Aunque parezca mentira, uno de los mejores y más potentes limpiadores para ciertas cosas es el ácido sulfúrico, ya que es un tipo de limpiador que es tan corrosivo, que literalmente se puede comer algunas superficies que estén con mucha suciedad y dejarlas completamente limpias.

Este ácido es muy conocido en química para hacer reacciones y es sin duda uno de los ácidos más potentes de todo el planeta. Por este motivo, se debe tratar con el respeto que merece, ya que es un ácido que puede ayudarte, pero también puede matarte.

Este ácido es muy tóxico y si se usa para limpiar, se debe hacer con mucha precaución, ya que una sola gota en tu piel podría provocarte una gran intoxicación que incluso podría conllevar la muerte.

Sin embargo, no te asustes todavía, ya que realmente si se sabe utilizar de la forma correcta y no se hacen locuras, puede ser un buen aliado contra la limpieza y no tiene por qué suponer ningún problema. Después vamos a explicar todo esto con más detalle, ya que para nosotros, la seguridad es lo primero.

Sin embargo, nosotros no nos hacemos responsables de cualquier daño que puedas tener, ya que como persona adulta, debes cargar con tus actos y consecuencias. Sin embargo, al final te explicaremos todos los pasos que debes dar si tienes algún tipo de accidente, ya que de esta forma, lograrás evitar males mayores y poder reparar el máximo daño posible.

Entre las cosas que podemos limpiar con este material, tenemos por ejemplo el baño, sobre todo la parte de las juntas que podrían tener mucha suciedad. Este ácido podría eliminar toda esta suciedad y dejarlo todo como los chorros del oro literalmente hablando. Además, también tenemos que tener en cuenta que puede servir para más cosas, como por ejemplo limpiar los ladrillos de casa que estén sucios.

Si por ejemplo tenemos la casa en zona de costa, podríamos tener llena la fachada de molestos excrementos de gaviota y otros animales. Gracias a este ácido, vamos a poder eliminar todo esto y lograr así que vuelva a lucir excelente, sin que haya ningún problema ni resto de estas cosas después.

El último uso para limpiar que vamos a tener, es el de limpiador de escobas y otros materiales, ya que estas se quedan llenas de hebras y de pelusas, las cuales muchas veces no se pueden quitar a mano. Este ácido puede dejar todo como nuevo, como si acabases de compra tu escoba en el supermercado.

Todo esto está muy bien, ya que vamos a ver cómo el ácido sulfúrico, puede ser tu amigo si lo sabes usar y no tenerlo como enemigo si sabes evitar todos los peligros que supondría el no usarlo correctamente. Como todo en la vida, si lo usas mal puede matarte, pero si lo usas bien, puede ser tu mejor amigo y ayudarte muchísimo a lograr tus objetivos de limpieza..

Aquí te lo vamos a explicar todo, ya que sin duda alguna, no queremos que te pase nada, ya que la seguridad es lo primero. En primer lugar, veremos como hacer la mezcla y veremos todo lo que necesitas para ello. Después veremos como limpiar las superficies y finalmente veremos un pequeño tutorial de pequeños auxilios, el cual te ayudará a poder curarte en caso de que por desgracia tengas algún accidente con este producto. Vamos a verlo todo más a fondo.

¿Que necesitas para Ácido Sulfurico – limpiar con ácido sulfurico?

  • Ácido sulfúrico.
  • Agua.
  • Un cubo para mezclar
  • Guantes
  • Gafas protectoras
  • Ropa que proteja todo el cuerpo.
  • Una mascarilla

