenar tu barril metálico, ponle la tapa y luego haz un agujero pequeño con el fin de que los gases no puedan fluir por allí y lograr que no se aumente la presión.
  5. La fogata: toma abundante leña y haz una fogata, pon tu lata dejando la tapa y el orificio hacia arriba y cúbrela de leña. (Debes poner buena cantidad de leña, tanto para poder cubrir como para que la fogata como tal dure entre 3 y 5 horas, podrían ser hasta 10). Cuando hayas hecho tu fogata toma las pinzas para abrir un orificio y poner la lata allí, lo que se busca es que la madera que está dentro del tarro reciba un calor intenso pero que a su vez no se incendie.
  6. Espera: ahora sólo debes esperar que el fuego se consuma y luego se enfríe del todo para que puedas manipular la lata sin quemarte; para prevenir, igual usa los guantes y las pinzas de protección; una vez tomes la lata y le quites la tapa te darás cuenta que la madera ahora se ha transformado en carbón vegetal.
  7. El carbón: saca el carbón de  la lata y échalo en bolsas de papel, luego almacénalo en un sitio fresco y seco.
    Cómo hacer carbón vegetal

Consejos para hacer carbón vegetal

  • Es muy importante que no quites el barril metálico de la fogata hasta no ver que el fuego ha desaparecido por completo,  si no es así y ventea, el carbón encenderá en llamas.
  • Debes tener mucho cuidado de no irte a quemar, haz el procedimiento con mucha precaución y fuera del alcance de los niños.
  • Hacer esto requiere de paciencia, pues son muchos los gases que se deben quemar y por lo tanto este proceso puede llevarte varias horas.
  •  Puedes improvisar una tapa de papel aluminio, esta se hace importante porque de esta manera se restringe el ingreso del oxígeno y por lo tanto se mejora la calidad del carbón y se acelera el proceso.
¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.