Cómo doblar camisas

Saber cómo doblar ropa puede no llegar a ser tan sencillo como en un principio se pueda llegar a pensar. Esto se puede decir para todo tipo de ropa en general, pero además hay que tener presente que en algunas prendas la dificultad es mayor que en otras.

Si quieres saber cómo doblar camisas para reducir espacio en tu cajón o armario o para preparar tu maleta para irte de viaje, en este artículo te vamos a explicar paso por paso lo que debes hacer para ello. De esta manera no volverás a tener problema alguno a la hora de doblar tus camisas.

Una vez que te aprendas todos los pasos que debes llevar a cabo para saber cómo doblar camisas de la manera correcta, es importante que lo practiques. De esta manera conseguirás dominar la técnica rápidamente y así invertir mucho menos tiempo a  la hora de doblar este tipo de prendas.

La camisa es una prenda más especial que otras, en las que puede que no sea tan necesario hacer un doblado perfecto para que luzca bien. En una camisa, si no se realiza de la forma correcta es muy posible que la apariencia final de la misma se vea claramente afectada. Por este motivo es fundamental que sepas cómo doblarla de la manera apropiada.

Instrucciones para doblar camisas

Cómo doblar una camisa paso a paso

Si necesitas saber de una vez por todas cómo doblar una camisa paso a paso te vamos a explicar todo lo que debes hacer para que el resultado final sea el esperado. Vamos con ellos:

  1. En primer lugar debes colocar la camisa de forma que esté lista para poder trabajar con ella, es decir, haciendo las dobleces que sean necesarias. Para ello necesitarás abotonar la camisa. No es necesario que abotones todos ellos pero sí con al menos la mitad, empezando por el del cuello. De esta manera evitarás que se pueda estar moviendo mientras haces el proceso, afectando a tu resultado final.
  2. Cuando ya hayas preparado los botones de la camisa y estén abotonados, debes proceder a darle la vuelta a la camisa. De esta manera quedará la espalda de la prenda hacia el lado de arriba y la parte delantera de los botones hacia el lado de abajo.
  3. Debes asegurarte de ponerte a hacer el proceso sobre una superficie plana y que sea lo suficientemente amplia para poder trabajar de una manera cómoda. Para ello puedes usar una cama, una mesa o incluso el suelo, aunque es necesario que se encuentre un sitio que esté perfectamente limpio.
  4. Realizado lo anterior es el momento de empezar a aprender cómo doblar camisas. Debes comprobar que se encuentra perfectamente extendida y elimina los pliegues que pueda tener, de forma que se vea la camisa lo más lisa posible.
  5. Para hacer la primera doblez de la misma debes dividir en tu mente el hombro de la parte izquierda de la camisa y crea una especie de línea a nivel visual que vaya hasta la parte inferior de la prenda. A continuación dóblala hacia el centro de la espalda de la prenda.
  6. A continuación debes tomar la manga desde el lugar que está situado junto al hombre y procede a doblarla sobre la primera doblez realizada, haciendo que quede alineada con el extremo de esta.
  7. Cuando ya hayas hecho esto con uno de los lados llega el momento en el que repitas el proceso pero con la parte derecha de la camisa. De nuevo, debes imaginar el hombro y trazar una línea invisible mental sobre la prenda, y dobla la manga hacia afuera para que esté alineada con la doblez.
  8. En el caso de que hayas hecho lo anterior de la forma adecuada, te encontrarás con una camisa que está doblado a lo largo y que tiene aproximadamente el mismo ancho que el cuello de la camisa. Durante el proceso debes tratar de eliminar los pliegues. Para ello debes ir acomodando la tela. Cuánto más lisa es la tela, menos arrugas tendrá y más difícil será de poder borrar.
  9. Para concluir, debes dividir la prenda de forma imaginaria en dos líneas, de forma que puedas conseguir tres partes similares por toda la camisa.
  10. Luego debes tomar la parte inferior de la prenda y doblarla hacia adentro sobre esa primera de las líneas imaginarias. Luego coge la parte inferior que se ha formado a consecuencia de la doblez. En este caso tendrás que llevarlo hacia la parte del cuello de la camisa. Es suficiente con que lo coloques tras este para que el cuello permanezca libre.
  11. Para finalizar debes acomodar la tela. De esta manera evitarás que tenga pliegues. Para ello debes coger la camisa dobla y dale la vuelta, de manera que el pecho de la camisa quede hacia el lado de arriba. Debes acomodar la tela y eliminar pliegues, haciendo que la camisa quede en un formato cuadrado.

Cómo doblar camisas con una tabla articulada

Si prefieres un método alternativo a saber cómo doblar camisas, existe una opción que es la de recurrir a las ya conocidas tablas de doblado, las cuales puedes encontrar a precios económicos en el mercado o bien fabricarla tu mismo.

Esta es una table articulada que se encuentra compuesta por cuatro paneles de car´ton o plástico que se encuentran unidos entre ellos y que tienen una forma de «T». Es decir, dispone de tres paneles iguales en la parte superior y uno debajo del del centro. Estos se pueden plegar sobre ellos mismos.

En el caso de que utilices la tabla de doblado debes tener en cuenta que, aunque hagas uso de este método, debes abotonar en primer lugar la camisa. Los pasos a seguir en este caso son los siguientes:

  1. En primer lugar debes colocar la camisa sobre la tabla, completamente abierta. Debes fijarte que el cuello se encuentre por encima del borde superior de la tabla de doblado. Las mangas, independientemente de que sean largas o cortas se deben situar parcial o totalmente sobre los paneles laterales.
  2. Si vas a doblar una manga larga, debes doblarlas hacia la parte de atrás, hasta que no sobresalgan por los paneles laterales.
  3. A continuación debes empezar por cerrar el panel derecho sobre el central y volver a abrirlo.
  4. Luego debes cerrar el panel izquierdo sobre el central y lo abres.
  5. Luego debes cerrar el panel inferior sobre el central y también abrirlo.

De esta manera conseguirás que tu camisa se encuentra perfectamente doblada. La gran ventaja de este método es que todas las camisas que utilices haciendo uso de esta tabla van a tener el mismo tamaño. Esto hará que sea mucho más sencillo y cómodo guardarlas en los armarios.

Independientemente del sistema que utilices, las camisas pueden llegar a tener arrugas en las zonas por las que son dobladas, por lo que no hay que cometer el error de llegar a doblarlas en exceso. Además, debes tener en cuenta el tejido con el cual se encuentran fabricadas, ya que hay algunas que tienen mayor tendencia a arrugarse que otras.

En cualquier caso, ambas opciones son perfectamente válidas, aunque para la segunda necesitarás contar con la tabla de doblado. Por ello, si quieres algo totalmente manual podrás optar por el primer método que te hemos mencionado. De esta manera conseguirás tener una lista perfectamente doblada para guardarla en tu armario y que ocupe el menor espacio posible.

 

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.