Cómo evitar humedad en casa

Tener una casa es el sueño tras el cual se afanan muchos. Para ellos, no solo es sinónimo de seguridad sino también de unión y de pertenencia. Además, podría darle la oportunidad a su descendencia de tener un hogar del cual poder disfrutar.

Sin embargo, cabe destacar que una casa demanda atención y recursos. Como es natural, con el tiempo suele comenzar a mostrar signos de deterioro, que si no se atacan con prontitud, podrían causar daños mayores e irremediables.

Uno de los grandes enemigos de las casas es la humedad, sobre todo si vives en una zona lluviosa. Al principio podría parecer algo inofensivo pero, poco a poco, podría ir deteriorando la estructura de la casa hasta debilitarla tanto que el concreto podría desplomarse.

Sin hablar de lo que la humedad puede hacerle a la madera. Llega al punto de pudrirla por completo, dejándote totalmente expuesto. De la noche a la mañana podrías perder algo que te costó muchos años conseguir.

Pero, ¡que no se te vaya la olla! Puedes hacer algo para impedir que eso suceda. El día de hoy estaremos compartiendo contigo consejos prácticos sobre cómo evitar la humedad en casa.

De modo que no solo protejas tu propiedad, sino que también puedas tomar las medidas preventivas para que tu salud y la de tu familia no se vea comprometida.

humedad

Puede que pienses que hacer algo al respecto generará muchos gastos. Sin embargo, es importante detenerse a pensar que, lo poco que te puedes ahorrar hoy, puede significar una gran pérdida el día de mañana.

Así que como dice un refrán “guerra avisada no mata a soldado, y si lo mata es por descuidado”. Pon manos a la obra y descubre lo que puedes hacer para resguardar la integridad de tu casa.

Instrucciones para evitar humedad en casa

Como ya lo hemos señalado, la humedad es un enemigo silencioso que no solo afecta el aspecto y la estabilidad de las casas, sino que también puede perjudicar gravemente la salud de quienes viven en dichos espacios, favoreciendo el desarrollar alergias y de problemas respiratorios.

Por ese motivo, te estaremos indicando lo que puedes hacer para evitar la indeseable humedad. Hay que tener claro que la finalidad es poder mantener el vaho, o vapor, a raya para poder obtener un ambiente que sea agradable para vivir.

Así que lo primero que puedes hacer es buscar formas de mantener bien ventilada la casa. Debes permitir que el aire circule libremente. Para eso, tal vez sea necesario que mantengas abiertas las ventanas y puertas de la casa. Esto es especialmente necesario cuando realices actividades en donde el vaho suele aparecer. Como por ejemplo, al bañarse o cocinar.

En caso de tener pocas puertas y ventanas, ¿por qué no consideras la posibilidad de abrir nuevas para tener una casa mucho más fresca? Esto puede ser una opción a considerar con la familia, tomando en cuenta que es para un bienestar común.

Por otra parte, es importante que disminuyas la producción de vapor, ¿cómo?… Al cocinar, usa un extractor para que absorba toda la humedad que se produce, también puedes tapar las ollas cuando estés hirviendo.

Aunque estas prácticas son muy cotidianas, pueden llegar a generar más humedad de la que te imaginas. Con estas pequeñas acciones estarás logrando mucho. Así que no hay que perder más tiempo.

En caso de vivir en un lugar en donde se vean las cuatro estaciones del año, al estar en invierno, procura usar la calefacción a una temperatura adecuada. Es decir, entre los 19 o 20 grados centígrados. Esto, debido a que el aire caliente produce mayor humedad que el frío.

Aunado a esto, durante esta época del año, puedes emplear un absorbente de humedad, en vista que te será de mucha utilidad para controlar este problema y disfrutar de un ambiente mucho más agradable y saludable.

Al momento de lavar, deja que la ropa se seque fuera de casa, al aire libre. No la introduzcas dentro de la casa hasta que se haya secado totalmente, así podrás disminuir la humedad.

humedad

También, puedes reducir la cantidad de plantas que tengas dentro de casa para poder reducir la cantidad de vaho que se produce, ya que ellas favorecen su producción. Un pequeño sacrificio para alcanzar tu propósito.

Si notas que en tu casa las corrientes de aire no circulan correctamente, tal vez sea necesario que redistribuyas los muebles de la casa y los coloques en diferentes posiciones para obtener mayor espacio libre. Además, evita pegar los muebles a la pared. Procura siempre dejar un poco de espacio.

Por otra parte, puedes comprar un deshumificador. Aunque esta puede parecerte la opción más costosa, no necesariamente tiene que ser así. Puedes hacer un deshumificador casero que será igual de efectivo.

