Pulir aluminio es como dejar de fumar, fácil, si sabes cómo. Hoy explicaremos cómo pulir piezas de maquinaria, muebles, etc. y bueno, casi todo tipo de piezas metálicas, primero a mano, y luego cómo dejarlas brillantes de verdad, mediante una pulidora o taladro, y siempre, con paciencia y buenos alimentos.

De cualquier modo, es posible dejar una moto como nueva (si te atreves a desmontarla y montarla de nuevo), y lo que es mejor, es posible hacerlo nosotros mismos para reducir los gastos a la décima parte, e incluso introduciremos algún truco maquiavélico para que los elementos que más cuestan del proceso nos cuesten también, la décima parte de su valor en el mercado.

¿Que necesitas para pulir aluminio?

Instrucciones para pulir aluminio

  1. Mejor no pulir elementos de uso culinario. Ni a mano ni a máquina te recomiendo que pulas cazuelas, cazos, o sartenes de aluminio, por dos motivos, aunque luego tú hagas lo que quieras. Si pules la parte que va a tocar el fuego, es posible que los productos empleados se quemen y se te quede negro después de la paliza que te pegaste. Si pules el interior, en la parte que va a estar en contacto con la comida, te vas a envenenar porque los pulimentos son extremadamente tóxicos. Si a pesar de esto decides pulir las paredes externas de la cazuela, adelante. Tampoco se va a acabar el mundo.
    Cómo pulir aluminio
  2. Pulir a mano un objeto de aluminio. Antes de lanzarte a la tarea, debes hacer un simple cálculo aritmético: si una pulidora gira a, ponle lo que quieras, 5.000 rpm (revoluciones por minuto), y te vas a llevar con ella media hora puliendo una pieza de tu moto ¿cuántos movimientos de brazo serían? No me lo digas, me aterra siquiera pensarlo, pero si quieres hacerlo y te lo tomas como ir al gimnasio, adelante también, se te van a quedar las manos también muy puliditas pero ok, por saberlo que no quede. Sigue estos pasos: Reúne lo siguiente, Pasta marrón que en las tiendas de bricolaje llaman “pulimento para aluminio”. Unos cuántos trapos que no quieras volver a ver en tu vida. Papel de lija normal, grano fino. Limpia exhaustivamente con agua y jabón el objeto de aluminio, usando un cepillo de dientes si es preciso. Bueno, no muy exhaustivamente porque tienes que guardar fuerzas para luego. Ya que esté bien seco, toma el papel de lija y frota un poquito todo el objeto para que vaya agarrando calor (para que no sea tímido y se vaya soltando…). Agarra ahora un trapo de esos que odias y ve tomando porciones del pulimento hasta que esté todo él bien empapado. Frota el objeto con el trapo como si te fuera la vida en ello. No sé durante cuántas horas, o días, pero hasta que el trapo quede negro o te dé un infarto. Toma otro trapo limpio y retira todos los restos de pulimento, límpialo bien y haz una estimación de si ha merecido la pena y está suficientemente limpio. Si crees que puede quedar mejor, repite el proceso desde el paso 4°, pero limpiando antes el trapo, o con uno diferente. Lo mejor de pulir a mano, aparte del deporte y del peeling de rus manos, es que, esta técnica te sirve para pulir cualquier tipo de metal con sólo cambiar de pulimento y usar el adecuado para el metal que se trate.
    Cómo pulir aluminio
  3. Pulir un objeto de aluminio como los profesionales. Bueno, no he visto mucha gente que se dedique a esto de pulir aluminio, pero te aseguro que es mucho mejor que el método anterior, ya que la paliza se la dará la pulidora o el taladro por ti, lo cual es muy saludable y duele menos. Hay que dejarlo claro desde un principio, esto lo haremos para ahorrarnos un dinero, o bien, como en el caso del supuesto que te voy a mostrar, para sacarnos una pasta (de dinero, la del pulimento la pagaremos nosotros). Supongamos que tenemos por ahí la moto guzzi del abuelo, y que somos unos manitas no sólo desmontando (que eso lo sé hacer yo también), sino volviéndola a montar después del pulido. Y supongámonos que la queremos vender como si fuera nueva para, por ejemplo, comprarnos otra moto, pero de éste siglo.

Consejos para pulir aluminio

  1. Reúne en un mismo lugar a la moto, papel de lija, taladro o pulidora, pulimento marrón como el de pulir a mano, y pulimento azul del que te lo deja todo como los chorros del oro.

Nota: en cuanto a los trapos, en este caso vamos a necesitar discos especiales que hacen las veces del trapo, y que venden en las ferreterías bajo el nombre de “discos para pulir”.

  1. Procederemos a desmontar la moto y, por si acaso, haremos fotos de todo pacientemente con el móvil en cada tornillo, para que cuando tratemos de volverla a montar no nos sobren piezas, y más después del trabajo de pulirlas.
  2. Numeradas y etiquetadas todas las piezas, procederemos a lavarlas todas una a una con agua y jabón. Ánimo, la mayoría de ellas te cabrán en el fregadero.
  3. Tomas la primera de ellas, y la secas (las otras no, se secarán solas).
  4. La pasas un poquito la lija para que, como antes agarre calor.
  5. Pones uno de los discos que previamente habrás untando con la pasta marrón hasta quedar saturado, y a pulir con alegría, que así es mucho más fácil.

Cómo pulir aluminioNota: empezará a salir un residuo negruzco parecido al de antes, eso es que vamos por buen camino. Agradeceremos habernos puesto un buzo de trabajo. Sino, mírate la ropa.

  1. Después de un rato limpia bien el disco, y repite el paso 6, dos veces para piezas pequeñas, y 3 veces para las grandes.
  2. Ahora pondremos un disco NUEVO y lo saturaremos del pulimento azul. Cada disco debe tener su color, no quieras ahorrar ahora porque no se puede, créeme.

Nota: puedes ahorrar algo si sigues este consejo. En lugar de comprar discos de pulir que cuestan entre 10 y 15 €, compra un paquete de estropajos verdes que sólo cuestan 1 €, dibujas en ellos un círculo del tamaño del disco, los recortas, pones 4 de ellos juntos y los haces un agujero en el centro, los atraviesas con un tornillo un poco largo, y dos arandelas, una a cada lado del conjunto, aprieta todo con un tuerca hasta que no se muevan, y ya tienes un disco nuevo por un euro.

  1. Repetiremos el proceso de limpiar el disco y poner pasta azul nueva, lo mismo, 2 veces con piezas pequeñas y 3 veces con las grandes.
  2. Finalmente, limpiamos la pieza con un trapo limpio y veremos que está nueva en más o menos una hora. ¿Cuánto te hubieran cobrado en un taller? No me des las gracias.
¿Te ha gustado?