Pintar es una de las mejores formas de arreglar completamente la estética de un hogar o una casa, ya que puede hacerla ver de una manera completamente distinta a como se veía antes.

Muchas veces vemos como alguien ha cogido la típica casa con paredes de color blanco sucio, la ha aplicado una mano de pintura de color azul y ha hecho que pareciera una casa completamente diferente a la que parecía antes.

Cuando pintamos, estamos cambiando una mano de pintura que había antes por una nueva, la cual va a sustituir y a tapar a la mano antigua, dejando la pared completamente distinta a lo que antes estaba.

Este trabajo lo suelen realizar los llamados pintores, los cuales te pintan toda la casa de manera profesional, algo respetable y una profesión muy vieja, además de que lo hacen muy bien y te dejan la pared elegante.

Lo malo de contratar un pintor es que te podría salir por un ojo de la cara, ya que estos profesionales necesitan materiales como pinturas, tienes que pagarles la mano de obra y además tienen que repercutirte a ti el IVA y los impuestos que pagan, haciendo que el precio suba mucho.

En estos tiempos de crisis hay que recortar gastos, así que es una buena idea volvernos unos manitas y pintar la casa nosotros mismos. Esto no es tan complicado como parece, pero tampoco es tan sencillo como algunos puedan pensar.

Obviamente no es lo mismo aplicar una mano de pintura mal puesta, dejando espacios en blancos y zonas desiguales, que aplicar una mano de pintura bien hecha, que quede muy bien y completamente homogénea.

Desde la sección de casa de doncomos.com, te vamos a enseñar como podemos pintar nuestro hogar de una manera sencilla, rápida y eficaz, haciendo que nuestro hogar sea la envidia de los demás por muy poco dinero.

¿Que necesitas para pintar?

  • Pintura.
  • Brocha.
  • Rodillo.
  • Pincel.
  • Periódicos.
  • Guantes.
  • Papel de periódico viejo.
  • Cinta de carrocero.
  • Lejía.
  • Ropa vieja o mono de trabajo.
  • Un trapo.

Instrucciones para pintar

  1. Quitar todos los muebles y dejar la zona limpia:
    Lo primero que vamos a hacer antes de empezar a pintar es despejar la zona, es decir, que vamos a dejar la habitación que va a ser pintada completamente despejada, libre de suciedad y de muebles. Tiene que quedar la zona de cerca de la pared totalmente libre, por lo cual, mueve los armarios, las camas y demás muebles que te estorben, ya que necesitas pintar las paredes sin que haya nada que te moleste en tu camino. También elimina toda la suciedad que haya podido haber en el suelo, simplemente porque todo va a ser más cómodo así. Finalmente pon papel de periódico en el suelo, para que la pintura cuando caiga caiga en el papel y no en el suelo, haciendo que luego sea más fácil limpiar al terminar.Intenta que el papel cubra todos los espacios, poniendo varios papeles de periódico unos encima de otros para evitar que al moverse queden espacios en blanco.
    Cómo pintar
  2. Limpiar la pared y dejarla lista para pintar:
    En los casos en los cuales la pared está llena de suciedades,humedades y demás, es necesario hacer una limpieza antes de pintar. Si pintamos con humedad o suciedad, estaremos pintando encima de la misma y no va a quedar bien. Ocurrirá algo similar a lo que ocurre cuando fregamos sin barrer, es decir, un mal resultado. Dependiendo del tipo de suciedad, haremos una cosa u otra

    1. Limpiar de suciedad:
      Lo primero que vamos a hacer es limpiar el polvo y la suciedad de la pared, es decir, telarañas, partículas que pueda haber de polvo y demás. Para ello vamos a coger un trapo y vamos a quitar todo, hasta que la pared quede completamente limpia. SI hay suciedad pegada, se puede usar lejía, pero en pequeñas cantidades para no dañar mucho la pared.
      Cómo pintar
    2. Limpiar la humedad:
      Seguro que la estampa de una pared completamente negra te suena. Las casas con excesiva humedad suelen tener las paredes de este calor, ya que la humedad se solidifica en la pared y deja este característico color en las mismas. Además muchas veces la humedad se llena de hongos, los cuales viven en el agua. Para quitar la humedad, aplica lejía sobre la misma,ya que es la única manera de eliminarla de una manera eficaz. Coge un trapo, rocía un poco de lejía y aplica directamente sobre la pared para eliminar toda la humedad de la misma.
    3. Poner cinta en zonas donde no queramos que se pinte:
      Ahora debemos poner un poco de cinta de carrocero en algunas zonas donde no queramos tocar, como por ejemplo esquinas de madera o elementos decorativos de la pared que no se puedan pintar, como azulejos perpendiculares al suelo. Simplemente vamos a cubrir con cinta la zona, para que al pintar se manche la cinta y no la zona de los azulejos, logrando así mantener esa zona totalmente limpia.
  3. Dar varias manos.
    Ahora que ya estamos listos ,ya es hora de comenzar con nuestra mano de pintura. En este caso, le vamos a dar dos manos de pintura y una tercera mano para repasarlo todo.

    1. Primera mano:
      La primera mano de pintura es la mano que se encarga de cubrir toda la pared. Es la mano en la cual se echa más pintura, la mano más rápida y la mano que va a comenzar el camino. Vamos a pintar de arriba a abajo lentamente, sin apretar muy fuerte para no salpicar. Intenta no coger trazas muy grandes de pintura para que no queden pegotes. Pinta toda la pared, espera unas 6 horas a que se quede seca y pasa a la segunda mano de pintura.
    2. Segunda mano:
      La segunda mano de pintura, la cual es del mismo color que la primera, tiene varios objetivos. En primer lugar, cubrirá los fallos que hayamos tenido en la primera mano y en segundo lugar, vamos a tener una capa de pintura más resistente a la humedad y al desgaste, ya que tenemos el doble de pintura que romper(si se rompe una capa, hay otra debajo). Esta capa se hace de la misma forma que la primera, intentando cubrir toda la pared y haciéndolo de forma suave.Deja secar unas 6 horas y pasa al último paso
    3. Repaso:
      Ahora nos toca pegar un pequeño repaso a la pared, sobre todo en aquellas zonas que nos hayan quedado sin repasar. Muchas veces, sobre todo cuando vamos demasiado deprisa, nos dejamos algunas zonas en blanco que debemos repasar. Esto lo haremos suave, con un pincel, hasta que toda la pared quede completamente perfecta.
  4. Dejar secar y limpiar:
    Ahora vamos a dejar secar la mano de pintura de repaso durante unas 12 horas, para que quede completamente seca la pared. Si ha quedado alguna cosa por pintar, vuelve a ejecutar el paso de la mano de pintura de reserva, hasta que quede perfecta y presentable,dejando secar otra vez. Una vez quede todo bien, ya puedes quitarte la ropa de trabajo, lavarte las manos y el pelo, quitar los periódicos, la cinta de carrocero y limpiar los restos de pintura que haya en el suelo. Una vez que esto esté listo y la pared esté seca, vuelve a colocar todos los muebles en su sitio , ya que el trabajo estará terminado por completo.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.