En realidad el procedimiento no es para nada complicado. Un buen deshumificador es el carbón. Bastará con poner unos trozos en un recipiente con la tapa perforada. Ubica los recipientes en diferentes lugares de la casa y ¡listo! Recuerda que periódicamente deberás cambiar el carbón.

Cada cierto tiempo puedes revisar tu casa, para verificar que no haya fisuras en las paredes y que las rejas y ventanas estén bien colocadas. Recuerda que por esas pequeñas ranuras se puede introducir el agua y generar humedad en las paredes.

Tal como has podido darte cuenta, mantener alejada la humedad de tu casa es posible. Solo debes estar muy pendiente para prevenir y no lamentar.

Ahora bien, tal vez te preocupe un poco el factor monetario. Puede que pienses que no es momento de tener nuevos gastos. Sin embargo, a continuación te estaremos diciendo lo que necesitas para evitar la humedad en casa. ¡Te quedarás sorprendido!… Veamos.

¿Que necesitas para evitar humedad en casa?

Si pudiste leer con detenimiento el subtítulo anterior, te habrás dado cuenta que no necesitas demasiados recursos para evitar la humedad en tu casa. Lo que es más, todo lo que necesitas está en tus manos.

Las cosas que debes hacer están relacionadas con las actividades que realizas de manera cotidiana, solo que deberás tomar ciertas medidas, que quizás antes pasabas por alto, al momento de realizarlas.

Por ejemplo, si al hervir el agua o los alimentos, no utilizabas las tapas de las ollas, lo mejor que puedes hacer es comenzar a darles uso.

humedad

Abre las puertas y ventanas de tu casa mientras llevas a cabo tu faena diaria. Permite que el aire circule. Recuerda mover los muebles de vez en cuando para buscar que haya más espacio entre ellos y no colocarlos pegados a la pared.

Procura tener tus plantas fuera de casa y la ropa húmeda también. Si tienes la dicha de tener una casa con patio, ¡aprovéchalo! Coloca una cuerda en donde puedas tener la ropa húmeda o la que has sacado de la lavadora. Con esta pequeña medida te ahorrarás muchos dolores de cabeza en el futuro.

Por supuesto, no puedes olvidarte del deshumificador. Si puedes comprar uno, excelente. Si no está dentro de tus posibilidades, entonces puedes hacer uno casero con carbón o con sal y arroz crudo. Lo importante es cambiar el contenido del recipiente de manera periódica para que siga siendo funcional.

Por otra parte, cada vez que nos bañamos generamos mucho vapor. Puedes emplear un extractor de aire en el baño para que no incremente la humedad en el resto de la casa.

Ahora, es posible tener una casa libre de humedad. Lee con cuidado los siguientes consejos que tenemos para ti.

Consejos para evitar humedad en casa

Para evitar la humedad lo mejor que puedes hacer es no dormirte en los laureles. Es decir, todas estas recomendaciones que te hemos dado son preventivas. En otras palabras, debes comenzar a implementarlas lo más pronto posible, antes de que aparezca la humedad, no después.

Si esperas que haya humedad tendrás muchos problemas. Y no nos referimos solamente al mal olor y el mal aspecto que genera, sino también a las enfermedades a las que te expones. Eso, sin tomar en cuenta que debilita la estructura de tu casa.

Hay algunas señales de alerta, contra la humedad, que no podemos pasar por alto. Si observas alguna o varias de ellas, es el momento de poner manos a la obra. Para estar al tanto de ello, lo mejor que puedes hacer es inspeccionar tu casa cada cierto tiempo, y más si está constantemente expuesta a la humedad. Por ejemplo, si está ubicada en una zona de clima frío.

humedad

Añade estas nuevas consideraciones a tu rutina diario e incúlcalas en los demás miembros de la familia. Es importante que forme parte de la cultura familiar, ya que se trata de un trabajo de todos, no de uno solo.

Si haces deshumificadores, colócalos en zonas estratégicas de la casa y verifica que no estén rotos para que puedan contener el agua que absorberán. Cuando notes que está mojado el contenido, entonces será el momento idóneo para cambiar el contenido. Repite el proceso cuantas veces sea necesario.

Si no te cansas, verás cómo el esfuerzo ha valido la pena. Tener humedad en la casa puede convertirse en un fuerte dolor de cabeza, por lo que la mejor opción es la prevención. Te ahorrarás mucho dinero si pones en práctica los consejos que te hemos dado, pues hacer una reparación siempre es un proceso complejo, delicado y costoso.

Tener una casa es una verdadera bendición. Para poder disfrutar de ella a plenitud por muchos años, es importante cuidarla. El mantenimiento es vital, pues como todo objeto, se deteriora. Evita la humedad para alargar su vida útil.

 

 

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.