¿Qué elementos deben de formar parte de la decoración de una mesa?

Cubertería

La cubertería es una de las partes más importantes a la hora de saber poner una mesa correctamente. Según la ocasión se puede utilizar un mayor número de cubiertos o solo los básicos para cualquier comida informal del día a día. Existen muchos modelos de cubiertos la mayoría hechos en acero inoxidable, que suelen guardar una línea clásica y sencilla para adaptarse a cualquier vajilla y combinar a la perfección

Cuando se organiza algún tipo de evento importante donde haya invitados, es mejor recurrir a una cubertería algo más elaborada y elegante, con algunos dibujos que la aporten un toque distintivo, haciendo resaltar la ocasión especial que se celebra.

Cada plato lleva su correspondiente cubierto, existen varias cucharas, tenedores y cuchillos dependiendo del tipo de alimento que se vaya a comer, como por ejemplo para poder degustar el marisco, servir pasteles, sopas o legumbres, cucharillas para el café, cuchillo para el pan, tenedores grandes para servir la ensalada, cuchara para las salsas, palas para servir los pescados, entre otros muchos.

Es importante saber su correcta colocación, el tenedor siempre se pone en el lado izquierdo del lugar donde esté posicionado el plato, mientras que el cuchillo se pone en el lado derecho con el filo de cortar hacia dentro y a su lado la cuchara. No se deben de pegar totalmente, sino que hay que dejar entre ellos un espacio que ronde el centímetro. Se van utilizando primero aquellos que se han colocado más lejos de plato, para después seguir con los que quedan más cerca. Hay un cubierto que no se pone a los lados si no que se suele colocar en la parte alta de la posición del plato, y son las cucharitas del postre, en el caso de que no se quieran poner a la vez que el resto de cubiertos se pueden reservar para el momento justo en el que el postre se sirva. La distancia que deben de guardar los cubiertos respecto al plato es de unos cuatro centímetros, no se pegan pues queda estéticamente feo.

La cantidad que se debe de tener va en proporción a la gente que coma y siempre es bueno tener limpios y disponibles el doble de los que se vayan a utilizar, es decir, si son cuatro personas las que comen, debería de haber ocho cubiertos en total, dos cucharas, dos tenedores y dos cuchillos siempre que sea una comida informal y se vaya a comer unos alimentos específicos sin que existan mezclas de carnes o pescados.

Cristalería: Vasos y copas.

Dentro de la cristalería lo el más habitual es el vaso, el cual se le pueden dar todo tipo de usos, dependiendo de su forma y tamaño. Es el más habitual en cualquier casa y se utiliza de forma diaria y constante. Existen muchos modelos en los que se pueden encontrar y se emplean para cualquier comida del día.

Otro de los recipientes es aquel que se rellena con cerveza, la jarra que suele tener mayor grosor respecto al cristal y asa. Son un tipo de cristalería que también se utiliza para mesas informales, reuniones, quedadas nada convencionales.

El vaso con forma de tubo se puede encontrar en forma redonda o cuadrada, incluso asimétrico, y se destina para los zumos, refrescos, cualquier bebida gaseosa incluso también se puede rellenar con cerveza. A pesar de ser un tipo de vaso que se utiliza sobre todo en los bares, o en las reuniones en casa, también se puede encontrar en algunas celebraciones a mayor escala. Algo similar sucede con el vaso que se destina a los chupitos, son recipientes de corto tamaño que se suelen llenar hasta arriba y que van rellenos de bebidas con o sin alcohol, para todo tipo de celebraciones y eventos.

Para las ocasiones más especiales es fundamental a la par que elegante colocar las tres copas por excelencia que son la de agua, y las de los vinos el tinto y el blanco.

  • Primera posición: La de agua, es algo más abombada que las otras dos tiene más capacidad, y se rellena su interior siempre antes de empezar a comer. Es sin duda la más grande de las tres. Lo habitual es llenarla más o menos a la mitad, es la primera que se coloca.
  • En segunda posición: La de vino tinto, también es ancha pero menos, es un poco más estrecha, esto se debe a que su finalidad es que los aromas que lleva el propio vino se conserven y se guarden mejor. Se suele llenar a un tercio de su capacidad, y va situada en el lado derecho de la de agua.
  • Tercera posición: La de vino blanco, de las tres es la que tiene una forma más estilizada y estrecha, es algo más pequeña, se utiliza para tomar vinos de tipo rosado o blancos, se rellena igual que la de vino tinto, se rellena exactamente igual que la de vino tinto. Va situada al lado derecho de la de vino tinto, en ocasiones se suele confundir con la copa que se utiliza para tomar jerez.

