Uno de los elementos imprescindible en cualquier cocina, ya sea en casa o en un restaurante son los cuchillos. ¡Qué rabia da coger un cuchillo para cortar algo y que no corte!

Seguro que en más de una ocasión has pensado esto mismo. La opción más directa es comprar un cuchillo nuevo o llevarlo a que te lo afilen.

Sí, llevarlo porque ya aquel señor que iba con una bici o moto, que tocaba una armónica para anunciarse como afilador, es una figura que ha desaparecido, aunque algunos aún quedan.

Tener afilados los cuchillos es muy importante siempre antes de empezar a cortar o realizar cualquier receta. Si lo queremos hacer en casa hay varios métodos que te explicamos a continuación.

Cómo afilar un cuchillo

¿Que necesitas para afilar un cuchillo?

  • Broca de porcelana o afilador de carnicero.
  • Piedra de afilar.
  • El afilador.
  • La taza de porcelana.
  • Dos cuchillos.
  • Papel albal
  • Botella de plástico.
  • Afilador eléctrico
  • Una pistola de silicona.
  • Dos tapones de botella uno más grande que el otro (porque uno se tiene que introducir dentro del otro. Por ejemplo uno puede ser de una garrafa de cinco litros de agua y el otro tapón de una botella de litro).
  • Papel de lija fino.
  • Tijeras
  • Motor eléctrico (podrás adquirirlo en tiendas de electrónica).
  • Una pila de petaca.

Instrucciones para afilar un cuchillo

  1. El primer método que vamos a tratar es el afilado con las brocas de porcelana o afilador de carnicero. La primera es un poco más frágil que la segunda.
    • La manera más fácil es darle unos 20 grados de inclinación y haciendo pasadas lentas.  Similares a como si estuvieras partiendo un jamón.
    • Sabremos si lo estamos haciendo bien por el ruido.
    • Una vez terminado de pasarle por la broca, limpiaremos el cuchillo con un trapo.  Para eliminar el metal que hayamos podido levantar con la broca.  La broca sirve para despertar el filo.
  2. Pero si lo queremos afilar al máximo lo que necesitamos es una piedra para afilar.
    • Esta piedra la tenemos en agua previamente durante aproximadamente 15 minutos o hasta que deje de burbujear.
    •  La sacamos del agua.
    • Como observarás la piedra tiene dos partes: una parte más rugosa que es la parte de desgaste que es la que vamos a utilizar primero y después hay una parte más lisa que suele manchar porque acumula las virutas de hierro que hemos ido quitando, si es que tenemos en uso la piedra.
    • Con la cara rugosa hacia arriba, elevamos la piedra en una posición cómoda y le damos un ángulo de 17 grados. Apoyamos desde la parte de abajo y lo deslizamos desde arriba hasta abajo. Este paso repítelo 20 veces por lo menos por cada cara, dándole las pasadas.
    • Ve controlando el corte para que esté perfecto.  Pero ten cuidado no te cortes el dedo.
    • Ahora hacemos lo mismo pero por la otra cara.
  3. El método más práctico y que está en la mayoría de las casas: el afilador.
    Dentro del afilador hay unas piedras parecidas a la piedra de afilar. Lo que haremos será pasar el cuchillo por la hendidura que ya tiene el ángulo correcto y  no tenemos que calcularlo. No nos queda tan fino como con la piedra, pero es perfectamente válido. Pasamos el cuchillo como unas diez veces. De esta manera, conseguimos que gane bastante filo.
  4. Primer método de emergencia: La taza de porcelana.
    La parte que vamos a usar es la base de la taza. Para ello dale la vuelta.  En esta zona tiene que tener un área sin brillo porque es un material poroso similar a la piedra de afilar. Suele estar sin pintar y la diferencia del resto de la taza.  Apoyamos bien la taza, la sujetamos con la mano y le vamos pasando  por un lado y por el otro. Si mancha la taza quiere decir que ha cogido acero de nuestro cuchillo.  Estas manchas se quitan perfectamente lavándolo a mano o  en el lavavajillas.
    Cómo afilar un cuchillo
  5. Segundo método de emergencia: dos cuchillos.
    Si no tenemos ni taza, ni piedra ni afilador lo que podemos hacer es coger dos cuchillos. Ponemos el lado romo del cuchillo con el que vamos a afilar otro. Ponemos el cuchillo a 17 grados y lo vamos a pasar por un lado y lo mismo por el otro.
  6. Métodos alternativos:
    • Papel de aluminio
    • Coge un trozo de papel de aluminio, dóblalo cuatro veces, dando como resultado la forma de un cuadrado.
    • Introduce el cuchillo dentro del aluminio de tal manera que quede una esquina libre donde utilizamos el cuchillo.
    • Ahora mete y saca el cuchillo como si estuvieras limpiando la hoja del mismo con el papel de aluminio.
    • Haz este movimiento de forma repetida.
    • Borde de una botella de plástico.
    • Toma una botella y roza el filo del cuchillo contra la boquilla de la botella, justo en las rugosidades donde encaja el tapón. Introduce y frota el filo del cuchillo para afilarlo, como si estuvieras serrando la botella.
  7. Afilador eléctrico
    • Haz un agujero en el centro del tapón pequeño. Aprovecha la marquita que suele venir en el centro para hacer el agujero con las tijeras.
    • Introduce el eje del motor pequeño  en el agujero que acabamos de hacer.
    • Con la pistola de silicona caliente echa un poco de silicona en ambos tapones. El grande servirá de cierre.
    • Y esperamos a que enfríe.
    • Sella la unión de ambos tapones con silicona.
    • Colocamos el tapón y marcamos con un rotulador el contorno.
    • Recorta el círculo.
    • Aplica silicona caliente sobre el tapón y pega la lija.  Procura que esté centrado.
    • De este modo tendríamos ya preparada la afiladora eléctrica.
    • Deja de nuevo secar todo.
    • Ahora ya sólo queda que superpongas la afiladora a la petaca de 6 voltios.
    • Verás como la afiladora comienza a girar. Ahora ya puedes empezar a afilar los cuchillos o navajas que tengas por casa.
    • Para ello damos a ambos lados con cuidado durante tres o cuatro minutos. Y ya está afilado nuestro cuchillo.
    • Si ves que aún le falta un poco de corte vuelve a poner el cuchillo en la afiladora otros tres o cuatro minutos.

