Hay muchas casas donde sus propietarios, cuando llega el invierno, notan con facilidad cómo el frío traspasa las paredes, las ventanas e incluso el techo (si vives en un ático me entenderás) y no saben qué hacer para evitarlo. Las casas frías son sin duda una de las peores pesadillas de los propietarios. Creo que junto con la humedad, son dos de los problemas más comunes que puede sufrir casi cualquier tipo de vivienda.

Aislar mi casa del frío es complicado

Por suerte, a diferencia de lo que ocurre con la humedad de las viviendas, que puede resultar un verdadero engorro y costar bastante tiempo y desembolso de dinero para lograr arreglarlas, aislar nuestra casa del frío resulta mucho más sencillo de lo que pueda parecer a primera vista. Desde doncomos queremos ayudarte para que aprendas cómo hacerlo y dejes de pasar frío dentro de tu casa en invierno. Olvídate de una vez por todas de las mantas, gorros, batas y bufandas y lee este artículo para aprender los principios fundamentales sobre el aislamiento del frío para nuestro hogar. ¡Comencemos!

Cómo aislar mi casa del frío

¿Que necesitas para aislar mi casa del frío?

Para aislar tu casa del frío vamos a necesitar

  • Leer el siguiente artículo
  • Tener paciencia
  • Usar los trucos que te proponemos

Instrucciones para aislar mi casa del frío

Paso a paso para aislar tu casa del frío

  1. Aclimata correctamente tu hogar en invierno. Es importante que ventiles todos los días, pero hazlo en un periodo de tiempo inferior al que utilizas durante el resto del año. Con cinco minutos será suficiente. Pasado ese tiempo, aprovecha para ducharte y esperar a que la casa vuelva a calentarse un poco de nuevo. Una forma de aislar tu casa del frío y ahorrar algo de dinero, es utilizar al máximo el calor residual de la calefacción. Para ello intenta encender la calefacción por la mañana y mantener el calor residual durante el resto del día. Si ves que la casa resulta muy fría por la tarde, enciéndela un rato más antes de acostarte, pero no mucho tiempo. Piensa que por la noche permanecemos bajo mantas y edredones y no es necesario que la casa esté tan caliente como el resto del día.
  2. Busca las corrientes de aire y ¡elimínalas! Uno de los mayores problemas y que enfría con facilidad un hogar son las corrientes de aire que se crean de manera natural en algunas partes de nuestra casa. Esto suele suceder por un mal aislamiento en alguna puerta o ventana. Si aíslas correctamente estos elementos, no perderás calor por causa de las corrientes de aires.
  3. No abras y cierres continuamente las puertas. La forma más adecuada de mantener el calor en las habitaciones, es dejarlas cerradas. Evita que el aire circule de un lado para otro y recuerda cerrar sobre todo aquellas habitaciones en las que te encuentres. De esta manera el calor no se escapará y podrás mantenerlo durante mucho más tiempo. Si hay alguna habitación que no uses, tampoco es necesario que la calientes. Cierra los radiadores de esa zona y así el calor se concentrará en el resto.
  4. Aísla correctamente las ventanas. El frío se cuela fácilmente por estas dos zonas. Si notas que tus ventanas tienen corrientes de aire, vigílalas bien. Normalmente los cristales no son el problema, pues cada vez es más común utilizar cristales con doble acristalamiento que logran que el frío jamás traspase. Incluso las ventanas con acristalamiento simple tampoco sufren este problema. El error suele estar en la colocación de los marcos. Si no han sido aislados correctamente, puedes notar, no sólo cómo se filtra el frío, sino ligeras corrientes de aire. En estos casos lo mejor es utilizar un sellador transparente alrededor de los marcos de las ventanas. Protege todas las de tu hogar y muy pronto notarás la diferencia, tanto en invierno como en verano (el calor también se colará menos).
  5. Aísla correctamente las puertas. En el caso de las puertas, el espacio que queda por la parte de abajo, suele ser el peor enemigo para los frioleros. Si notas corrientes de aire tanto en la puerta de la entrada como en las puertas de las habitaciones, evita que el calor se escape por esas zonas y entre el frío a través de ellas. Puedes colocar un burlete que evite el paso de las corrientes (tanto frías en invierno como calientes en verano) y del polvo de una zona a otra de la casa. Además, puedes usar churros alargados parecidos cojines, pero especiales para poner en las puertas de nuestros hogares. Puedes encontrarlos en cualquier tienda de decoración.
  6. Utiliza alfombras para aumentar el calor de las habitaciones.

Consejos para aislar mi casa del frío

Si tu problema de aislamiento es muy grave…

Si tu problema de aislamiento es muy grave es probable que tengas que recurrir a un experto. Las casas, por lo general, se construyen con aislantes entre las paredes que evitan la contaminación sonora y el paso del frío y el calor. Si tus paredes son muy frías es probable que el aislamiento entre ellas sea inexistente o insuficiente. Igualmente, si notas que entra mucho frío a través de las ventanas, es probable que estén mal instaladas. Intenta reclamar a tu comunidad de vecinos y enterarte de si otros propietarios tienen el mismo problema. En caso contrario, si tu seguro o el de la comunidad no lo cubre, es mejor que llames a un especialista para que valore si es necesario ampliar el aislante entre las paredes.aislar mi casa del frío

¿Te ha gustado?
24 usuarios han opinado y a un 66,67% le ha gustado.