El baño es una de las habitaciones más personales de nuestra casa. Es donde hacemos nuestras necesidades, especialmente en época de diarrea, y donde nos lavamos y duchamos. Por ello, la decoración del baño cuenta con una importancia capital de cara a que podamos sentirnos lo más cómodos posibles, en una de las partes del hogar donde diariamente pasaremos mucho tiempo, especialmente si somos mujeres y debemos arreglarnos.

Principales elementos para decorar un baño

Antes de empezar a diseñar la decoración de nuestro baño, debemos tener en cuenta varias etapas fundamentales si queremos acabar con éxito. Decorar cualquier parte de la casa es una carrera de fondo y, por tanto, hay que ser muy estratégicos en este sentido. En este juego hay muchos actores implicados, además de los decoradores o diseñadores, como los albañiles o los fontaneros. Por tanto ,la planificación juega un papel fundamental. Debes definir inicialmente cuál es tu objetivo en este proyecto y de cuánto presupuesto dispones para ello. La segunda parte es especialmente importante ya que lo más seguro es que debas recurrir a manos expertas y, por tanto, debes saber cuánto invertir. Posteriormente, deberás elegir aquellos elementos, que posteriormente explicaremos, que servirán para decorar tu baño. No es lo mismo construir una mampara que cambiar una ducha por una bañera o viceversa.

Una de las premisas extra es que debes hacer de tu baño un lugar seguro. Aunque pueda ser puramente decorativo, no está de más instalar un suelo antideslizante y puntos de apoyo para el baño. Obviamente, es improbable que los vayamos a utilizar de forma periódica pero, como dicen, mejor prevenir que curar. Además, a la hora de decorar un baño también deberemos tener en cuenta la instalación de un ventilador extra ya que ayuda a prevenir los posibles malos olores. A nivel decorativo, los accesorios son los que marcarán la diferencia en este aspecto. Debes conocer los diferentes tipos de elementos que puedes encontrar. Por un lado, están los funcionales (aquellos que son necesarios) como por ejemplo un espejo o las toallas, y aquellos puramente decorativos como son las posibles plantas o los diferentes recipientes para guardar aceite de baño, sin ir más lejos. En la mayoría de ocasiones contaremos con un baño con dimensiones reducidas. En ese caso, el orden y la organización de los diferentes accesorios adquiere un carácter fundamental. Son ideales con la combinación de colores y para revalorizar la habitación. Sin embargo, todo tiene sus límites. Poner demasiados accesorios también puede provocar un efecto de recargamiento del espacio, y eso puede ser perjudicial.

La iluminación, a la hora de decorar un baño, también es fundamental. Un espacio que tenga poca luz puede tener poca comodidad y, además, ser poco funcional. Una de las localizaciones ideales de un baño es en una habitación que tenga contacto directo con la luz natural del sol. Da calidez al espacio y, además, también lo notaremos en la factura de la luz a final de mes debido al gran ahorro conseguido en energía. Si tienes la suerte que tu casa tenga este espacio no desaproveches este atributo de la naturaleza colocando cortinas, cristales opacos u objetos frente de las ventanas que puedan obstaculizar dicha entrada. A nivel de iluminación, en un baño pequeño, tampoco debes hacer grandes esfuerzos. Una luz general y una específica para el espejo será suficiente. Sin embargo, intenta que estas sean halógenas. Son ideales para los tocadores o espejos y, además, también permiten reducir el consumo entre un 50 y un 80%.

La bañera o ducha, la anchura y longitud del mármol, el tipo de váter y si incluirá bidé o no, el tipo de grifo a usar, la cantidad de espejos y tomas de corriente, además de si incluirá armarios o no son algunas de las principales variables que se deben analizar. A nivel de elementos, también ten en cuenta si vas a contemplar la opción de acabar alquilando tu vivienda, y cuál va a ser tu público objetivo, especialmente a la hora de diseñar el váter. No olvides temas religiosos como los musulmanes, que no usan papel de váter para asearse y, por tanto, deberás incluir el grifo para limpiarse además del papel. Los temas religiosos son otro de los grandes temas que hay que abordar a la hora de diseñar la decoración de un baño, y de cualquier habitación de la vivienda.

Beneficios de decorar el baño

Invertir tiempo en decorar el baño, aunque parezca una tontería, puede aportar múltiples beneficios en muchos aspectos. Además de estar acondicionado para asearse, también puede provocar consecuencias en el estado de ánimo, en función de la decoración. Los más destacados son los siguientes:

  • Busca tu comodidad. Como hemos dicho anteriormente, el baño es una de las partes de la casa donde puedes pasar más tiempo durante el día. Por tanto, decorarlo a tu gusto puede darte comodidad, buenas vibraciones y aportarte sensaciones que ayuden a aumentar tu calidad de vida.
  • Hacer la habitación más hospitalaria. En numerosas ocasiones, tendremos invitados en casa y ellos deberán usar el baño. En algunas ocasiones, tenemos la suerte de contar con una habitación de baño para invitados. Sin embargo, en la mayoría de las veces deberemos compartir el espacio. Decorarlo permitirá dar una imagen de mayor hospitalidad hacia los de afuera.
  • Crear un estilo uniforme. El baño forma parte del conjunto de la casa y es una parte que ayuda a proyectar tu estilo a la hora de decorar el hogar. Por tanto, debe ser una parte más de ese estilo uniforme que quieres darle a la vivienda.
  • Aprovechar al máximo los accesorios. Si eres de esas personas que les encanta usar accesorios, el baño es otra oportunidad para hacerlo. Además, de los utensilios necesarios para llevar a cabo la función de un baño, a buen seguro que también tendrás tiempo para situar accesorios. Algunas personas prefieren un baño menos recargado, mientras que otros se chiflan por poder situar accesorios en cualquier habitación de la casa.

