Cómo limpiar el mármol es una cuestión muy importante para las personas que se dedican a la limpieza del hogar. El mármol es un material que se ha usado durante siglos. En  la antigüedad se usaba en catedrales,  viviendas de nobleza,  viviendas de la burguesía y en cualquier edificio, cuyo propietario tuviese  un gran nivel económico.

Este elemento se obtiene de la tierra, es decir, consiste en un mineral formado por diferentes variaciones de presión y temperatura junto con el paso de muchísimos siglos.

En cuanto a su aspecto, podemos decir que es un material con brillo y textura porosa, muy bonito colocado en baños y cocinas. Sin embargo, es bastante dura su limpieza ya que al ser poroso las partículas se adhieren con facilidad sobre su superficie y luego, como ya hemos comentado es bastante costoso quitarlo.

Aquí te dejamos otro artículo interesante que te explica otras técnicas para limpiar el mármol.

En este artículo hablaremos sobre como limpiar el mármol:

Instrucciones para limpiar bien el mármol

  1. Determina si las superficies del mármol son natural y cultivado:
    a) método de la temperatura: toca con tu mano el mármol y si esta se encuentra a una temperatura más alta que la temperatura ambiente,  estaremos ante un mármol con textura natural. Sin embargo el mármol cultivado estará a una temperatura similar a la del aire.
    b) método ácido: ponemos en una zona un poco oculta unas gotas de vinagre ,el cual comenzará a reaccionar si se trata de un mármol natural, se producirá hna reacción que produce burbujas. Deja unos segundos el vinagre y después quitarlo rápidamente con una toalla húmeda, de esa forma superficie no sufrirá un daño importante.
  2. Método de rayado: raya la superficie con una punta en umna zona poco visible.  Si se trata de un mármol natural este se rayará con facilidad, pero de no ser así estaremos ante un mármol cultivado.Si no tienes claro el mármol que tienes delante,  es mejor que trates el supuesto mármol como si fuese un mármol natural,  de esa forma evitaremos producir daños en la pieza.
  3. Limpieza inmediata: cuando se deposita algún alimento sobre nuestra pieza de mármol, como puede ser vino, comida o cualquier o otro tipo de residuo, podemos proceder a su limpieza de forma instantánea, es decir, en el mismo instante.  Podemos usar para ello un trapo impregnado en agua tibia junto de detergente,   De esa forma la suciedad saldrá con mucha facilidad,  ya que no se ha pegado completamente a su superficie.
  4. Limpieza del mármol mediante emplasto: este proceso implicaría fabricación de una disolución, el compuesto consiste es una solución de peróxido de hidrógeno, amoniaco y trocitos de papel.  Una vez obtenida nuestra disolución,  procedemos a aplicar la solución sobre la mancha, la dejamos actuar durante unos minutos y la tapamos un papel o otro envolvente que permita respirar a la solución. Una vez que la disolución haya surtido efecto,  retiramos el papel y pasamos un trapo por la zona para eliminar el compuesto completamente. Si la mancha persiste repetiremos el proceso nuevamente.
  5. Preparación de la superficie para el pulido: una vez que hemos eliminado la disolución, dejamos secar el mármol para su posterior preparación.  Eliminamos las motas de provoque se hayan podido depositar con un plumero o un trapo muy fino, preferiblemente de algodón,  en caso de que persista algún tipo de residuo podemos limpiarlo con el detergente de la vajilla, después de esto, respetaríamos el proceso anterior.

Consejos para limpiar bien el mármol

Una vez que hemos explicado las principales técnicas para el limpiado del mármol, vamos a daros una serie de consejos, a partir de los cuales, los resultados de la limpieza serán mejores y nos evitarán tener que estar limpiando con más regularidad nuestra encimera de mármol.  Sigue los siguientes consejos para mejorar la limpieza del mármol:

  1. Cuando tengamos limpio nuestro mármol, será necesario que lo demos brillo ya que este tipo de compuesto, es mucho más vistoso con brillo que sin él. Para ello usamos una disolución formada de 12 vasos de agua con uno de agua oxigenada, pasándola con un trapo alrededor de su superficie.
  2. Ten una frecuencia en limpiado, la cual puede ir desde 6 meses hasta el año. Hemos de darnos cuenta que pasado el tiempo de espera entre limpieza y limpieza la suciedad se irá acumulando más y más hasta que al final nos resulte mucho difícil de lo que debería eliminarla, por lo que debemos darle un tiempo entre limpieza y limpieza, no siendo algo excesivo, para que se acumule mucha suciedad.
  3. Una vez por semana podemos ir dándole un mantenimiento, es decir vamos pasando un trapo húmedo por la zona de manera que la suciedad más reciente se quite con facilidad, de esa forma, nuestro mármol estará completamente limpio durante mucho más tiempo.
  4. Si usando ciertos productos tu mármol sufre algún daño, es conveniente que trates con un profesional que te puedas decir lo que está ocurriendo.
¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.