Después existen otras tres copas:

  • Copa para el champán o para el cava: Es estrella y también con cierta forma de flauta, lo que permite que las burbujas de la bebida asciendan hasta la superficie de la copa. Solamente se rellena hasta la mitad. Se coloca en cuarto lugar después de las tres principales, la de agua y la de los vinos, en la posición final.
  • La copa para el Jerez: Similar en su forma a la flauta, alargada y estilizada, se emplea para los vinos como el jerez, manzanilla, todos aquellos con aromas intensos, el amontillado incluso se puede rellenar de algún blanco que tenga unas características similares en su sabor y su olor. Tiene una boca algo pequeña y estrecha lo que hace que todos los aromas se guarden mejor en su interior. Al servirla no se rellena más allá de la mitad de su capacidad. La copa no se coge por la parte de arriba sino por la de abajo, la parte más delgada, también llamada tallo.
  • La copa para el cóctel: Tiene una forma que la diferencia fácilmente del resto, pues se puede asemejar a un cono o una pirámide invertida con forma ovalada. Se puede rellenar con cualquier tipo de bebida de cóctel o vermut. Es un tipo de copa que si se rellena casi hasta el tope de su capacidad. No es una copa que se mantenga desde el principio en la mesa, sino que se sirve en el momento en el que se va a consumir esa bebida.

Vajilla

La vajilla se puede encontrar hecha en diferentes materiales, los más habituales son los cerámicos, como la porcelana o los de origen chino, también existen la famosa loza, que está fabricada a base de arcilla blanca y algo porosa, las hechas en cristal o en vidrio y la melanina que se destina más para alimentos fríos que para los calientes. Siempre se debe de tener el doble de vajilla que, de personas, es decir, si son ocho personas, debe haber dos platos hondos, dos platos lisos y dos platos pequeños, para cada miembro por si la ocasión lo requiere.

Mantelería y Servilletas

La mantelería es una parte muy importante que no hay que dejar pasar desapercibida, gracias a la múltiple variedad en su fabricación se pueden encontrar en varios tejidos, incluso en papel para usar y desechar o plástico, lo mismo pasa con sus colores, que se pueden adaptar a cualquier evento formal o informal, siempre acorde al ambiente que se desee crear. Decorar una mesa con manteles y servilletas no pasa de moda, pero conlleva un trabajo extra en el caso de que se manchen durante las comidas.

Lo más habitual es recurrir a un tipo de mantel que se adapte a la forma de la mesa y que la cubra entera, sobre todo si se va a utilizar en alguna celebración de cumpleaños o algunas festividades. Es importando no recargar la mesa, si empleas una vajilla que sea lisa y blanca, puedes poner un toque de color en las servilletas y el mantel, pero si la vajilla ya tiene color, porque lleva dibujos no es conveniente saturar la mesa con más color o con estampados, si no que se debe de poner algo más sencillo y que no destaque demasiado.

Uno de los atractivos que se emplean en la decoración de la mesa es la forma en cómo se doblan las servilletas, es una manera de sorprender y de vestir de forma peculiar cualquier comida especial.

Dos estilos para decorar una mesa de comedor

Estilo sencillo y diario:

  • Copas de vino y vaso de agua.
  • Vajilla lisa y blanca de cerámica, dos platos para el primero y el segundo.
  • Dos tenedores una cuchara y un cuchillos para comer tanto carne como pescado.
  • Servilleta en color burdeos.
  • Recipiente para las salsas
  • Plato rectangular para los sobrantes del plato.
  • Velas Blancas a juego con la vajilla y flores del mismo color.
  • Manteles individuales en color salmón.

Estilo elegante y festivo:

  • Tres copas de agua, vino tinto y vino blanco.
  • Dos tenedores y dos cuchillos junto con una cuchara para poder comer carne y pescado.
  • Vajilla de porcelana blanca.
  • Mantel liso blanco con dibujos en forma de círculos, que cubre la mesa entera.
  • Servilletas blancas doblada junto con un lazo dorado reflejando la festividad que se celebra.
  • Dos ceniceros con trozos de espejo
  • Florero grande en el centro con rosas blancas que aportan elegancia a la mesa.

¿Te ha gustado?