Hay muchas personas que aún fuman, y mucho, e incluso dentro de casa, dejando horribles olores a tabaco por las estancias y por muchos elementos, como en las colchas y los sofás.

El olor a tabaco es un color característico, y en general desagradable que resulta complicado de eliminar por completo del ambiente, por ello, suele ser bastante preocupante por muchas personas conseguir sacar el olor de las estancias, principalmente, sobre todo en casa, y más importante aún si hay niños por casa.

Por tanto si deseas conocer 10 trucos para eliminar el olor a tabaco sigue leyendo el siguiente artículo de doncomos.com donde te mostraremos diversas opciones para escojas las que más te gusten y las que mejor te funcionen.

Trucos para eliminar el olor a tabaco

Si pones un poco de arena en los ceniceros de casa que estés usando, al apagar el tabaco ahí se supone que esta ayudará a eliminar el olor que desprende el tabaco al apagarse, y se evita que el olor que desprende el tabaco por sí mismo, aunque esté apagado, siga propagándose por la casa.

Como ya hemos mencionado en numerosos casos de remedios caseros o de trucos caseros, el vinagre es un gran aliado, y por tanto, en este caso también nos puede servir de gran utilidad. Tan solo vamos a poner una olla a calentar con un vaso de agua y aproximadamente menos de la mitad de vinagre. Dejaremos que hierva durante unos minutos, y luego, pasaremos el líquido a un recipiente de tipo spray limpio que tengas por casa. Rocía el contenido pulverizando el contenido por todas las estancias que tengan acumulado el olor a tabaco, también puedes rociarlo por los textiles, como cortinas, alfombras, cojines, colchas, o incluso por el sofá.

Se supone que esta combinación va a eliminar el tan molesto olor a tabaco que se encuentre por el aire. Notarás la diferencia una vez que el líquido se seque por completo.  Además, si te sirve de más, en esoterismo, este truco también sirve para espantar las malas vibraciones del ambiente.

Las cerillas también pueden ayudarte a eliminar el olor a tabaco que se ha quedado después de disfrutar de este vicio. Para ello, solo tienes que encender unas cuantas cerillas y dejar que se apaguen solas. Por supuesto, cuanto más grande se la estancia, más cerillas tendrás que encender. Este truco se basa en que las cerillas, para aguantar encendidas consumen oxígeno, y al encenderlas en la habitación con olor a tabaco, absorbe el oxígeno y a la vez neutraliza el olor.

Muchas personas también optan por tener varios vasos o recipientes pequeños con vinagre por las estancias en las que se suele concentrar el olor a tabaco, de este modo el vinagre irá eliminando el olor que se encuentra por el ambiente. También, para que no resulte demasiado intenso le puedes añadir cáscaras de limón dentro.

Si la opción anterior te resulta demasiado fuerte o molesta, puedes también poner varios vasos o pequeños recipientes por las estancias con granos de café dentro, de este modo, tendrás un aromatizante natural, y a la vez te ayudará a deshacerte de este tan molesto olor a tabaco.

Usa el vinagre blanco (el mejor en este caso para neutralizar por completo el olor a tabaco) cuando estés limpiando la casa. Cada vez que vayas a fregar el piso añade un poco de vinagre blanco al agua y a la fregona, de modo que ayudas a eliminar el olor y la esencia del tabaco que se haya quedado acumulada por el suelo.

Esto también es de utilidad en caso de limpiar muebles y paredes. Sí, tanto el olor al tabaco como la nicotina y el alquitrán del que se compone el tabaco se quedan adheridos a la ropa, a los objetos textiles, pero también se pueden adherir a las paredes y los techos, de ahí que se note una gran diferencia con estancias pintadas en blanco, ya que al poco tiempo se nota la diferencia de color, volviéndose el blanco más amarillento y opaco, o incluso puede obtener un tono grisáceo.

Si tu meta es acabar por completo con el olor a tabaco no debes olvidarte de limpiar estas partes de la casa. Para ello debes empapar un paño en una mezcla de un vaso de agua y medio vaso de vinagre blanco. Una vez que el paño esté bien húmedo debes escurrirlo muy bien de forma que no mojemos demasiado la pared, si no, podríamos eliminar también la pintura. Así que con la ayuda de este paño vamos a ir pasándolo por las paredes, techos y muebles para ir eliminando la capa de tabaco y otros malos olores acumulados en la estancia.

Las alfombras son otra gran fuente de acumulación de polvo y olores, por lo que si tienes alfombras en casa deberás limpiarlas a menudo para eliminar por completo el olor a tabaco. Existen unos limpiadores en seco para alfombras, y suelen ser de mucha utilidad para acabar con el olor a tabaco. Usa el spray en la alfombra y déjala reposar unos 20 o 30 minutos, y después aspira la alfombra como de costumbre. Otra opción es limpiar la alfombra en mojado, usando limpiadores para alfombra y lo haremos con la ayuda de un cepillo.

 

Otro truco para eliminar el olor a tabaco consiste en tener el bicarbonato de sodio como nuestro mejor aliado. Para ello solo deberemos espolvorear el producto por la estancia por donde se ha acumulado el olor a tabaco, pero después deberás pasar el aspirador para retirar el polvillo del bicarbonato. No obstante, notarás una gran diferencia, sobre todo si dejas el bicarbonato actuar durante varias horas. Esta opción es ideal en el caso de espolvorear antes de irte a dormir y luego aspirar por la mañana.

Pero si este truco te resulta muy sucio y con mucho trabajo, también puedes poner varios vasos por las estancias con bicarbonato de sodio, al igual que hacíamos con el vinagre o con los granos de café.

Por otro lado también puedes poner pequeños platitos con cáscaras de limón o de naranja por las estancias, así, estas pieles no solo absorberán los malos olores ocasionados por el tabaco sino que también desprenderán un delicioso olor a cítrico.

Por último, debemos recordar los típicos aromatizadores que podemos encontrar en el mercado con distintos buenos olores. Hay algunos incluso que también están preparados para combatir el olor a tabaco. Además, puedes hacerte tu propio spray con agua y esencia de lavanda, la cual ayuda mucho con el olor a tabaco. No obstante, una buena opción es quemar velas aromatizantes. Estas velas también consumen oxígeno, al igual que las cerillas, y por tanto van eliminando el olor, y a la vez va desprendiendo olores deliciosos.

Esperamos que estos 10 trucos para eliminar el olor a tabaco te hayan sido de utilidad, recuerda que puedes usar uno o todos los que necesites hasta acabar por completo con este olor tan terrible. Además, recuerda que siempre debes abrir las ventanas y ventilar las estancias, no solo para acabar con el olor a tabaco, sino también para limpiar y renovar el aire en general.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.