A la hora de pensar en los beneficios en la decoración del baño, también es imprescindible analizar aquellos materiales que más nos interesan por el uso que vamos a dar a la habitación. El gres cerámico es uno de los que mayor duración tiene, aunque si no contamos con tanto presupuesto podemos optar por la teca, el bambú o vinilo, que son otras opciones posibles para el revestimento de nuestro baño. En cambio, si contamos con un mayor presupuesto, el abanico de opciones es mayor contando con piedra natural, resina o guijarros, como alternativas elegantes para suelos o paredes. Obviamente, a la hora de elegir los materiales, ten en cuenta aquellos que pueden ser más fáciles para limpiar, el estilo que queremos implementar así como las tonalidades y los colores que vamos a utilizar.

Cómo decorar un baño

A la hora de decorar un baño existen diferentes estilos en los que regirse. Sin embargo, antes de tomar decisiones respecto a la elección de materiales, accesorios u organización, la funcionalidad va por delante. Un cuarto de baño puede ser todo lo bonito que quieras pero si no es cómodo ni cumple su función principal acabará siendo reformado en poco tiempo. Inicialmente, deberemos elegir el tipo de baño que queremos y todos los aspectos que los rodea tales como decidir si bañera o ducha, si tendrá bidé o renunciaremos a él, dónde irá colocado el almacenamiento… Una información vital para poder tomar este tipo de decisiones será saber dónde se encuentran las tomas de agua y el desagüe, para así evitar tener que realizar obras de más que nos hagan perder el tiempo y dinero que podemos usar para otras cosas.

Con todo, vamos a analizar la primera cuestión. Muchos verán una tontería este tipo de reflexión porque la mayoría de viviendas, por dimensiones, solo permite contar con una ducha. Las ventajas de la ducha son evidentes ya que permite una mayor accesibilidad (incluyendo también aquellas personas que sufren algún tipo de discapacidad), además que permite ser más flexible con el espacio y reducir el consumo de agua (la ducha por defecto solo consume 95 litros, mientras que una bañera (según la Organización Mundial de la Salud) nunca baja de los 250 litros. Sin embargo, la bañera es visto para muchos como un dulce capricho. Nos permite relajarnos dándonos un buen baño después de un día de mucho estrés, además de la consecuente decoración que permite y la diversión que puede dar a los niños en casa. También dependerá de si tenemos un perro en casa, al cual debemos enseñar a usar el baño o bañarlo nosotros mismos. Los colores son nuestra siguiente prioridad. Al igual que en otras partes del baño, antes de tomar una decisión, deberemos analizarla cuidadosamente. Para facilitar nuestra idea final debemos tomar en cuenta dos variables: los colores a largo plazo del fondo y las notas de color que podremos sustituir a lo largo del tiempo, en función del mensaje que queramos dar. Si el espacio de baño, lo más recomendable es usar colores claros, como el blanco o los más cremosos, ya que esta tonalidad aumenta la sensación de espacio y amplitud. En cambio, si queremos encontrar algo más elegante, debemos optar por tonalidades oscuras combinadas con colores claros. Para que te hagas una idea, los más brillantes están asociados al lujo mientras que las texturas de color mate se asocian con la sofisticación y la discreción. Con estos adjetivos, puedes elegir aquellos que más se asemejen a la forma de ser que quieres proyectar y buscar la combinación perfecta.

Con todo, existen dos estilos de baño que sobresalen por encima de los demás. Por un lado, encontramos los baños de tipo minimalista. Se caracterizan por la rectitud de sus líneas, contar con volúmenes puros, poca variedad cromática pero sobretodo por su sencillez. De hecho, este tipo de decoración prima de forma más importante a la funcionalidad y comodidad del cuarto de baño por encima de la propia estética. Por ello, las duchas a ras de suelo nunca faltan. En cambio, los baños modernos son todo lo contrario. En este tipo de espacio predominan los colores variados y las últimas tendencias en cuestión de temas sanitarios, mobiliario y materiales y, obviamente, estar abiertos a cambiar de tendencia para siempre buscar estar a la última moda. No es recomendable si no cuentas con un presupuesto holgado. Por esta razón, valorar la inversión que vas a realizar te va a descartar automáticamente muchas opciones, ya sea porque son demasiado caras o, en cambio, porque puedes optar a realizar algo más elitista.

Con todo, el cuarto de baño, pese a que no lo parezca, cuenta con múltiples opciones para poder ser decorado a tu completo gusto. Sigue el orden correcto para evitar perder el tiempo y dinero. Elige la funcionalidad de tu baño, la distribución de sus accesorios, si contará con ducha o bañera, su tonalidad cromática y finalmente si optarás por un estilo minimalista o, en cambio, querrás ir completamente a la última tendencia en tu ciudad.

¿Te ha gustado?