Contenido del Artículo

¡Ni piensas en mirar el fregadero después de hacer la comida! Al terminar de comer llegó el sufrimiento más grande que toda mujer suele tener; los platos sucios.

El desespero de no tener ni una taza limpia para tomar el café al terminar de comer; el aburrimiento de pasar mucho tiempo desgrasando platos; el simple hecho de saber que dañaras tus uñas remojando tus dedos en agua… Lo detestas, simplemente.

Si odias fregar los platos y desearías comer todos los días en un restaurant con tal de no fregar los platos en casa; llegó el momento de hacer un poco más rápido y divertido la labor cotidiana de fregar los platos; y no sufrir ese carma de que todos se vallan a ver la TV y tú te quedes fregando platos.

Sin duda alguna, alguien en casa tiene que hacerlo. Es un oficio del cual nadie puede escapar, sin embargo queremos mostrarte, cómo hacerlo de una forma no convencional que te encantará y ya no tendrás tal amargura.

No solo te enseñaremos cómo debes fregar tus platos, sino también, te daremos útiles consejos que te facilitaran el trabajo. Hablaremos de las ventajas y desventajas que tiene fregar los platos después de comer. También te mostraremos lo fácil y rápida que puede hacerse esta labor cotidiana en tu hogar. Es imposible que alguien escape de ella.

Existen consejos para el diario vivir, que te benefician a ti y a la sociedad y te serán útiles a la hora de fregar los platos. También, por si no lo sabias, debe haber un orden al momento de fregar los platos. La mayoría ignora esto. Aunque no parezca, todo en esta vida se debe hacer paso a paso si deseas tener buenos resultados.

platos

Hay millones de personas que desearían solo pasar esa aburrida página de fregar los platos y nunca más llegar a esa escena. Pero, a continuación, verás una serie de pasos que te ayudarán a hacer más fácil el asunto de fregar los platos.

Instrucciones

  1. Toma dos tinajas. Una para remojar los platos y otra para enjuagar.
  2. Llena ambas tinajas con agua tibia. El agua tibia te ayudará a cortar la grasa y será más fácil que se despegue el sucio de los platos.
  3. Quita los restos de comida y tíralos a la basura.
  4. Organiza los platos: vidrio, platos, cucharones, cubiertos, entre otros. Establece el orden según el grado de grasa o suciedad que tenga, dejando mayor tiempo en remojo los más sucios.
  5. Luego de remojar los platos un rato, frota con el estropajo que te sirva, dependiendo el utensilio que sea y que tan sucio este. Hay de lana, de acero y plásticos.
  6. Utiliza detergente o algún jabón especial para fregar platos, en el estropajo.
  7. Enjuaga los platos en la segunda tinaja para sacar todo el jabón.
  8. Colócalos en un escurridor de platos mientras terminas.
  9. Sécalos con una toalla cuando termines de fregar todo. Esto es opcional ya que puedes dejarlos escurrir y que sequen solos.
  10. Organiza tus platos en la cocina. Cada cosa en su lugar.
  11. En caso de tener lavavajillas lee el manual de uso y procede.

Que Necesitas

platos

  • Cuando estés cocinando, friega lo que vallas usando. Es más fácil y más agradable a la vista no ver una torre de platos al finalizar tu bufé.
  • Si friegas tus platos, enseguida que termines de comer, eliminarás el factor pereza. Cuando termines de comer y te levantes para llevar tu plato al fregadero, lava todo lo que hay en el de una vez. Es ventajoso porque eliminas la pereza y desventajoso porque si pasa mayor tiempo tus platos sin lavar el sucio costará más en salir.
  • Coloca una tinaja con agua tibia y jabón mientras cocinas para que coloques allí los platos que vallas utilizando y te ahorres el tiempo de remojo. Cuando vayas a lavarlos ya estará despegado el sucio.
  • Con tus platos organizados, a la hora de fregar, te ahorrarás tiempo.

 

Consejos

  1. Es más fácil lavar desde lo más grande hasta lo más chico. Engañando tu vista para que creas que falta poco. Aunque dicen que este es un error porque el orden correcto debe ser por grado de suciedad, ayudará, a que a la vista se te haga más rápido.
  2. Dejar el grifo abierto mientas lavas acorta la vida del agua en el planeta. Este consejo es beneficioso para la sociedad, por lo tanto el uso de tinajas es de gran provecho.
  3. Debes utilizar varios estropajos; hay estropajos especiales para grasa, quemaduras o los más sencillos para fregar. Selecciona el adecuado a la hora de fregar.
  4. Utilizando una mota o toalla para secar tus platos, ayudará a que tus platos queden más relucientes, evitando manchas por el agua escurrida.
  5. Guardar tus platos en su lugar, cuando estén secos, determinará un orden en tu hogar y lucirás una cocina limpia y equilibrada.
  6. El uso de guantes te ayudará a mantener intacto tu esmalte y tus manos no se resecarán.
  7. El cambio de agua constante te ayudará a dejar los platos más limpios.
  8. Turna a los integrantes de la familia, delega oficios y harás el trabajo menos pesado.

platos

Si quieres hacer tus días más agradables, utiliza el positivismo a la hora de fregar los platos. Hay que admitirlo es una tarea fastidiosa, pero como es imposible escapar de ella, hagamos más divertida la cosa.

Toma todos estos consejos y verás que ese momento que temías llegará y no te mortificará.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.