Para todo hay que valer y saber un poco y esto es lo que ocurre con barrer. Parece sencillo pero muchas personas lo hacen mal y si es un suelo especial pueden llegar a rayarlo. Por eso aquí tienes algunas pautas para que sepas cómo barrer.

Ya no es tanto saber cómo se hace, que obviamente es importante, si no con qué productos hay que hacerlo para que las superficies no se estropeen y las escobas duren más tiempo. Por regla general se suele usar una escoba de tamaño normal, de cerdas, pero si el suelo es parquet en lugar de escoba se usará una mopa porque al ser un suelo tan sensible las cerdas podrías rayar el suelo, así que se usa una mopa que es igual que una escoba pero en lugar de cerdas tiene una bayeta que absorbe la suciedad.

Instrucciones para barrer

  1. Elige una buena escoba. El tipo de escoba va a depender del tipo de suelo y es que superficies como el parquet no están preparadas para barrer con una escoba normal, si no con un mopa. Piensa qué tipo de suelo vas a barrer e investiga qué tipo de cuidados especiales necesita. Dependiendo de lo grande que sea la superficie que quieres barres te convendrá una escoba más grande o más pequeña. Si es una habitación o alguna estancia de una casa o despacho, el tamaño estándar te vendrá bien, pero si es un patio, un garaje o algo más amplio en donde además haya más suciedad, es mejor que tu escoba sea más grande para que tardes menos y que las cerdas sean más duras para arrastrar bien la suciedad. Las escobas normales tienen una cerdas blandas porque no están pensadas para limpiar zonas complejas, por eso si tu superficie va a requerir de unas cerdas duras es mejor que lo tengas en cuenta y no que te pongas manos a la obra con la escoba equivocada.
  2. Además de escoba necesitas un recogedor para ayudarte a pasar lo que barras del suelo al recogedor. Si es una mopa no necesitas recogedor ya que los paños con los que barres se quedan con la suciedad adherida.
  3. Coge tu escoba y empieza por una de las estancias. Barre desde el interior hacia la puerta y acumula lo que barras de cada habitación cerca de la puerta, así tendrás localizadas las partes que ya has barrido y solo tendrás que recoger una vez por habitación.
  4. Coge la escoba con las dos manos, una más hacia la parte de arriba del palo y la otra por la mitad. Haz un movimiento diagonal desde un lado de la habitación terminando el movimiento cerca de ti. La otra forma para barrer es justo la contraria, desde tus pies hacia los lados. De este último modo llevamos lo barrido hacia las esquinas y de la primera lo dejamos cerca nuestro para controlar dónde está.
  5. Asegúrate de que no te dejas nada sin barrer como las esquinas. Dependiendo del tipo de escoba puede que te cueste más o menos, así que cuando llegues a ellas pasa la escoba por cada lado de la esquina y atrae hacia fuera la suciedad.
  6. Cuando acabes de barrer, como has ido apartando la suciedad en montones, al recogerla siempre suele quedar polvillo. Repasa esas zonas para terminar de barrer correctamente.
  7. En caso de que uses una mopa no hace falta que vayas levantando la fregona, hazlo todo seguido, en este caso las esquinas son más sencillas por la forma de la mopa y porque gira 360 grados para barrer a la perfección. Cuando lleves unas cuantas barridas o creas que está muy sucio cambia su bayeta para seguir barriendo con facilidad.
  8. Cuando vayas a recoger lo barrido, pon el recogedor en el suelo pero un poco levantado, en diagonal, como si fuera una cuestecita para que empujes con la escoba la suciedad hacia el recogedor. Si lo dejas plano apoyado en el suelo, parte de lo barrido se va a quedar en la base del recogedor y en el suelo, por eso si lo inclinas un poco te será mucho más fácil. Aunque es probable que siempre te quede un poquillo de polvillo en el suelo, pero con un segundo barrido ya ni se notará.
  9. Cuando acabes, sacude un poco la escoba para retirar el exceso de polvillo o las pelusas, y guárdalo en un sitio donde las cerdas o sufran, es decir, que no hay nada encima que haga peso sobre la escoba y las aplaste, porque si no la escoba te va a durar menos de lo esperado.

Consejos para barrer

  • Si vas a barrer varias estancias que estén juntas, acumula lo barrido entre ellas para recogerlo todo a la vez.
  • Cuando barras deja la suciedad más o menos en el mismo sitio porque si no puede que no la encuentres o que la pises mientras barres.
  • Si vas a barrer en la calle deberás comprar una escoba rectangular de las que tienen cerdas gordas para coger mejor la suciedad.
  • Si tienes que barrer una zona con muebles, pide ayuda para desplazarlos hacia un lado y barrer debajo de ellos y después ya podréis volver a ponerlo en su sitio.
  • No barras después de fregar, hazlo primero porque si no volverás a dejar el suelo con polvillo y tendrás que fregar otra vez. Y después de barrer es recomendable fregar, así si ha quedado algo de polvillo la fregona se lo llevará y te quedará una superficie totalmente limpia.
  • Las escobas necesitan un cuidado para no tener que estar cambiándolas cada poco tiempo, así que cuando acabes cuélgala de algún gancho con las cerdas hacia arriba o hacia abajo, no importa.
  • Cuando veas que las cerdas están muy desgastadas será hora de comprar una nueva escoba, depende del uso que le des para cambiarla.
  • Para que la escoba te dure más, cuando acabes de barrer sacude las cerdas, para ello puedes ponerte un guante de látex y quitar las pelusas que pueda tener con la mano, si las dejas en las cerdas te costara más barrer las próximas veces.
  • Barre con regularidad, si no lo haces cada día que sería lo habitual, como mucho cada dos, porque si no el polvo irá en aumento y te costará más. Si te vas de vacaciones y no vas a poder barrer en unos días, lo que puedes hacer es llenar vasos de agua y repartirlos por toda la casa. Lo que hace esto es que absorbe las partículas de polvo y no queda tanta suciedad. Cuando vuelvas el agua de los vasos estará más consumida pero tu casa estará más limpia y no notarás, cuando vuelvas a barrer, que has estado unos cuentos días sin pasar la escoba.
  • Deja el baño y la cocina para el final, son siempre las habitaciones que más se ensucian. La cocina porque hay comida y no es solo polvillo y el baño porque la suciedad que hay es proveniente del agua que se haya podido salir de la ducha o pelos que se hayan caído al peinarnos. Por eso es mejor que estas dos estancias de la casa las dejemos para las últimas, sobre todo la cocina.
  • Si ves que limpiando te cuesta barrer porque las cerdas tienen mucho polvo, para y sacúdelo para que puedes seguir barriendo sin problemas.
¿Te ha gustado?
26 usuarios han opinado y a un 88,46% le ha gustado.