Cromar es un proceso mediante el cual se da a un metal u objeto metálico un baño de cromo para que el objeto no se oxide. Es un proceso muy útil para evitar la corrosión por la lluvia o por el desgaste del tiempo y el desuso.

El cromo que se le aplica al metal puede ser por los motivos anteriores o simplemente por embellecer, en este supuesto en lugar de aplicar cromo se hace con una imitación, ya que solo va a ser como forma decorativa o una imitación es mucho más barata que el baño de cromo.

Antes de cromar la pieza tiene que sufrir unas fases:

  1. Desengrasado. Este proceso lo que hace es quitar la suciedad superficial para que el cromo se adhiera bien.
  2. Limpieza. Hay que limpiar todo lo que se vea sucio, ya que para que la capa de cromo se adhiera bien al metal, éste debe estar lo más limpio y sin relieve posible.

Una vez has preparado el metal para el baño de cromo, ya puedes comenzar. El proceso durará más o menos media hora. No puedes cromar todos los metales, solamente el latón, la plata y el cobre. En caso de que el objeto a cromar sea de hierro o acero, primero debes aplicar un baño de níquel o cobre y después de ello seguir los pasos descritos.

Las siguientes instrucciones son para que realices tú mismo el cromado, sin embargo si consideras que va a ser complicado o no te ves capaz, también puedes hacer uso de un experto y así tú no te mancharás las manos. Lo bueno de aprender a hacerlo es la independencia que te da y que cada vez que quieras cromar un objeto no tengas que llevarlo a la tienda. Además, al principio puede que te cueste conseguir los ingredientes de la mezcla, tanto económicamente como de trabajo de búsqueda, pero si necesitas cromar varios objetos será mucho más rentable que llevárselos a alguien. Además de tiempo, acabarás ahorrando dinero.

Instrucciones para cromar

  1. Elige tipo de cromado. Dependiendo de si quieres darle al metal un uso decorativo o no. Si eliges la primera opción será la imitación del cromo, pero si lo que quieres es un buen cromado, se hará sin imitación.
  2. a) Imitación. Es una técnica más barata, ya que lo que quieres es usar el metal como objeto decorativo y no te importa que el baño de cromo dure menos tiempo. Si eliges esta opción la mezcla que debes hacer para darle el baño de cromo es la siguiente: 200-300gr/l de ácido crómico comercial, 1-3 gr/l de ácido sulfúrico, una temperatura media de 40ºC y una densidad de corriente de 6-12 a/dm.
  3. b) Cromado. Si lo que quieres es un buen acabado, que dure y no te importa que el precio sea más elevado, opta por un baño con cromo que no sea de imitación. Esta mezcla se hace con: 250-400gr/l de ácido crómico comercial, 1-2gr/l de ácido sulfúrico, una temperatura media de 52ºC y una densidad de corriente de 15-50 a/dm.
  4. Protégete. Antes de empezar a dar el baño de cromo es muy importante que te prepares para el proceso. Protege tu cuerpo con un traje y tus manos con guantes. Si las sustancias tocan tu cuerpo es probable que la ropa acabe con un agujero y que tus manos estén llenas de llagas. Además si tienes una mascarilla es conveniente utilizarla, los gases que se producen durante el cromado pueden ser nocivos para la salud. Hasta que no estés protegido adecuadamente, no empieces con el proceso.
  5. Baño galvano crónico. Es el proceso mediante el cual vamos a cromar. Se ha de hacer con dos recipientes. El primero de ellos tiene que tener agua caliente a la temperatura aconsejada según el tipo de cromado que hayamos elegido. Dentro de este recipiente tiene que haber otro que no puede ser de metal, pues el baño es muy corrosivo (puede ser de vidrio).
  6. Tubo de plomo. Éste hará de carga positiva, ya que la carga negativa es el objeto que vamos a cromar. Si el tubo ya hubiera sido usado con anterioridad en una solución de ácido sulfúrico, será mucho mejor, puesto que alrededor del mismo se habría creado una capa de peróxido de plomo.
  7. Temperatura. Es importante que la temperatura sea la adecuada, por ello entre la carga positiva (el tubo de plomo) y la carga negativa (el objeto), introduce un termómetro. Si ves que la temperatura sube o baja, regúlalo echando agua fría o caliente en el recipiente con agua.
  8. Mueve. El proceso de cromado durará una media hora, pero durante ésta es importante que muevas la solución constantemente.
  9. Cromado. Tras la media hora el objeto ya se habrá cromado, pero puede que el resultado no haya sido el esperado. Supuestamente el objeto debe quedar con una capa de cromo brillante, pero si la corriente usada ha sido muy baja, el cromado será opaco. Cuánta mejor carga voltaica, más brillo y mejor será el acabado.
  10. Pule. Si la carga eléctrica ha sido la adecuada será necesario pulir el objeto para un acabado perfecto.
  11. Listo. Ya tienes el objeto terminado y con tus propias manos. Ahora a por los siguientes.

Consejos para cromar

  • Ácido sulfúrico. Es muy peligroso y corrosivo por lo que tienes que usarlo con sumo cuidado. Es tan peligroso que si cae sobre la piel nos hará una llaga y si se derrama sobre la ropa, ésta acabará con un gran agujero.
  • Usa guantes. Compra unos especiales para este tipo de actividades. La protección es lo más importante y ya que estás trabajando con metales y productos muy peligrosos y dañinos, es mejor que estés seguro que aunque algo se derrame encima de ti no va a pasar nada.
  • Controla la carga. Si has cromado un objeto y no te ha gustado su resultado, puede ser porque el voltaje aplicado no ha sido el suficiente. Piensa que una carga eléctrica muy baja dará al cromo un color opaco que no será el que queremos. Aplica una carga alta y verás tu objeto con mucho brillo.
  • Fuera grasa. Antes de empezar con el baño tienes que asegurarte que no queda nada de grasa en el objeto a cromar. Si es así el cromo no se adherirá correctamente y no servirá de nada el proceso porque tendremos que volver a repetirlo.
  • Ten paciencia. Lo más seguro es que las primeras veces no obtengas el resultado que te gustaría. Esto suele ser porque o la temperatura del agua o el voltaje no son los adecuados. Con la práctica irás adquiriendo experiencia y cada vez tus resultados serán mejores. No desesperes, puesto que al principio te puede resultar complicado. No pasa nada. Si no te ha salido como querías vuelve a empezar: no te olvides de limpiar bien el objeto, que no tenga nada de grasa para que el cromo se adhiera correctamente, y vuelve a empezar por el primer paso. Si aun así no lo consigues, empieza de nuevo o pide ayuda a alguien que controle un poco más que tú.
  • Experto. Si no te ves preparado para el proceso porque ves que es complicado y/o peligroso, lleva la pieza que quieras cromar a un experto. Probablemente te salga más caro pero no tendrás que ocuparte de nada más que pagar.

¿Que necesitas para cromar?

  • Objeto a cromar
  • Ácido crómico
  • Ácido sulfúrico
  • Agua
  • Dos recipientes
  • Barra de plomo
  • Termómetro
¿Te ha gustado?
7 usuarios han opinado y a un 71,43% le ha gustado.