Instrucciones para Ácido Sulfurico – limpiar con ácido sulfurico

  1. Preparar la mezcla:
    Lo primero que vamos a hacer es preparar la mezcla que vamos a usar, ya que el ácido sulfúrico es un producto que no se puede echar directamente, porque es demasiado fuerte. Antes de nada, revisa el apartado de necesitas y colócate todo lo que tengas que colocarte, como el traje, las gafas protectoras y protege bien todo. Ahora coge un cubo de agua y echa unas 10 partes de agua, el cual será el disolvente principal del producto. Ahora deberás echar 1 parte de ácido sulfúrico por cada 10 de agua, teniendo una proporción de 1 a 10. Por ejemplo, si vamos a hacer una mezcla en un litro de producto, vamos a echar 100 ml de ácido sulfúrico en la misma y 1900 ml de agua y si vamos a hacerlo con 5 litros de agua, tendremos que echar 500 ml de ácido sulfúrico y 4500 ml de agua. De esta forma, respetaremos las proporciones y podremos ya empezar a limpiar. Eso si, recuerda que desprende un olor fuerte, así que no te quites las mascarilla y mantén alejados a los niños pequeños, animales y otras personas que podrían ser sensibles a todo esto.
  2. Limpiar el baño:
    El primer uso que vamos a dar a esto es el de limpiar el baño, ya que hay ciertas partes del mismo que se deben limpiar con este producto, ya que estarán tan sucias que sólo podremos con ácido. En primer lugar, ten cuidado con el metal, ya que este producto literalmente se lo come, así que no lo uses nunca sobre algo metálico como por ejemplo un grifo o un lavabo. Este producto es perfecto para limpiar las partes de cerámica y porcelana, como por ejemplo la bañera y las juntas, en la cual hay mucha cal. Como este producto es un ácido, disolverá la cal y dejará el baño completamente limpio. Coge un poquito en un trapo y frota hasta que quede limpio. Después de acabar, deberás echar mucha agua en la zona, para eliminar todos los restos de ácido, ya que si queda un poco de ácido en la zona, podrías tener problemas de quemaduras y similares que te podrían traer muchos problemas de este tipo. Sin embargo, realmente si echas la suficiente cantidad de agua, vas a sentir como que no pasa nada y que no deberás tener nada que temer, ya que el problema sin duda estaría completamente solucionado y por lo tanto, el baño limpio y sin ningún efecto secundario derivado de la limpieza.
  3. Limpiar ladrillos sucios:
    Lo segundo que vamos a limpiar es la fachada ,es decir, los ladrillos que puedan haber quedado sucios. Este ácido es capaz de limpiar completamente todo el ladrillo, incluso de las manchas más difíciles como los excrementos. El modo de operar siempre es el mismo, es decir, echar un poco en un trapo y limpiar, hasta que no quede nada. Recuerda que no debe echarse sobre algo metálico, si no quieres que el ácido se coma por completo el metal y acabe siendo sin duda peor el remedio que la enfermedad. Después de esto, si la fachada va a ser tocada por niños y personas que podrían tocar ahí, echa abundante agua como en la bañera, la cual hará que se eliminen los restos de ácido y que no quede nada más por hacer, logrando así una gran efectividad a la hora de limpiar las paredes, pudiendo quitar pintadas y heces de animales y lavando con agua para no producir ningún daño en la pared ni en las personas que vayan a tocar.
  4. Limpiar escobas:
    Finalmente, vamos a poder limpiar todo tipo de escobas, las cuales tienen un montón de pelusas pegadas que no se pueden eliminar tan fácilmente. La forma de hacer esto, es sencilla, ya que lo único que debemos hacer es coger un poco de ácido con el trapo y frotar fuerte las hebras de la escoba, logrando así eliminar todas las pelusas que se hayan pegado. Finalmente, vamos a frotar muy fuerte con agua, algo que hará que quede completamente libre del ácido y su uso sea seguro.

Consejos para Ácido Sulfurico – limpiar con ácido sulfurico

  • Qué hacer en caso de accidente: Sin duda alguna, el ácido sulfúrico es muy pero que muy potente y por lo tanto, es uno de los mejores limpiadores para todo tipo de superficie. Sin embargo, es un producto muy tóxico y si te has saltado el protocolo de seguridad o alguna gota ha tocado tu cuerpo, podrías quemarte. El ácido sulfúrico produce quemaduras químicas, las cuales como vimos en películas como el club de la lucha, son las quemaduras más potentes que existen. Estas quemaduras son potentes porque se produce un desequilibrio en el PH, el cual debe ser corregido de forma inmediata. Esta quemadura creará un PH muy bajo en el cuerpo, porque es un ácido y la forma de corregirlo es con una base, la cual hará que la quemadura se ponga mejor y se neutralice. La forma de hacer esto es con bicarbonato de sodio, el cual es un producto alcalino y reparará la quemadura equilibrando el PH. En casos muy extremos podríamos usar lejía, aunque sin pasarnos, porque podría ser peor el remedio que la enfermedad. Los productos que contengan caliza o cal también ayudarán a equilibrar el PH. Una vez que haya sido equilibrado el PH, vamos a ir al médico a que observen y evalúen el daño. No te pongas agua en la herida, ya que esto lo podría poner peor sin lugar a dudas y que el remedio fuera peor que la enfermedad.
¿Te ha gustado?
15 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.