Consejos para afilar un cuchillo

  • Seguramente a la primera no te saldrá afilar un cuchillo, pero con la práctica lo conseguirás.
  • También es importante la higiene. Cuando acabamos de trabajar con el cuchillo con algún desinfectante, lo limpiamos bien y lo reservamos bien lo máximo de limpio. Ese cariño que dediquemos al cuchillo se verá reflejado en nuestro trabajo.
    Cómo afilar un cuchillo
  • Muchos profesionales de la cocina opinan que es el mejor método para afilar. El único inconveniente de la piedra de afilar es que la tenemos que tener en agua unos minutos antes.  A veces la tenemos en el agua 15 minutos y aún así sigue burbujeando porque se está llenando de agua.  La razón de sumergirla en agua es porque si lo hacemos en seco el afilado podría ser demasiado abrasivo y dañaríamos nuestros cuchillos.
  • Si lo que usas es una broca que puede ser de acero o de porcelana ten cuidado porque cuando se empieza a usar uno se tiende a cortar al afilar. Por ello es recomendable usar una tapa de plástico de algún tupperware o un plato de plástico y lo clavas por el centro. Parecerá que tengas una espada en vez de una broca, pero así te evitaras que si se te escapa el cuchillo, te cortes la mano por accidente.
  • Hay quien afila el cuchillo con la piedra de dentro para fuera, pero otros lo hacen de fuera para dentro. Eso ya dependerá de cada uno cómo esté más cómodo.

Video

Si te gustan nuestros vídeos síguenos

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 33,33% le ha gustado.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.